Cambio de imagen en Renault - Renault DeZir

By | 1:30 Comentarios
En el mes de octubre de 2010, la firma francesa Renault sacaba a la luz en el Salón del Automóvil de París su innovador y sorprendente deportivo eléctrico DeZir. Estéticamente se encuentra muy lejos del aspecto al que nos tienen acostumbrados los fabricantes a la hora de mostrarnos sus creaciones de motorización eléctrica.

Se trata de un modelo que enseña claramente la nueva tendencia de estilo que tiene intención de adoptar la marca francesa. Desde el cambio en las filas de la dirección del equipo de diseño, al que se ha incorporado como jefe Laurens van den Acker (que sustituye desde el año 2009 al controvertido Patrick LeQuément) la firma del rombo ha mostrado sus intenciones de dar un giro al aspecto de sus creaciones.

Este vistoso deportivo desarrolla hasta 150 cv o, como sería más correcto decir en este caso 110 kW, y 226 nm de par, mediante un motor eléctrico que se sitúa en posición central trasera. Este motor es el mismo, pero sutilmente modificado, que mueve modelos de calle como el Fluence ZE, el mismo que puede llegar a los 180 km/h y que puede pasar de 0 a 100 km/h en 5 sg. La batería es, como viene siendo habitual en este tipo de modelos eléctricos, de ión litio con una capacidad de 24 kW/h, y ésta se encuentra justo detrás de los asientos, en posición vertical.

La citada batería tiene una autonomía de 160 km y su recarga puede llevarse a cabo de 3 maneras diferentes. La primera es simplemente enchufando el vehículo a una red doméstica, en cuyo caso la carga completa de la batería se realiza en 8 horas. Otra forma alternativa que tenemos disponible es conectar la batería a una corriente trifásica de 400 v y conseguir un 80% de carga en apenas 20 minutos. Por último, Renault propone la tecnología “Quick Drop” como tercera y última forma de recarga disponible de la batería. Ésta última consiste simplemente en la sustitución de la batería gastada por una cargada en una serie de lugares que Renault propondría en caso de llegar a sacar el prototipo a producción, y de los cuales no ha dado más datos.

Una anécdota curiosa respecto al sonido que puede generar este prototipo es que éste ha sido diseñado específicamente por el IRCAM (Institut de Recherche et Coordination Acoustique/Musique) por encargo de Renault, que deseaba para este nuevo miembro de la familia, un sonido que le diese carácter.

Este DeZir además cuenta con un sistema de frenada regenerativa, con un funcionamiento parecido al KERS que podemos ver en los Fórmula 1 actuales. Asimismo, el conductor puede, mediante esta tecnología, disponer de un margen de energía extra que puede aprovechar pulsando un botón situado en el volante.

El chasis es multitubular de acero y paneles de kevlar y aluminio. El peso que se consigue en total son 830 kg, y siendo así de ligero se consigue este margen de autonomía de la batería de 160 km que hemos comentado antes. Las suspensiones que monta son de triángulos superpuestos (que provienen del modelo de competición Megane Trophy) y las llantas son de nada menos que de 21”.

El acceso al peculiar habitáculo, dominado por los colores rojo del exterior y blanco del cuero revestido en varias zonas, se realiza mediante dos puertas de apertura asimétrica. Como estamos acostumbrados a ver en los prototipos esta serie de despliegues de creatividad de sus diseñadores en cuanto a la apertura de las puertas, puede que en principio nos deje un poco indiferentes, salvo por la singular asimetría que en palabras de la propia marca “simboliza el yin-yan”: la apertura es de tipo elitro, pero mientras que la puerta del acompañante bascula en la parte posterior, la del conductor lo hace en la parte delantera.

Pero éste no es el único detalle de corte asimétrico que nos encontramos en este concept, ya que la puerta del conductor por dentro luce la chapa roja del mismo tono que está pintado el coche, y la del acompañante sin embargo, está revestida en cuero blanco. Este mismo revestimiento nos lo encontramos en el salpicadero, la columna de dirección, los asientos, la consola y el volante.

El panel de instrumentos es de alta tecnología, y cuenta con una pantalla táctil para manejar el navegador.

Por todo lo dicho anteriormente nos damos cuenta de que se trata de un prototipo eléctrico que sigue bastante la línea actual en cuanto a avances y tecnología, pero que sí nos llama la atención por su físico, considerablemente lejano en cuanto a similitudes respecto a sus compañeros eléctricos. Ahora sí, nos queda saber si Renault tiene realmente intención de darle ese carácter tan distinto a otros modelos de su gama, pero para eso, nos toca esperar.

0 comentarios: