La entrada de Honda en el 2 tiempos - Honda NS 500

By | 1:50 Comentarios
Esta historia comienza en 1977, cuando Kiyoshi Kawashima, responsable de Honda, hizo un sorprendente anuncio en una rueda de prensa en Japón. En aquel momento no se comprometió a nada, pero muy pronto resultó evidente que Honda iba a poner toda la carne en el asador para fabricar y desarrollar un motor de 4 tiempos que batiera a las motos de 4 cilindros con ciclo 2 tiempos. El problema de este planteamiento era que chocaba con la realidad del desarrollo técnico en el mundo de la competición por aquellas fechas, donde dominaba el 2 tiempos a placer. A esta moto se la denominó NR500 (New Racer 500), aunque más adelante a esas mismas siglas se las conocería irónicamente como "Never Ready" por sus múltiples fracasos. Honda empezó a perder la paciencia y pronto se puso encima de la mesa la propuesta de un motor de 2 tiempos.

Así, a mitad de la temporada de 1981, el Grupo NR comenzó con el desarrollo de la nueva moto con motor de 2 tiempos: la NS500. Al mando del proyecto se puso a Sin'ichi Miyakoshi, un veterano ingeniero que se encargó de diseñar motores durante la década de 1960. Cuando se le asignó el proyecto de esta NS500, Miyakoshi visitó Holanda en junio de 1981 para ver el Dutch TT Race disputado en Assen. Allí confirmó que básicamente había muy pocas diferencias en los tiempos de las motor de 500 cc y 350 cc.
De acuerdo con todos estos datos, previó una moto que a pesar de ser de 500 cc debería tener el mismo tamaño que una de 350 cc y una superficie frontal más pequeña.

Con el apoyo total de Yoichi Oguma, Miyakoshi rápidamente empezó a asignar tareas a los miembros del equipo, cada uno de los cuales tenía sobrada experiencia en cuestión de reducción de peso desde su trabajo con la NR500. Para reducir la anchura de la moto se decidió que el motor sería un 3 cilindros en V y se consiguió reducir la distancia entre ejes 25 mm. Esto hizo posible construir una moto de 500 cc como si fuera de 350 cc. Para el sistema de admisión del motor se eligió una caja de lámina en lugar de la válvula rotativa que usaban algunos competidores. El motivo era que la admisión por láminas no provocaba pérdidas de potencia y facilitaba una puesta en marcha más sencilla. Se le montaron unas suspensiones de tecnología Honda que la marca había desarrollado basándose en su experiencia en motocross y que enaltecía la maniobrabilidad de su nueva moto.

Aunque se encontraba por debajo de las motos de 4 cilindros en términos de potencia bruta, la NS500 tenía 120 cv a 11.000 rpm y un par máximo de 8 mkg a 10.500 rpm. Esto, sumado a la concepción de su motor pensado para un control total y no una máxima velocidad y al magnífico balance total, terminaba de compensar cualquier diferencia de potencia. Esta moto representaba un cruce entre una moto de carreras y una de motocross.

Oguma tenía el propósito de crear el equipo de competición más fuerte posible por lo que animó a todos los miembros a que vieran las carreras con más frecuencia y les sugirió que usaran los "3 tesoros sagrados" de la competición: un cronómetro, unos prismáticos y una cámara. Estos elementos les permitirían medir no sólo los tiempos, sino también los intervalos específicos, ayudándolos a ponerse de acuerdo en lo relativo a las características de una moto de competición. También estudiaron las composiciones de los equipos rivales y los roles de cada uno de sus miembros, además de cómo se organizaban en sus tareas y cómo ponían a punto las motos en un tiempo limitado para que estuvieran preparadas para la carrera.

Cuando empezó la temporada de 1982, los aficionados encontraron a un equipo Honda totalmente renovado. De hecho, el equipo acabó en el podio en su primer GP en Argentina con Spencer en tercer puesto.

En esta temporada de 1982, la NS 500 ganó 2 carreras permitiendo que Honda acabara 3ª del mundial de constructores. Gracias a todo esto, la nueva Honda de 2 tiempos estaba recibiendo todas las atenciones, por lo que la NR500 fue finalmente retirada de la competición.
Honda introdujo varios cambios a nivel de organización en septiembre de aquel año, integró a RSC (Honda Racing Service Center) fundada en 1965 dentro de la división corporativa de servicio de Honda para servir a la propia marca en competición y se creó HRC (Honda Racing Corporation) con 203 empleados en Niza, convirtiéndose en la primera empresa del mundo dedicada a las motos de competición.

Honda trasladó su central de operaciones a Slough Aalst en Bélgica, reflejando el interés de la marca por facilitar la gestión del equipo por medio de una base europea para las actividades del mundial de velocidad.

En el transcurso de esta estancia de Oguma por el extranjero, analizó los circuitos dividiéndolos en dos categorías: los que serían ventajosos y los que serían problemáticos para la NS500. Estudió asimismo, las maneras en que las motos ganaban y perdían, analizó los detalles y resumió los resultados. Los datos mostraban claramente las debilidades de la NS500 y su grado de competitividad en cada pista. Por lo tanto, en 1983 la recién creada HRC jugaría un papel crítico en el desarrollo de la moto.

En 1983 Honda consiguió el mundial de pilotos con Freddie Spencer y el de constructores, habiéndoles llevado 5 años de trabajo.
Para 1984 ya tenían una nueva moto preparada, la NSR500 de 4 cilindros de la que os hablaremos en el próximo reportaje.

Como se puede ver, la NS500 fue la precursora de los triunfos venideros de la marca y fue la culpable de la creación de HRC. Un gran éxito para Honda.

0 comentarios: