Prueba del nuevo Range Rover Evoque

By | 16:38 Comentarios
El día 21 de septiembre, Land Rover nos concedió la oportunidad de conducir el nuevo Range Rover Evoque. Por suerte para nosotros, la cita era en el Hipódromo de la Zarzuela, cerquita de casa.

Al llegar, nos encontramos con una flota de unas 20 unidades (a ojo de buen cubero, quizá fueran más...) del Evoque,  ¡bien, tenemos para elegir!

Nos dirigimos a la carpa a rellenar los pertinentes documentos que eximen a Land Rover de toda responsabilidad sobre las infracciones que cometamos, y aprovechamos a ojear las dos unidades que tenían en exposición.

Una vez delante de ellos, y mirando más detenidamente, llama la atención lo grande que parece en las fotos, y lo compacto que es en realidad. Poco más grande que un VW Tiguan, por poner un ejemplo.

Tenían dos unidades expuestas, un 5 puertas en color verde y que nos perdone la gente de Land Rover, no nos gusto nada... y un coupe en color blanco y techo negro, que le daba un toque deportivo increíble... y este es el punto fuerte del nuevo Range, la estética. Los diseñadores han dado en el clavo con este coche. ¿de verdad es un Land Rover?

Ojeada la exposición, con sus pantallas interactivas, y tomado un refrigerio en el catering que tenían montado, nos dirigimos a por nuestra unidad.

Nos facilitaron un Evoque 5 puertas en color rojo granate (este si es bonito y le queda genial) con motor diésel de 190 caballos y cambio automático de seis velocidades.

Abrimos la puerta, que no pesa prácticamente nada, no como en otros modelos de esta categoría, y nos encontramos con un habitáculo completamente tapizado en cuero, con una combinación de colores más que curiosa. La parte superior de salpicadero y puertas en color marrón y la parte baja en beige. No esta mal, aunque me gusta más el interior negro del coupe blanco de la exposición.

Me siento y cierro la puerta con un sonido apagado que denota calidad. Buen comienzo. El asiento, tiene una banqueta que llega hasta las corvas de las rodillas, ¡si señor! como debe ser. Es cómodo y tiene reglajes eléctricos que facilitan encontrar rápido la posición de conducción, que por cierto es bastante baja para el tipo de coche que vamos a conducir. El volante también se regula, pero el mando para liberarlo me resulto algo duro. Quizá fuera por el poco kilómetraje de nuestra unidad.

Encontrada la postura y mientras el educado y simpático monitor nos explica las mil y una funciones disponibles, echamos un vistazo en busca de fallos de acabado. Las costuras sin ningún pespunte fuera de sus sitio. El cuero con muy buen aspecto y tacto y la sensación de calidad prometen buenas sensaciones. El interior, a pesar de ese techo tan bajo, es muy amplio. Sorprende.

Nos esperaba media hora de diversión... ¡empecemos!

Comenzamos a rodar con el cambio automático de mando redondo, como los últimos Jaguar, en posición "D", y noto que la dirección y los pedales tiene un tacto algo blando, en especial el freno. Prefiero un tacto un poco más duro. Este endurece su tacto al final de su recorrido como pudimos comprobar en un paso de cebra, donde un peatón se "tiro" desde detrás de una furgoneta mal aparcada. ¡Frenos ok!

La dirección resulta un tanto aislada, como en casi todos los coches a dia de hoy, pero no tiene muchas vueltas entre topes y si un buen tacto.

El motor, recordemos, diésel de 190 CV, se muestra dispuesto a subir de vueltas en cualquier situación  sin titubeos y con garra. No se notan los más de 1600 kilos que pesa. Tampoco vibra nada, y gracias al aislamiento del habitáculo, apenas se le oye dentro. El cambio automático funciona bastante bien y de una forma muy suave, casi imperceptible adaptándose perfectamente a lo que le pide el conductor. En una incorporación a autopista,  pisamos un poco más el acelerador sin llegar al final de su recorrido y el cambio estiro las marchas hasta unas sorprendentes 4.000 rpm. Solo tuve que mantener el pedal del gas en esa posición para que el cambio continuara con esa actitud. Bien.

Pongo la ruedecita en la posición "S", es decir en sport, y manejo el cambio desde las levas colocadas en el volante. Estas están quizá, y para mi gusto, muy cerca del aro, pero aun así son cómodas. Y aquí es donde más me gusto el cambio. Cierto es que no le pusimos al limite en ningún momento, pues la prueba se realizo en carretera abierta y no en circuito, pero destacar que sigue bastante fiel las ordenes que se le dan. yendo en 2ª, a 40 km/h, se le pidió que subiera dos marchas, cosa que otro cambio no habría echo pues el motor se quedaría muy bajo de vueltas, y que este si hizo. Posteriormente, yendo en  4º, le pedimos que bajara a 2º desde 60 km/h. Otro cambio tampoco lo habría echo por subir mucho de revoluciones el motor, y como en la anterior ocasión, este si lo hizo subiendo hasta unas 3.300 rpm. Me gusta este cambio.

También le buscamos un poco "las cosquillas" en un par de curvas, y puedo decir que su comportamiento es bastante noble, y siempre se va de morro para tranquilidad de quien conduce. Pero si sigues insistiendo te enseñara la trasera avisando de que te estas pasando un poco. Todo de una forma muy suave y totalmente predecible.

En cuanto a las plazas trasera, nuestra compañera Henar se encargara de contároslo, pues nos acompaño toda la prueba en esas plazas.

"EL acceso, teniendo en cuenta que solo mido 1,55 m es bastante bueno, más si cabe siendo un SUV y que la puerta tiene poco angulo de apertura. Los asientos son muy cómodos, pero me resulto un poco corta la banqueta. Seria sensación mia.  


Me gustó mucho el tapizado de cuero incluido en las puertas. Hace muy agradable utilizar el apoyabrazos incluido en ellas. Eso si, como en casi todos los fabricantes, la parte baja "racanea" un poco en calidad de materiales. Nada fuera de lo común. 


Aunque las ventanas son muy pequeñas, no dan sensación de agobio, y se puede disfrutar del paisaje y de la comodidad del coche. El espacio para las piernas es bastante grande, aunque lo mismo otra persona más alta echara en falta más espacio. 


Un coche muy suave y cómodo, incluso cuando el "señor" Javier e puso ha hacer el "burro". Eso si, solo cuatro adultos irán cómodos en estas plazas."


El coche nos gusto mucho. Agradable y fácil de conducir. Solo falta meterle por alguna pista de arena y ver que tal se comporta en estas situaciones.

0 comentarios: