BMW R100 Tracker by Fuel Bespoke Motorcycles

By | 19:41 Comentarios
Las motos significan libertad, velocidad y belleza. Así es como ve Karles Vives, creador de Fuel Bespoke Motorcycles, ese aparato de dos ruedas que tantas pasiones levanta por todo el mundo.



Karles decidió crear la empresa porque le resultaba difícil encontrar estas emociones, todas juntas, en las motos fabricadas en serie. Además, comprar una moto customizada resulta muy caro. Con la apertura de Fuel Motorcycles buscaba tener una moto a medida, sin que fuera exclusiva de unos pocos. 

Hoy día tiene dos creaciones: la BMW R100 Tracker, de estilo scrambler, y nuestra protagonista, la BMW R100 Tracker de estilo puramente "flat track". 


El flat track es una competición de muchísima popularidad en Estados Unidos. Se corren en circuitos ovales de tierra, con motos ligeras, potentes, muy estrechas y con manillares muy anchos para controlar las grandes derrapadas que ofrece su único freno trasero. Y justo esto, es lo que buscaba Karles con la R100 Tracker. No grandes derrapadas (aunque nadie te dice que no lo hagas), sino una moto estrecha, potente, ligera y con un manillar muy ancho. 

Pocas motos hay en el mercado que reúnan estas características, así que se fabrico la suya. Para ello, partió de una BMW R100 RS del '81 a la que le modifico lo imprescindiblemente necesario, ya que una de sus condiciones, es que el resultado sea barato. 

Primero "ataco por detrás" y diseñó, junto a la gente de Vonzeti Cafe Racers Seats un nuevo colín con el asiento integrado. Tuvo que cambiar también el subchasis por otro más corto de Vonzeti, para poder encajar el nuevo asiento y así acortar un poco la moto. Ya de paso, aprovecho para colocar los intermitentes traseros. 


El depósito original de la R100 RS era algo más ancho de lo que estaba buscando Karles, así que lo sustituyo por uno procedente de una R90/6, que es más estrecho. Ya puestos, modificó la inclinación del conjunto sillín/deposito para conseguir esa linea agresiva que tiene las motos de flat track. Y ya que hablamos de flat track, comentar que el manillar es un Tomaselli, típico de las motos de esa competición. 

Por descontado se cambian las suspensiones por unas nuevas, se rehubica el sistema electrico, se monta un faro delantero más pequeño para darle un aire más acorde con el resto del proyecto y se realiza un porta números artesanal con una plancha agujereada y otra de fibra por el interior. 


El boxer apenas se toca, montando tan solo unos escapes artesanales, realizados sobre los originales, acortándolos y añadiendo a la parte final, una pieza en forma de cono. También se añadieron unos codos de escape con un angulo más recto para conseguir una mayor inclinación, o como dice Karles es su web, más de "carreras". 

Siendo el segundo trabajo de Fuel Bespoke Motorcyles, demuestra muy buenas maneras. Deseando estoy de ver el próximo trabajo.





0 comentarios: