Probamos el Citroën DS4 con cambio pilotado

By | 19:43 Comentarios
Tras conocer un poco mejor a la marca Citroën, nos hemos puesto a los mandos de uno de los miembros de la gama DS, el DS4, para conocer de primera mano el trabajo que está realizando la firma francesa. 



La unidad probada era el DS4 e-HDI 110 Airdream CMP6. Este monta un motor diésel de 1.560 cc (1.6 litros) y desarrolla 112 CV, acoplado a un cambio manual robotizado de seis velocidades. ¿Que es eso de un cambio manual robotizado? Fácil, un cambio manual en el que tú no haces nada de nada, un sistema eléctrico o hidráulico (o los dos) se encarga de desembragar, meter marcha y volver a embragar. Tiene sus ventajas y sus desventajas que luego os contare. 

El Citroën DS4 es un coche un poco digamos, contradictorio. Se supone que es un coupe, pero tiene una carrocería bastante alta para militar en esa categoría (1.526 mm), una distancia al suelo también bastante generosa para la categoría y cinco puertas. Esta no es a día de hoy nada raro, con tanto coupe de cuatro puertas, lo que si resulta raro es que no se pueden bajar las ventanas traseras. Realmente no es ningún inconveniente, pero resulta cuanto menos, extraño. Según Citroën es el único coupe de cuatro puertas del mercado. El interior es amplio, no olvidemos que se trata básicamente de un C4, y la impresión de calidad esta muy lograda, con una instrumentación muy atractiva y buen tacto y aspecto general de todos los plásticos. Citroën ha trabajado duro en el lanzamiento de esta gama. 



Encontrar la postura al volante apenas causa problemas en los coches modernos, así que rápidamente nos pusimos cómodos. El tacto del motor en general y sobre todo, de la caja de cambios, no difiere de un coche con cambio manual convencional, pero existen ciertas pegas que paso a relatar. No es un cambio automático al uso, carece de convertidor de par y esas cosas. Es un manual automatizado, por lo que el típico cabeceo al subir y bajar de marchas sigue estando presente, no es molesto, pero se nota. Al ponerlo en modo manual ese tirón o cabeceo del coche resulta más pronunciado, si resultando en este caso molesto, al menos a mi. No me gusto su funcionamiento en modo manual.

El resto del coche no plantea problemas, y se nota el trabajo realizado por la marca francesa. El motor empuja bien, desde abajo, con una entrega suave de potencia. Cierto es que esta vez no hicimos el "cabestro" pues ese día llovía y no estaba el asfalto en condiciones, pero el coche se comportaba bien, cómodo, con buen tanto de la dirección y la asistencia justa, aunque el aro del volante me resulto algo fino. Las suspensiones trabajan bien, algo secas en baches muy hondos, pero no llegaba a molestar. Llegue a escuchar algún "grillito" procedente de la bandeja del maletero, pero nada más, el resto del habitáculo tiene muy buena calidad, muy superior a lo que Citroën nos tenia acostumbrados. No llega al nivel de Mercedes o Audi, pero se queda bastante cerca. 



Por supuesto hay que decir, que del motor no debemos esperar un comportamiento deportivo, ya que los 112 CV que desarrolla son suficientes para un uso normal, no para uso deportivo, además, tienen  que tirar de 1.375 kg (en vació). Los consumos no son para nada altos, con cifras en el ordenador que rondaron los 5,5/6 litros de media. 

Un coche cómodo, poco gastón y con sistemas como el cambio robotizado que te hacen la vida más fácil. Por mi parte me fijaría más en un cambio manual convencional ya que este no me convenció, pero por lo demás, Citroën ha hecho un buen trabajo con este coche, deseando estoy de poder probar el DS5. 



Galeria de imagenes


Agradecimientos al concesionario Auto Madrid Norte S.A. y en especial al jefe de ventas de vehículos de ocasión, Rufo Arroyo, por la ayuda prestada.

0 comentarios: