miércoles, 12 de septiembre de 2012

PRUEBA. Mercedes Clase A200 BlueEFFICIENCY

Hacia tiempo que no sentía tanta curiosidad por un coche, como me ha ocurrido por le nuevo Mercedes Clase A. Pero por fin he podido probarlo.



La ruptura con el anterior modelo es total. Es un modelo completamente nuevo, deberíamos incluso desvincularlo del anterior Clase A. No tienen nada que ver. Estéticamente el coche esta conseguidísimo, y más aún en vivo. 

Además, desde el motor más pequeño viene muy equipado con ABS y ESP (obligatorios por ley), ASR, BAS, faros bi xenón, luces de cruce automáticas, frenos adaptivos y freno de estacionamiento eléctrico, detector de cansancio Attention Assist, Collision Prevention Assist, capó activo, tapicería mixta semi piel-tela, pantalla táctil... la lista es larga, y repito, desde el modelo más básico. 

El que he tenido ocasión de probar es el A200 BlueEFFICIENCY de gasolina. Este tiene un motor de 1,6 litros (1.595 cc) turbo, con 156 CV y cambio manual de seis relaciones. El consumo declarado es de 5,8 litros a los 100 km.


 La unidad que nos dejaron contaba con algunos extras, como las llantas de aleación de 18 pulgadas y neumáticos 225/40, pantalla táctil de mayores dimensiones y climatizador entre otras cosas. 

Ciertamente el cambio es brutal, algo que vuelves a notar al entrar en el habitáculo. El diseño me parece más deportivo, más logrado. Con mejores líneas en todo el salpicaderos bastante más atractivas. Lo único que mantiene del anterior modelo, son los pedales, pero es algo que no resulta importante, aunque hay que decir que son cómodos y están bien colocados. La posición al volante es muy buena, aunque no es tan deportiva como la del Serie 1, pero es bastante más baja que en el anterior Clase A y muy cómoda. El volante queda a buena distancia, pudiendo regularlo lo suficiente como para que cualquier persona se encuentre cómoda. Los asientos, tapizados en semi piel y tela, cuenta con el reposa cabezas integrado y no se puede regular, aunque me resultaron comodísimos. El aspecto y la terminación en parado no tienen reproche. Cien por cien Mercedes.


Encontrada la posición al volante y "cotilleado" todo el interior no ponemos en marcha. El pedal del embrague es muy, pero que muy blando, y el acelerador también. Pueden llegar a ser cómodos, no lo dudo, pero prefiero siempre unos pedales de tacto duro. Más fáciles de dosificar. El cambio me recuerda al anterior Clase A, pero la verdad que también al Clase C, así que nada malo, aunque Mercedes no cuenta con los mejores cambios manuales. Mejor usar pausadamente si no queremos rascar marchas. 

El motor por debajo de las 1.200 o 1.300 rpm tiene poca chica, ganando empuje según subimos de régimen  acompañado de un sonido muy logrado, que te animaba a seguir aguantando la marcha. Siempre que le llevemos por encima de ese régimen, recupera bien y responde perfectamente. 

El tacto general del coche es muy bueno. Es cómodo, la suspensión absorbe bien los baches, aunque si pasas por algún bache profundo un poco rápido, resulta un tanto seca. La terminación vuelve a mostrarse férrea  con plásticos bien encajados y sin ruidos parásitos. La dirección tiene tacto, no es excesivamente directa, pero tampoco lenta. Permite dirigir bien el coche a donde quieres. Además, si te pasas en un curva, el coche siempre se ira de morro, subvira. Pero si lo que quieres es conducir rápido, entonces tendrás que jugar con el pedal del gas, ahuecando en medio de la curva para que la trasera acompañe en el giro. Todo con mucha suavidad y siendo bastante predecible. 


Contaba con el sistema de aviso de angulo ciego, que funciona muy bien, con un chivato luminoso en el espejo de tamaño correcto. También contaba con el "Collision Prevention Assist", que te avisa de que estas muy cerca del coche de delante mediante sonidos, que funciona igualmente bien. En cuanto te acercas al de delante, se pone a "gritar" como loco, aunque en ningún momento frena el coche por si solo. Así mismo, disponía de aviso de cambio involuntario de carril, que hacia vibrar el volante como si se tratara de un teléfono móvil con tan solo pisar una linea continua. 

El coche me gusto mucho. Es un salto adelante considerable. Es menos deportivo que un Serie 1, pero mucho más cómodo y a mi parecer, más bonito. Sobre todo con el pack AMG Sport. Lo único malo que el precio de nuestra unidad sin extras asciende a 29.500 euros.