Prueba Audi Q3 TDi 140 CV

By | 13:37 Comentarios
Vamos con la tercera parte del especial Audi, cortesía de Audi Retail Madrid S.A. En esta ocasión, nos hemos subido al Q3 con el motor más popular de la marca a alemana, el 2.0 TDi de 140 CV.


El Q3 es uno de los modelos de la marca de los cuatro aros que más éxito este teniendo, sobre todo equipado con el motor de nuestra unidad. Y tras haber disfrutado de este coche durante un buen puñado de kilómetros, estoy más que convencido del motivo.

Los que más llama la atención del Q3, al menos a mi. es su parecido con otros modelos de la gama Audi, recordándome al A1 que probamos hace poco, aunque mucho más grande. El frontal, la caída del techo, la zaga... todo indica que es un Audi, es inconfundible. Esto no le quita encanto, pero no vendría mal algo más de diferencia entre modelos. Opinión personal por supuesto.

Bien, la unidad que nos prestaron venia equipado con ciertos elementos que le daban una personalidad bien definida. Para empezar las llantas de aleación de aluminio y 17 pulgadas con neumáticos 235/55, asientos deportivos, tren de rodaje S Line, que rebaja la altura en 20 mm y tiene un tarado más firme, freno de estacionamiento electromecánico, que incluye asistente de arranque en pendiente y función de frenado de emergencia en las cuatro ruedas durante la marcha, que por suerte, no comprobamos su funcionamiento, luces bi-xenón y luces diurnas LED. En el interior, de diseño agradable y típicamente Audi, además de los mencionados asientos deportivos, contaba con inserciones decorativa en malla de aluminio 3D y climatizador dual entre otras cosas como el navegador y el sensor de lluvia y luces.


La postura al volante, y como viene siendo habitual en coches de la marca alemana, se encuentra muy rápido gracias a las posibilidades de regulación tanto del del volante como del asiento, que destacaba por la regulación de la longitud de la banqueta, que permitía ajustar manualmente la parte delantera de la banqueta, pudiendo encontrar la mejor posición para apoyar las corvas de las rodillas. Un detalle que me gusto mucho.

Conseguida la postura óptima, arrancamos el motor, que hace llegar unas leves vibraciones a la zona de los pedales, nada molestas, pero ahí están. Pedales por cierto muy bien colocados, con acelerador de compás, y un tacto casi perfecto. Metemos la primera velocidad en su cambio manual, de buen tacto, todo sea dicho, e iniciamos la marcha. Los primeros kilómetros denotan un buen tacto de dirección, un buen acabado sin ruidos parásitos y un funcionamiento agradable. Según  iban pasando los kilómetros la sensación se iba incrementando. El comportamiento es muy bueno, sobre todo de suspensión a pesar de ser algo más firme. El paso por las rotas carreteras españolas no era en ningún momento incomodo, absorbiendo bien los baches manteniendo el confort. Pero esto no es impedimento para un buen paso por curva, aunque más adelante os lo cuento.


Por ciudad es un coche muy agradable a pesar de sus 4.385 milimetros de largo y sus 1.831 milimetros de ancho. No daba sensación de agobido al pasar por calles estrechas y los espejos, de grandes dimensiones, ayudan bastante a controlar lo que ocurre detrás nuestro. La dirección, de asistencia en función de la velocidad, se maneja bien y tiene buen tacto es estas circunstancias de conduccion urbana. Tiene buena capacidad de maletero, pudiendo guardar el equipaje de los cuatro ocupantes del habitáculo, y digo cuatro ya que las plazas traseras resultan un poco estrechas entre puertas y la plaza central es muy incomoda por la anchura y por el tunel de transmisión. Abatiendo los asientos posteriores la capidad aumenta, pudiendo meter hasta 7 cajas de considerable tamaño (lo comprobamos con cajas de las que usan las panaderias, cuadradas y bastante grandes). En cuanto a motor, sin pegas. Buena respuesta en baja y buen tacto tanto del cambio como de los pedales.

En autopista, la sensación de seguridad es notable, con aplomo y mucha comodida. Incluso a velocidades de retirada de carnet, el coche se comportaba perfectamente dando mucha confianza. A esto ayuda la dirección, que como hemos comentado es variable en funcion de la velocidad tornandose algo más dura que en ciudad. El motor en estas ciscunstancias se encuentra a sus anchas y responde sin titubeos.


Para comprobar como se comporta entre curvas, elegí para la ocasión la carretera que lleva a la "Cruz Verde", donde el Q3 cumplió con nota para ser un SUV, algo en lo que el tren de rodaje S Line tuvo mucho que ver. La carrocería balanceaba muy poco, con mucho agarre, algo también motivado por los neumáticos con 235 de anchura. El comportamiento era bueno, con unos frenos que aguantan, una dirección precisa y de nuevo con buen tacto, y un comportamiento que tiende al subviraje con la seguridad que ello conlleva. Pero sin pasarnos, ya que si insistes el coche empieza a deslizar de las cuatro ruedas ocupando parte del carril contrario con lo peligroso que se vuelve la situación. Esi si, forzando mucho las cosas. En estos momentos de esfuerzo y torsiones para el chasis, tampoco percibí una gran cantidad de ruidos extraños ni fallos de acabado. 

Tuvimos la oportunidad de meterlo por caminos de tierra y barro, donde no se encontraba comodo. esta claro que no es su terremo preferido. Es posible circular por caminos hasta cierto punto degradados, pero olvidaros de caminos con agujeros o zanjas. Mejor por carretera o por caminos no muy malos. Y si circuláis habitualmente por este tipo de pistas, olvidaros del tren de rodaje S Line, mejor el de serie, más cómodo.

Conclusión, muy buen coche. Comodo, rápido, poco gaston, ya que el odenador estuvo marcando entre los 5 y los 7 litros y bonito. 





Agradecemos toda la colaboración y ayuda prestada desde Audi Retail Madrid S.A.
Para poneros en contacto podéis visitar la pagina web del Audi Center de Las Rozas o la pagina oficial de Audi Retail Madrid S.A.

0 comentarios: