Safety Car. Mercedes C63 AMG Black Series

By | 11:07 Comentarios
En las carreras siempre nos centramos en los coches de competición, en esas máquinas diseñadas para ir lo más rápido posible con toda la tecnología de la que se es capaz y/o permite el reglamento. Pero nunca nos acordamos de los coches encargados de la seguridad, sólo cuando salen a pista y favorecen a nuestro piloto o escudería favoritos...

Por eso, esta vez hablaremos de uno de esos coches que se encargan de la seguridad, hablaremos de un "Safety Car", que podemos ver esta temporada en el Campeonato Alemán de Turismos, en el Deutsche Tourenwagen Masters, o DTM. 

La verdad es que estos coches son un poco contradictorios para los aficionados, o al menos para nosotros en Sobre Ruedas. Estamos deseando verlos por lo espectaculares que son, en especial este que nos ocupa, y a muchos nos gustaría ponernos al volante de uno de ellos, pero en las carreras suelen salir por motivos como accidentes, lluvia extrema o situaciones similares que estropean las carreras y que en ocasiones afecta a daños personales que ninguno queremos. Al menos les queda que son los únicos coches que no pueden ser adelantados en competición.

Para la temporada 2012, Mercedes es la encargada de proporcionar el coche de seguridad para el DTM que comenzo el fin de semana del 27 al 29 de abril, ya que se intercambian cada temporada entre los particpantes en el campeonato, que este año tendra a la propia Mercedes, Audi y a los recién llegados BMW. Para ello, han escogido al Clase C más poderoso y radical hasta el dia de hoy, el C63 AMG Coupe Black Series. 

Pocas modificaciones ha recibido este C63 AMG Black Series para poder ser Safety Car y monta el mismo motor de serie, un 6,3 litros con ocho cilindros en "V" que desarrolla 517 CV y 620 Nm de par. Es incluso más potente que el C-Coupe que participa en el certamen, quedandose este en 500 CV. La refrigeración, chasis, suspensiones o frenos siguen invariables respecto al modelo de calle, lo que dice mucho de este. Lo que si incorpora es un sistema de escape modificado por AMG que le otorga un sonido característico a esta versión.

El cambio es el AMG Speedshift MCT de siete relaciones con cuatro programas de conducción. Cuenta con bloqueo del diferencial en aceleración y frenada combinado con tres etapas del ESP para una mejor tracción. 

Con todo las prestaciones quedan de la siguiente manera: 0 a 100 km/h en 4.2 segundos y 300 km/h de punta limitada electrónicamente. Quedan por saber el 0 a 200 y cosas así, pero no las han facilitado Mercedes. Aún y así, no esta mal. 

Se le ha equipado con varios "paquetes" procedentes de AMG: Aerodinamic Package, Carbon Fiber Package y el Track Package. El primero de todos, el paquete aerodinámico, incluye los llamados "flics", splitter frontal, alerón trasero ajustable y difusor todo fabricado en fibra de carbono. El segundo paquete, el de fibra de carbono, incorpora piezas fabricadas con ese material como la carcasa de los espejos retrovisores, inserciones en la aletas, piezas en el difusor y parrilla delantera. El tercero cuenta con diferencial y eje trasero refrigerados de manera activa, colocando el radiador delante del difusor, donde recibe de manera eficaz la corriente de aire y neumáticos Dunlop Sport Maxx Race enfoncados a circuito y desarrollados específicamente para los Black Series, en medidas 255/35 R19 delante y 285/30 R19 detrás montados sobre llantas de aleación ligera forjadas en color negro mate.

Como todos los coches de seguridad, cuenta con la típica barra de luces en el techo, aunque en este caso se ha optimizado en el túnel de viento. La iluminación de dicha barra es mediante LED así como la correspondiente a la placa e matricula que lleva la inscripción "safety car".

El interior también corresponde al modelo de calle, pero con algunas modificaciones. Se han suprimido los asientos traseros y los delanteros se han sustituido por backets de competición con arneses de cuatro puntos. Equipa sistema de radio de dos vías y una pantalla en medio del salpicadero. Tiene una cámara trasera al lado de la placa de matricula que muestra los coches que circulan por detrás en la pantalla y junto a esta cuatro botones para el funcionamiento de la barra de luces, intermitentes LED y bocina.

A este Mercedes C63 AMG Black Series, le podremos ver, como bien hemos comentado al principio, como coche de seguridad del DTM 2012. Aunque esperemos que tenga que actuar pocas veces.


0 comentarios: