Metiendo presión - Ferrari 637 "Fórmula Cart"

By | 22:07 Comentarios
La Fórmula 1 siempre ha sido un deporte polémico. Normas que cambian continuamente, derechos de televisión y mucha política, suelen empañar lo que ocurre en pista.

Una de las marcas que más se nombra en estos temas de polémica con las normas y derechos de televisión es Ferrari. La escuderia italiana es el equipo más antiguo en la categoría y suele "requerir" un trato especial.

Esto es lo que sucedió en septiembre de 1986, cuando Ferrari presentó un motor V8 Turbo-alimentado, en el circuito de Fiorano. Éste, estaba construido bajo las normas de la Fórmula Cart americana.
Dicho motor estaba diseñado por Angelo Marchetti, con la colaboración de Franco Rocchi, supervisor del diseño y desarrollo de los motores de doce cilindros boxer de la serie 312T . Contaba con 2.648 cc y sus ocho cilindros formaban una "V" a 90º, con los tubos de escape entre las bancadas. La alimentación corría a cargo de un inyección digital Weber Marelli y un turbocompresor (la normativa americana no permitía más) de la marca japonesa IHI, habitual proveedor de Honda. También se limitaba el sistema de refrigeración por lo que no cuenta con intercooler para el turbo. Monta culatas de 4 válvulas por cilindro y desarrollaba 710 CV a 11.500 rpm.

Tiempo después, en marzo de 1987, se presentó en Fiorano un monoplaza completo que equipaba el motor presentado en 1986. Apareció justo cuando se estaba firmando el nuevo acuerdo económico entre los constructores y la FIA, y sin precisar si sería usado en competición. El nombre que se le dio al modelo fue Fórmula Cart, aunque posteriormente se le conoció como proyecto 637 o simplemente Ferrari 637.

Nunca se dieron a conocer las medidas del coche ni ciertos datos del motor, como son el diámetro y la carrera de los pistones. Lo que sí se conoce es el chasis, en cuyo diseño intervinieron tan solo 3 o 4 ingenieros dirigidos por Gustav Brunner, quien recibió la responsabilidad, mientras desarrollaba nuestro protagonista, de dirigir el proyecto del F1 87, modelo con el que la marca italiana competiría en la temporada de Fórmula 1 del año 1987. Dicho chasis, fue construido con la misma técnica que los F1 que Ferrari ponía en pista. Utilizaba fibra de carbono y kevlar en nido de abeja.

En cuanto a la carrocería, también de fibra de carbono, recuerda mucho a la del F1 87. Algo lógico si tenemos en cuenta que los desarrolló el mismo ingeniero, y que los datos obtenidos en el túnel de viento con el coche de F1 de 1987, se utilizaron también en el 637 destinado, en un principio, a la Cart americana, siendo el frontal la zona donde se aprecia mejor este parecido. Aunque hay que decir que este último monoplaza era algo más grande.

Las suspensiones tampoco distaban mucho de las empleadas en el coche de Fórmula 1, siendo independientes por cuadrilátero deformable y tirantes en los dos ejes, con los amortiguadores in board.

Lo que no incluía en F1 87 era el sistema de elevación hidráulico, que constaba de tres gatos capaces de levantar el coche para las operaciones de repostaje y cambio de neumáticos. Estos eran Goodyear, al igual que en F1,e iban montados en llantas Speedline de 15".

El motor, del cual hemos hablado al principio, iba acoplado a una caja de cambios de 5 velocidades colocada transversalmente en el eje trasero. La dirección era de cremallera sin asistencia y los frenos de discos de acero ventilados.

El peso total de este coche se quedaba en 703 kg, mínimo permitido por la Cart americana en aquella época.

Al poco tiempo de la presentación, se le vio rodando por Fiorano con Michele Alboreto y Bobby Rahal, piloto estadounidense, capaz de comparar este coche con los que estaba acostumbrado a pilotar y así ayudar a su evolución.

Después de estas pruebas en Fiorano, el coche desapareció habiéndose fabricado tan solo una unidad, por lo que la opinión general, confirmada posteriormente por colaboradores de la casa de Maranello, era que el coche y su motor fueron fabricados por Ferrari para insinuar  la posibilidad de retirarse de la Fórmula 1. Y fue Enzo, quien quiso un proyecto que en un primer momento, pareció abrir un camino alternativo a la participación en Fórmula 1.

Pero parece ser que con esta "velada" amenaza, pudieron sacar algún tipo de ventaja o beneficio extra del "Pacto de la Concordia" firmado en marzo de 1987, pues al poco se dio a conocer el F1 87 dejando claro, que Ferrari no abandonaría la categoría, y alimentando más la aureola de deporte polémico donde vale más la política y el dinero, que la competición en sí.


0 comentarios: