Un clásico de nuestros días - Cadillac Ciel

By | 12:23 Comentarios
Este año 2011 está siendo sido testigo de multitud de de salones y reuniones cuyos protagonistas han sido los nuevos modelos e innovaciones presentados por las marcas. Estos modelos nunca nos dejan indiferentes, ya sea por su sorprendente estética o sus revolucionarios avances tecnológicos. Uno de estos eventos, la concentración de clásicos de Monterrey (California, EEUU) Sports & Classics of Monterey celebrada los días 15 y 16 de agosto, ha sido el escenario elegido por la marca americana Cadillac para presentarnos su nuevo prototipo descapotable: el Cadillac Ciel. Pero hemos tenido que esperar hasta el Salón de Frankfurt, cuyas puertas abrieron ayer al gran público, para ver a este coloso visitando tierras europeas.


Si hay algo que podemos admirar de este concept y que nos llama la atención a primera vista es, además de su inmenso tamaño, su estética. Acostumbrados como estamos a que este tipo de vehículos nos transporten imaginariamente a una era futura, en la que los coches se asemejan más a creaciones de ciencia ficción, Cadillac sorprende a propios y extraños brindando un prototipo con un intenso sabor clásico. Aunque es necesario apuntar que la marca no ha dejado de lado la posibilidad de mostrar gran parte de su potencial tecnológico, introduciendo innovaciones que quizás algún día podamos disfrutar en nuestros vehículos.


El concept que esta semana nos ocupa, cuenta con un motor V6 y 3’6 L de 425 cv y 583 Nm de par, biturbo, de inyección directa, que funciona junto a un motor eléctrico de baterías de ión-litio. Se encuentra montado en la parte delantera y en sentido longitudinal. Está dotado asimismo con tracción integral y sus medidas son tan espectaculares como no podría esperarse menos viniendo de un fabricante afincado al otro lado del Atlántico: mide 5.174 mm de largo, 1.968 mm  de ancho y con una distancia entre ejes de 3.175 mm.
El impresionante frontal de corte clásico, está dotado de unos faros LED colocados de forma vertical a ambos extremos, que dejan todo el espacio restante a la prominente calandra cuadriculada, coronada por una gran insignia de Cadillac en el centro, y a dos enormes entradas de aire.

Respecto a la apertura de las cuatro puertas, hay que decir que las dos traseras son de estilo francés (o también llamadas “suicidas”), mientras que las de delante tienen un sistema de apertura convencional. Esta peculiar apertura de puertas tipo “suicida” ha dejado de resultar innovadora, de un tiempo a esta parte, ya que muchos fabricantes han elegido este sistema para utilizarlo en sus prototipos. Resulta imprescindible citar la ausencia del pilar B, detalle que hace que cuando abrimos las puertas, el cuidado interior se muestre en todo su esplendor.

Este interior está realizado en cuero y madera de olivo, y la marca americana se ha cuidado mucho de priorizar la comodidad de los pasajeros a bordo de esta máquina. Cada pasajero tiene un espacio delimitado propio y muy amplio, que además está dotado de pequeños lujos, como la conectividad a internet vía bluetooth, la incorporación de un cajón que contiene utensilios varios como gafas de sol o una toalla, incluso dispensadores de aromaterapia en los reposabrazos. Además cada uno cuenta con calefacción y aire acondicionado propios, y salvo en el caso del asiento del conductor, los asientos tienen mantas retráctiles que se ocultan automáticamente.


Si nos fijamos en el panel de instrumentos, que combina elementos digitales y analógicos, nos damos cuenta de que se ha realizado siguiendo una línea muy minimalista, con el claro objetivo de no distraer al conductor.

Las suspensiones que se han montado en este prototipo, funcionan mediante un sistema independiente de brazo corto/largo (SLA), con amortiguadores monotubo y barra estabilizadora en el tren delantero, y en el trasero multilink independiente.


En lo que se refiere a los frenos, éstos son de discos carbocerámicos, con ABS en las cuatro ruedas: los delanteros son ventilados y con pinzas de seis pistones, y los traseros son macizos y con pinzas de cuatro pistones.

Las ruedas son armónicas con el resto del vehículo, ya que su tamaño está en proporción perfecta a éste. Tiene llantas de 22x9 pulgadas de aluminio y ciertos detalles se han hecho de níquel pulido. Las medidas de los neumáticos son 265/35R22.

Después de admirar este nuevo prototipo de la fábrica americana de la que tantas maravillas han salido, sólo nos queda esperar y ver con qué innovaciones del Ciel se va a quedar la marca para plasmar en sus modelos de calle. Algunos piensan que quizás sea la nueva línea estética de Cadillac, pero tal vez sin ser convertible. Por nuestra parte esperamos que modelos como éste puedan ser nuestros compañeros de carretera en un futuro no muy lejano.

0 comentarios: