Jarama Vintage Festival 29-30 octubre 2011

By | 12:02 Comentarios
Allá por el mes de julio de este año nos llegó el comunicado de que va a celebrarse en Madrid, en el Circuito del Jarama, un festival retro ambientado en los años 60, 70 y 80, donde se mezclarían temáticas tan dispares como los coches, las motos, la moda y los videojuegos de la época. Sólo con esta descripción los organizadores del evento, los amigos de Last Lap (que ya hicieran en junio el Stadium Race -enlace-) consiguieron ponernos los dientes largos y hacer que esperásemos la llegada del último fin de semana de octubre con muchas ganas.



Y al fin, el tan esperado momento llegó ¿y qué encontramos en el Jarama Vintage Festival? Para empezar, según llegábamos en nuestro coche a las inmediaciones del circuito, nos dimos cuenta de la gran afluencia de público que iba a concentrarse en el Jarama, ya que empezaban a formarse retenciones en los accesos, y eso que no llegaban a ser las 10.30 de la mañana. Y no nos equivocábamos:según los datos ofrecidos, 17.000 personas asistieron a lo largo del fin de semana.

La primera toma de contacto fue encontrarnos con que se estaban disputando los entrenamientos de la MINI Challenge, y desafortunadamente la primera imagen que vimos de estos entrenos fue un accidente de uno de los MINI en la bajada de Bugati, cuyo piloto perdió el control del coche y dió varias vueltas de campana después de impactar contra las barreras. La asistencia al piloto fue inmediata y eficaz 100%, lo cual provocó comentarios respecto a la desafortunada manera que habían tenido los comisarios de Sepang de atender al malogrado Marco Simoncelli. Evidentemente y por lo que podemos comprobar en las asistencias de otros circuitos, pueden hacerse las cosas mucho mejor. Tras este pequeño y desafortunado incidente, seguimos en nuestro recorrido.

Se había instalado una carpa en la cual se encontraba la zona de videojuegos, donde encontramos máquinas recreativas tan míticas como la del Metal Slug o la del PacMan, junto con varias máquinas de pin-ball, como la del Super Mario. Evidentemente no pudimos resistirnos a probar algunas y acordarnos de la infancia en las salas de máquinas recreativas. Además había un escenario donde los músicos interpretaban música de la época: Dire Straits, Rolling Stones y un largo etcétera. Incluso al escenario se subían actores caracterizados de personajes célebres como Tip y Coll, que hicieron su archiconocido número del vaso de agua.

Pero no era el único lugar dónde nos encontrábamos a los actores: una pareja de la Guardia Civil, un periodista, una enfermera, varios ciclistas "escapados", un guardia urbano e incluso un taxista ejerciendo su profesión con un Seat 1500 negro conservado en perfectas condiciones.

Seguimos avanzando y nos encontramos con una enorme carpa ocupada por una genial colección de motos clásicas de competición que luego veríamos rodar en pista. Aquí pudimos encontrarnos varias MV Agusta, donde destacaba la que portaba el número 1 propiedad de Agostini, la Derbi y la Garelli con las que Ángel Nieto llegó a ser campeón del mundo, alguna Suzuki RG500, la Gillera 500 de 4 cilindros, una Paton y la inevitable Norton Max, siempre presente en este tipo de eventos.

Luego, pudimos contemplar metidos en los boxes una pequeña muestra de coches clásicos de Fórmula 1, donde se encontraba un Lotus que fue pilotado por Ronnie Peterson , el McLaren de Niki Lauda o el Williams de Keke Rosberg. También podríamos ver estos coches rodar en el Jarama durante las vueltas del F1 Classics.

Aprovechando el 50 aniversario del Jaguar E-Type, también pudimos asistir a una reunión de unos 15 ejemplares de este modelo que sus respectivos dueños tienen conservados como oro en paño, como bien se merece este coche.

Y para terminar esta locura de despliegue de medios en el festival, llegamos al final del todo, donde algunos asistentes se animaron a inscribirse en la concentración de coches clásicos. Allí pudimos ver un Ford Mustang, un espectacular Shelby Cobra 427, algún que otro SEAT 600, un par de Porsche 356, Triumph TR2... 

Fue un fin de semana para recordar, un festival que recibió una gran acogida por parte del público, y que esperamos volver a disfrutar el año que viene si las circunstancias nos lo permiten. Al fin y al cabo no se ven todos los días juntos esta gran cantidad de vehículos clásicos, en tan excelente estado de conservación y con tantas miradas atónitas alrededor.

























































































































0 comentarios: