BMW XDrive Experience y MINI Experience en Madrid

By | 14:36 Comentarios
El día 6 de noviembre nos acercamos a la plaza de Felipe II en Madrid, justo detrás del Palacio de los Deportes, para ver en vivo lo que nos había llegado mediante un anuncio de BMW en las redes sociales. Y es que la empresa bávara había instalado un recorrido compuesto por varias estructuras en las que pudiéramos ver el comportamiento de sus SUV en situaciones complicadas. Un monitor te llevaba en el modelo que eligieras haciendo el citado circuito preparado a tal efecto. En nuestro caso fue el X3 el modelo elegido para poner a prueba. Y hay que decir que el resultado nos dejó bastante buen sabor de boca.

En la primera prueba que nos vimos inmersos, el coche llegaba a una rampa en "V" con ángulo de 45º en el que acababa poniéndose con la rueda trasera izquierda en el aire y la delantera derecha también. Lo que se conoce como cruce de ejes. El objetivo era mostrar el funcionamiento de los sistema electrónicos del coche, y que hacen las veces de diferencial. El monitor, para mostrarnos la calidad de construcción y la rigidez del chasis, se atrevió a abrir la puerta concerniente a su lado, y por descontado ni ruidos ni crujidos por ningún lado. Para nuestra sorpresa (y alivio) el coche salió sin dificultad del aprieto, y decimos para nuestra sorpresa porque no esperábamos que un SUV pudiera plantearse este tipo de obstáculos. Desde dentro impresiona, ya que parece que el coche acabará volcando hacia la derecha.

La siguiente plataforma a la que enfrentaron al coche fue al rodar con dos ruedas en el firme y otras dos sobre una pared que hacía un ángulo de unos 45º con el suelo. Con esto se obligaba al coche a poner una de sus ruedas en el aire, tanto del eje delantero al entrar con del trasero al salir del obstáculo y a que los sistemas de tracción y el "emulador· de diferencial trabajaran para que el coche no perdiera la compostura. Desde el interior es la menos impresionante.

Para terminar sólo nos quedó ver cómo se comportaba el coche en una subida muy pronunciada que se veía seguida de una bajada tan pronunciada como la primera. Al encarar la rampa el monitor paraba el coche completamente una vez el coche hubiera puesto todas sus ruedas en las chapas de la que estaba formada, quedando así mirando literalmente al cielo. ¿Objetivo? mostrar cómo  los sistemas electrónicos mantenían el coche completamente quieto a pesar de soltar el freno, eso sí, sólo durante 3 segundos, lo justo para hacer el juego de pedales o bien para soltar el freno y acelerar si montara cambio automático. Decir que funciona perfectamente y el coche no hizo ningún extraño. Perfecto. Para la bajada se conectaba un sistema parecido al "Terrain Response" de Land Rover, que se encarga de que el vehículo no supere los 8 km/h en bajada. Esto sin tocar ni un solo pedal, utilizando el coche los frenos y la caja de cambios en caso de ser automático.











Pero los amigos de BMW no eran los únicos que estaban probando las destrezas de sus SUV aquella mañana en Madrid, sino que alejándonos unos metros, llegando a la Plaza de Colón, vimos que también los MINI estaban trabajando duro. Un recorrido prácticamente igual al de BMW, pero quitando la prueba de la rampa en "V" que ponía al Countryman en una tesitura para la que nos dicen que está sobradamente preparado. Y esa impresión dio, cosa que sorprende aún más después de haberle probado por carretera, y ver que su concepción es puramente para circular por asfalto. Describiros estas pruebas estaría un poco fuera de lugar pues fue exactamente como las pruebas de BMW, y creemos que sería repetirnos, así os dejamos una pequeña galería del MINI Countryman en plena acción y damos por finalizado este reportaje.








     












0 comentarios: