Superbike casera - Britten V1000

By | 14:39 Comentarios
En el mundo de la motocicleta, existen auténticos apasionados que dedican su vida y sus recursos a conseguir su sueño. Muchos sueñan con ser propietarios de la más potente de las motos de calle, otros sueñan con competir y convertirse en campeones de alguna categoría y los menos sueñan con fabricarse su propia moto.

Este ultimo caso es el que nos ocupa. La historia de una moto diseñada y construida por una persona en el garaje trasero de su casa, con la intención de competir en varias categorías después de probar varios modelos de fabricantes consolidados y no quedar satisfecho. Muchos conoceréis la moto y su constructor, y los que no la conozcan esta es su oportunidad, ya que la moto lo merece y su constructor también. Sin darle más vueltas al asunto, vamos a lo que interesa, la historia.

Todo comienza en Nueva Zelanda, el 1 de agosto de 1950, en la ciudad de Christchurch. Es esas fechas, Bruce y Margaret Britten tuvieron un hijo al que llamaron John Kenton. Este chico, pronto demostró su habilidad en el tema de la mecánica construyéndose un kart a partir de viejas cajas de embalaje, haciéndose con un motor de gasolina poco después. A los 13 años, se hizo con una vieja Indian y junto a un amigo, Bruce Garrick, la restauraron por completo.

Estudió en el St. Andrew's College, terminando en 1968. Luego pasó cuatro años estudiando ingeniería mecánica por las noches y entró a trabajar como dibujante cadete ICI. Aquí aprendió muchas cosas sobre moldes, metalurgia, patrones y demás habilidades que posteriormente le vendrían muy bien.

Trabajó como ingeniero de carreteras, en diseño de maquinaria pesada e incluso abrió su propia empresa para trabajar vidrio, la cual más tarde vendió. También trabajó en un proyecto con Brittco Management Ltd. Este proyecto fue un prestigioso edificio de doce pisos con vistas al Parque Hagley llamado "Heartherlea" que fue terminado en 1990 siendo un auténtico éxito.

A pesar de todo esto, John era un auténtico entusiasta de la moto e intentó en varias ocasiones competir a los mandos de una Ducati. No contento con ella modificó el carenado en 1986 y la bautizó como Britten 1000. La moto dio buenos resultados pero siguió sin estar contento con el chasis. Por ello decidió fabricar su propio "esqueleto" para la moto, mejorando hasta tal punto que el motor se quedó "corto". Probó con varias mecánicas, pero ninguna cumplía con sus expectativas, y como todos os imagináis, se puso manos a la obra. Pero no para diseñar su propio motor, sino la moto entera. Así en 1991 fundó la compañía de motos, Britten Motorcycle Company, con sede y fábrica en el patio trasero de su propia casa y para 1992 ya tenía su primer modelo, la Britten V1000.

Esta era una moto atípica, todo en ella era poco convencional. Empezando por el chasis, que se podria decir que eran las culatas del motor. Éstas estaban sobredimensionadas y a ellas se anclaba un pieza de fibra de carbono que sujetaba el asiento/colín, depósito, carenado y tija de dirección convirtiendo el motor en el centro de la motocicleta. Además, el conjunto carenado, depósito y asiento/colín era una sola pieza en fibra de vidrio construida por John, que empezó a darle forma con alambre para después acabar con la fibra, y que contaba con unos conductos de aire integrados que dirigían el aire al radiador, que se encontraba bajo el asiento. Gracias a que el radiador no se encontraba delante del motor, se conseguía que la moto fuera muy estrecha. A pesar de todo, la cúpula protegía muy bien al piloto. Otra de las curiosidades de la carrocería era que no disponía de quilla, o parte baja del carenado, por lo que la suspensión delantera y el guardabarros cumplían esta función, desviando el aire y obligándolo  a sortear las piernas del piloto.

Y ya que hablamos de las suspensiones, decir que también eran poco convencionales. El amortiguador delantero se situaba detrás de la cúpula y era accionado por dos grandes trapecios fabricados como no, en fibra de carbono. Con esto se conseguía que la suspensión estuviera separada de la dirección. La suspensión trasera se salía por completo de los cánones. Tenía el amortiguador por delante del motor con unas bieletas que pasaban por debajo del motor que lo unían al basculante. John buscaba con esta ubicación, evitar el calentamiento del amortiguador que se suele generar al estar montado detrás del motor.

En el caso del motor, el cual si recordáis, era parte importante del bastidor, se decidió por un V2 de 1000 cc. Más concretamente de 999 cc y una "V" con un ángulo de 60º. Contaba con inyección electrónica y dos inyectores por cilindro, toberas de admisión en fibra de carbono fabricadas a mano por Britten y piezas fundidas por él mismo. Tan solo los pistones, la caja de cambios o las bielas provenían de otros motores o bien eran fabricadas por encargo.  A pesar de que el motor era de carrera larga, podia subir hasta las 11.000 rpm desarrollando 166 CV. Este motor tan solo tenía que mover 145 kg.

Una vez terminada, la inscribió en Daytona en la categoría BoTT (Battle of The Twins), pero por culpa de una de las bobinas no pudo terminar. John no se dio por vencido y se presentó al año siguiente consiguiendo llevarse la 1ª posición. En 1994 corrió el campeonato neozelandés de Superbike, consiguiendo la 1ª y 2ª plaza y participo en el TT de la Isla de Man. Nunca pudo terminar esta carrera pero fue cronometrada a más de 300 km/h.

Britten construyó sólo 10 unidades de la V1000 más un prototipo antes de que falleciera en 1995 a causa de un melanoma maligno. Para entonces estaba planeando participar en el Mundial de Superbikes.

Su precio a día de hoy esta en torno a los 190.500 € aprox. habiendo gente que ha llegado a ofrecer 381.000 € (500.000 dolares).

Una moto construida en el patio trasero de una vivienda que ha participado en más de 90 carreras, con múltiples victorias y un récord de velocidad en la Isla de Man. Parece ser que John Britten hizo un buen trabajo...


0 comentarios: