Buick Roadmaster 1.955 de Jay Leno

By | 19:56 Comentarios
James Douglas Muir Leno, o más conocido como Jay Leno, es un presentador muy conocido en los "Estates" (EE.UU.) que actualmente presenta el programa "The Tonight Show" desde 1.992. Pero no es eso lo que le trae a estas páginas. Jay Leno es uno de los mayores coleccionistas de coches del panorama, y hoy os quiero mostrar una pieza de su colección. Un Buick Roadmaster de 1.955.


Aparentemente parece de estricta serie. Solo los expertos sabrían detectar las modificaciones, pero valga como ejemplo que bajo el capo se esconden 620 CV. 

Leno compró el Roadmaster en 1.972, restaurándolo al año siguiente. Es un coche muy importante para él, lo usaba para todo, incluso para la primera cita con su mujer (los americanos se toman muy en serio esas cosas). Pero además, es el primer coche de su extensísima colección, que abarca modelos con motor de vapor y rarezas como el "tank car", del que algún día os hablaré. 


Durante mucho tiempo lo tuvo descuidado, mientras engordaba su garaje, hasta que un día decidió que no podía seguir así. Convencido de darle una nueva vida, contactó con Big Dog Garage en 2.002 y junto con el encargado, Bernard Juchli, se acercaron a General Motor Performance Parts a comprar todo lo necesario para su habilitación, ya que Leno decía que el coche se merecía algo más que una simple restauración. 

Y desde luego que lo han cumplido. De los almacenes de GM Performance Parts recogieron piezas para las suspensiones y frenos y un nuevo motor. 


Está claro que sanearon carrocería y todas las partes necesarias, teniendo que adaptar todo el vano motor al nuevo propulsor. Este es un ZZ572. Es decir, un gigantesco V8 "big block" de 572 pulgadas cúbicas, que si hacemos la cuenta y lo pasamos a centímetros cúbicos, nos encontraremos con unos más que salvajes 9.373,40 centímetros cúbicos. Para rematar, se curraron unas tapas de balancines con el nombre de Leno. 

Para poder controlar lso 620 CV y los 881 Nm, las suspensiones y los frenos provienen de los Corvette C4 y C5. 


La carrocería recibe el clásico esquema negro y plata así como nuevos cromados, y el interior recibe una restauración de la tapicería, volante, pedales... en fin de todo lo que hiciera falta. Para mantener la "inofensiva" apariencia externa, tuvo que agrandar y adaptar los tapacubos de serie a las nuevas ruedas, que como es lógico, son más grandes. 

Leno dice, que le gusta ver la cara de los conductores de coches como Porsche o Ferrari, cuando observan como les adelanta un coche de 1.955 como una exhalación. Y la verdad, tiene que ser un poema. También dice que podría haber reparado y restaurado el motor y el cambio original, pero así se asegura un buen respaldo en cuanto a recambios por parte de GM.

Si queréis ver el garaje de Leno y algunas cosas más, podéis pinchar aquí. Aunque os enseñaremos más coches de este presentador y coleccionista americano.






0 comentarios: