Del DTM a nuestras calles - Opel Astra OPC Xtreme

By | 23:39 Comentarios
Con motivo de nuestro reportaje especial de esta semana sobre el DTM, no podíamos dejar pasar la oportunidad de hablar de una máquina que hubiera nacido de la mano de esta competición. Y así os presentamos al asombroso Opel Astra OPC Xtreme.


Esta sugerente propuesta de Opel vio la luz por primera vez en el Salón de Ginebra de 2001 y se puede considerar el derivado de calle del Opel Astra que estaba compitiendo por aquel entonces en el DTM. La marca alemana inició el proyecto de este concept con la clara intención de mostrar al público que era posible generar desarrollos para la calle derivados de la alta competición que enfrentaba a los turismos alemanes, ya que esta idea había sido puesta en duda en multitud de ocasiones.


Fue en el año 1999 cuando los ingenieros de Opel empezaron a idear el prototipo que os traemos esta semana, después de presentar el Astra Coupé de competición en el Essen Motor Show (Alemania), que en la temporada del año 2000 arrasaría consiguiendo 8 victorias de las 16 carreras que se disputaron y llevándose consigo el título del citado año.


El Astra OPC Xtreme conserva la carrocería del Opel Astra G Coupé rediseñada, dotada de un espectacular kit aerodinámico (diseñado por Ulli Hochmuth) donde destaca el enorme ensanchamiento, un prominente alerón trasero, la carrocería rebajada hasta casi rozar el suelo (lo cual le da mayor agarre y estabilidad) y un difusor con 4 salidas de escape. Asimismo la carrocería fue reforzada en varios lugares con piezas construidas en fibra de carbono.


Las puertas de apertura tradicional del modelo por todos conocido, fueron sustituidas por unas de apertura tipo ala de gaviota por las que podemos acceder al habitáculo pero sólo después de desmontar el volante.

Es precisamente este habitáculo el que más referencias nos da acerca del origen del prototipo. Se trata de un interior en el que reina la sobriedad y el que se ha dedicado por completo a la labor de conducción, teniendo un aspecto totalmente de competición. El salpicadero está forrado en Alcántara y los asientos tipo bucket Recaro de los dos posibles ocupantes se encuentran en una posición más centrada y desplazada hacia atrás respecto al modelo de calle. El citado habitáculo se encuentra reforzado por una jaula de seguridad, aunque menos compleja y visible que en el modelo de competición.

Llaman sin lugar a dudas la atención las llantas de 20”, que resultan ser incluso más grandes que las de competición, que medían 18”. Los neumáticos cuentan con las siguientes medidas: 265/30 ZR 20 delante y  305/25 R 20 detrás. Los discos de freno son de carbono con pinzas monobloque AP Racing, realizadas en aluminio.

Respecto al motor, un dato a tener en cuenta es que tiene la misma disposición y cilindrada que el del modelo del DTM. Se trata de un motor de 4 litros V8 que se sitúa en posición delantera longitudinal. El citado motor lograba lanzar a este especialísimo Astra, a una velocidad máxima de 300 km/h gracias a sus 444 CV y a un par máximo de 530 Nm. Montaba una caja de cambios secuencial de 6 velocidades y propulsión trasera.


Como podemos comprobar, el propósito que se planteó la marca alemana fue conseguido con creces, ya que pudieron enseñar al mundo cómo los avances conseguidos en el célebre DTM pueden ir mucho más lejos de la competición y pueden hacer posible la construcción de vehículos como el que os acabamos de mostrar. Sin lugar a dudas la exhibición de poderío de Opel tuvo como resultado una máquina de la que pueden sentirse realmente orgullosos

0 comentarios: