Raven MotoCycles - Artesanía sobre dos ruedas

By | 14:49 Comentarios
Hace unos días navegando por la gran red de redes, nuestra curiosidad nos hizo caer en uno de los proyectos de construcción de un vehículo que más nos han llamado la atención. No se trata de un vehículo cualquiera, sino de una moto ensamblada artesanalmente en un garaje particular, de la mano de un fanático a la par que fenómeno aficionado. Hoy os contamos la historia del señor Jeff Gundlach y de su Raven. Hay que agradecer desde aquí su rapidísima respuesta cuando nos pusimos en contacto con él y su disposición. Igualmente debemos hacer lo mismo con el fotógrafo responsable de las imágenes de este artículo, Frank J. Bott que nos ha cedido las fotografías. Por cierto, preciosas.


Tal y como nos cuenta Jeff, se trata de una moto construida de forma totalmente artesanal, tomando como componentes, piezas de Moto Guzzi, Norton y Honda. Parece ser que la construcción de una moto propia, de diseño único, era uno de los sueños más importantes del señor Gundlach desde siempre y como podemos comprobar, además de cumplirlo, ha realizado un trabajo brillante.

El propósito de Jeff partía de la base de realizar algo que se saliera de la línea por todos conocida, que no pudiera ser clasificada como bobber, ni chopper, ni dentro de ninguna configuración preexistente. Aunque sí se reafirma en su pasión por todo lo que tenga un sabor marcadamente clásico, y eso es algo innegable, tanto viendo su método de fabricación como el resultado final de esta preciosa y carismática Raven.


La historia de esta moto comienza 15 años antes del inicio de su construcción, cuando a su creador se le pasó por la mente la idea de ensamblar en la misma moto un motor Moto Guzzi y una transmisión Norton. El propio creador ha sido usuario de ambas marcas, de ahí la utilización de ambas piezas con las que ya tenía experiencia y fiabilidad probadas. La realización de los bocetos y la puesta en marcha del proyecto estaba lista en tan sólo dos años, cuando ya contaba además con las instrucciones y las herramientas adecuadas a su propósito.

El diseño ganador entre las alternativas con las que contaba, contaba con una distancia entre ejes de 147 cm y 25 grados de lanzamiento. Una de las características que quería su constructor, era elevar el motor cuanto le fuera posible, para así mejorar la maniobrabilidad y hacer que fuera ligera en su conducción.

Las ruedas, el basculante, los frenos, la horquilla, y la dirección pertenecen a una Honda 350 de 1968. El empleo de estas piezas de esta moto en concreto facilitó el trabajo de Jeff, ya que eran sencillas de encontrar, y además logró darle el aspecto que deseaba con partes consideradas de buena calidad.


El inicio de la construcción en sí misma comenzó por la realización de las partes que iban a ser de madera, mucho más agradecidas de modificar que las de acero, sin duda. El motor que mueve esta moto artesanal es un 750 Ambo-stock de 1971, de origen Guzzi, colocado de manera transversal en lugar de longitudinal, como normalmente se monta en las motos italianas, con un volante motor ligerísimo de tan sólo 1.4 kg de peso.

Actualmente, la moto está sólo a falta de unos retoques en el sistema eléctrico, y su orgulloso propietario planea homologarla para su uso y ponerse manos a la obra en el inicio de un negocio de construcción de motos como la que podéis ver en las imágenes. En Carolina del Norte, lugar donde nace esta inquietud y donde reside Jeff, las leyes apuntan a que se pueden fabricar 5 motos al año sin necesitar el estatus oficial de constructor. Y este es el objetivo de nuestro protagonista, que sin duda va a estar bastante ocupado.


Por lo que nos cuenta en su website, el comportamiento de la moto en lo que ha podido probar es perfecto, tal y como deseaba su dueño que fuera. Actualmente se encuentra trabajando en el diseño de una monocilíndrica que parece que va a ser la protagonista de su nuevo gran proyecto. Esperamos sinceramente que logre hacerse un hueco en este mundo tan exigente y que ocupe mucho de su tiempo en seguir fabricando ejemplares tan espectaculares como el que hemos tenido la oportunidad de descubrir.

0 comentarios: