PRUEBA. Kart AMV F01 2010

By | 17:05 1 comment
Todos conocemos el karting, empresas como el Carlos Sainz Center o Xanadoo Formula 0 nos permiten divertirnos alquilando un vehículo de este tipo. Pero el karting va mucho más alla. Es una categoría deportiva muy exigente, que todos los pilotos tienen que practicar para formarse. Muchos de los pilotos más conocidos (por no decir todos) han competido en esta categoría. Fernando Alonso, Lewis Hamilton o Michael Schumacher (por nombrar algunos de los más conocidos) han sido campeones en esta modallidad.

El karting comenzó en 1956 en Estados Unidos, llegando a Europa en los años 60 a través de Francia e Inglaterra y para que llegara a España tuvimos que esperar hasta los 70, por lo que no es algo nuevo ni una moda pasajera. Así que hemos hablado con un buen amigo y colaborador de Sobre Ruedas, Busian Fontan, para que nos realice una prueba de un vehículo de esta categoría y os podamos contar como son los kart que se utilizan en competición. Busian, o más conocido por el mundo del karting como Busy, ha subido a lo más alto del podio dos veces en las 4 Horas de Resistencia en Kartpetania 2011 (junio y noviembre) y ha sido tres veces subcampeón: en el Desafio Powerade 2011 en Carlos Sainz Center en la categoría de más de 75 kg, en el Campeonato de Resistencia 2011 y en el Trioresistencia 2011 en el circuito de Kartpetania, por lo que su experiencia en esta modalidad es más que sobrada.

Para la ocasión el elegido es un kart AMV F01 2010  perteneciente a la categoria KF2, que engloba vehículos con motores de 125 centímetros cúbicos automáticos. Dispone de un motor Rotax de 125 cc y ciclo "2T" con 28 CV, freno delantero (los de alquiler solo disponen de trasero), arranque eléctrico y calzado con neumáticos duros (Mojo). Y el circuito elegido ha sido Kartpetania, circuito con 1.450 m de pista y un ancho medio de 8,5 metros que nuestro amigo Busy conoce muy bien. Conocidos a los protagonistas, vamos a dejar que Busy os cuente lo que sintió a los mandos del "cacharro".

La Prueba.

"Antes de subirnos al kart debemos seguir una serie de pasos muy recomendables para el buen funcionamiento del "aparato", tales como revisar presiones de ruedas, frenos, carburación, nivel de gasolina y general del coche (¿se le puede catalogar coche?). Una vez revisado el kart, toca prepararnos nosotros ya que la seguridad es primordial. Mono, casco y guantes son imprescindibles, a lo que debemos sumar varios elementos que normalmente no se utilizan pero para competir a cierto nivel son imprescindibles. Estos elementos son los botines, que nos protegeran los tobillos y nos darán la sensibilidad necesaria, el chaleco o costillera, que no es más que un chaleco (rígido o semirrígido) que nos protegerá el torso y el otro es el collarín, que nos sujeta el cuello evitando el temido latigazo cervical en caso de accidente.

Pertrechados y listos nos montamos en el kart, para lo cual realizaremos un "ritual" (por llamarlo de alguna manera) para hacerlo correctamente, y es que estos vehículos son muy pequeños, esta todo calculado al milímetro y tienen piezas bastante frágiles. A la hora de montarnos tendremos que pisar directamente el asiento y con la ayuda de los brazos sobre éste, nos deslizaremos hasta apoyar las posaderas en él, teniendo cuidado de que al estirar las piernas no nos apoyemos en ciertas zonas como la barra de dirección, pues podríamos doblarla o incluso partirla. Ya colocados, prodecemos a poner en marcha el motor. Para ello presionamos un botón que conecta el sistema eléctrico, y posteriormente pulsamos otro que pone en funcionamiento el motor, que despierta con un sonido agudo que incluso al ralentí promete. Dejamos que se caliente un poco y enfilamos la linea de boxes de camino a la pista.

El kart no empieza a moverse hasta que no alcanza las 3.000 rpm así que vamos dando gas hasta que alcanzamos la salida, en ese momento comienzo a dar gas y percibo como el monocilíndrico sube alegremente de vueltas y comienza a empujar claramente. La primera vuelta es tranquila, para aclimatarme al tacto del kart y calentar neumáticos. Terminada la primera vuelta me decido a darle "caña" y al salir de la última curva que da entrada a la linea de meta, coloco el coche lo más recto posible y aprieto con ganas el pedal del acelerador, entonces el motor chilla como loco y empuja con ganas. Cuando alcanza las 7.000 rpm empieza realmente lo bueno, y alcanzadas las 9.500 rpm es cuando el motor se "desmelena" y comienza una escalada vertiginosa y violenta hasta llegar a 14.000 rpm, momento en el que entrega los 28 CV al asfalto sin miramientos. Llego al final de recta a unos 120 km/h y tomo la curva, que es a derechas de media/alta velocidad. El paso por curva es espectacular, sorprende lo que agarran sus pequeños neumáticos. Al salir de la curva sigo pedal a fondo en bajada para otra curva de derechas que impresiona una barbaridad ya que se hace a tope, pero el kart parace no inmutarse. Eso sí, exige físico, ya que en estas curvas es necesario agarrar fuerte el volante y tira mucho de los brazos así como del cuello. Salimos como un misil sin levantar y llegamos a una chicane de derecha izquierda y claro, tengo que frenar, así que aprieto el  correspondiente pedal y sorprende lo mucho que frena. Se nota el disco delantero. Frena con fuerza y firmeza. No culea y da mucha confianza, va muy asentado. Hacemos la chicane, donde volvemos a percatar lo exigente que es para ir rápido. volvemos a dar gas pero con cuidado de no pasarnos, ya que podemos hacer un bonito trompo, hay que regular el bien el acelerador para que la potencia no llegue bruscamente con el volante girado.

Tras salir de la chicane nos espera otra, pero esta vez es con la primera a la izquierda y la siguiente a la derecha. En esta zona si no estás muy en forma acabarás destrozado al cabo de unas vueltas, ya que tienes que ser muy rápido con los cambios de dirección y a la velocidad que vas, la dirección ofrece cierta resistencia que cansa mucho los brazos. También hay que tener cuidado con los volantazos, ya que un kart se lleva con el gas, no es necesaria mucha dirección ya que te puede hacer perder tiempo o que acabes fuera de la pista por culpa de un trompo. Tras esta zona de curvas, de nuevo aceleramos, pasando por un viraje de derechas casi a fondo para frenar muy fuerte al final y prepararnos para un giro de izquierdas en subida (preciosa, mi favorita de todo el circuito), pisamos en piano interior y dejándote ir hacia el piano exterior aceleramos suave pero con decisión, teniendo cuidado por si desliza (que lo hace) y pasamos por un cambio de rasante que provoca que tu estómago se mueva como en una montaña rusa para después, volver a frenar para un viraje de derechas. Sigo pensando que este kart frena muy bien, da mucha confianza que para la próxima curva es necesaria, ya que parece fácil, pero si te descuidas puedes acabar en la arena a la salida. Acelerador a fondo de nuevo, te abres un poco y directo a la última curva del circuito, la que te saca a la recta de meta. Esta curva es importante ya que de ella depende la velocidad en dicha recta, así que cuidado con el gas y el volante y otra vez a empezar."

Tras cuatro vueltas volvemos a boxes con la conclusión de que esta categoría y estos vehículos son muy divertidos pero muy exigentes. Nada que ver con un kart de alquiler. Para empezar son mucho más rápidos, más violentos en sus reacciones y necesitas estar en forma para poder hacer buenos tiempos con ellos. Aun así, se lo recomiendo a todo el mundo. Si tienes la oportunidad de probar un kart de competición, no lo dudes ya que no te arrepentiras.








Si queréis contactar con Busian, no dudéis en escribirnos a sobreruedasfm@sobreruedasfm.com y nosotros os pondremos en contacto con él.

1 comentarios:

Busián Fontán dijo...

Buenas internautas, os dejo un video de lago parecido al kart que probamos para sobre ruedas:

http://www.youtube.com/watch?v=4TFosp-igtw&feature=plcp