Sadd, Teague & Bentley's 1929 Ford

By | 18:39 Comentarios
El lago salado de Benneville, situado en Utah, es una inmensa llanura de sal, donde los yankees llevan más de un siglo batiendo récord de velocidad sobre toda clase de cacharros con ruedas. Hasta los topes de hot-rods desde los '60 hasta los '70, es un autentico templo, uno de los más "sagrados" del mundo del motor.



Gracias al permiso que me concedieron desde kustomrama.com, os puedo traer este modelo mítico dentro de las competiciones llevadas a cabo en el lago salado. Se trata de un Ford Model A Roadster de 1.929, modificado para batir, como es lógico, récords de velocidad. Un coche perfecto, para un fin de semana de carreras.

En los 4.400 km que tiene el lago saldo, este Ford batió el récord B/Fuel en 1.973 al alcanzar la pasmosa velocidad de 266,043 millas por hora. ¿Que cuanto es eso en el sistema métrico?, 428, 154 km/h. No esta mal para un trasto de 1.929, ¿verdad?.


El coche se preparó en 1.932, y apareció por primera vez en Utah en 1.957, consiguiendo su primer récord en 1.963 alcanzando 211 mph (339,571 km/h). En el '65 tuvo un cambio de aspecto, y cambió el motor Chrysler de 259 pulgadas cúbicas (4.244,249 cc), por un Mopar de 300 (4.916,119 cc) en 1.970 gracias a un cambio de normativa del SCTA (Southerm California Timing Association). Volvió a batir el récord marcando 241 millas por hora en una dirección (387,851km/h) pero su caja de Cambios Cadillac cedió. Mucha tralla para un cambio con tantos años. 

En el '72 se volvió a reconstruir y consiguió superar las 252 mph (405,554 km/h) en una dirección y de regreso llegó a los 249 millas por hora (400,726 km/h). En el '73 se volvió a cambiar el motor. Se montó un V8 con 354 pulgadas cúbicas (5.801,020 cc), superando las 235 millas por hora (378,195 km/h). Pero al volver, se estrelló contra un Ford Ranchero que venía en dirección contraria, quedando prácticamente destruido. Consecuencias de correr a oscuras...


El equipo no se dio por vencido y volvió a reconstruir el coche, con la ayuda del fabricante de aditivos "Steed Indutries", pero esta vez le montaron un V8 HEMI de Chrysler sobrealimentado con más de 1.000 CV, consiguiendo una ida de 268 mph (431,304 km/h) y una vuelta de 266,043 km/h (428, 154 km/h). 

Ya sabéis que los norteamericanos tienen una forma distinta de ver el mundo del motor, y este coche es una buena prueba. Un modelo de 1.929, que tras varias modificaciones, varios cambios de motor y mil cosas más, se ha tirado una buena cantidad de años compitiendo y superando récords de velocidad con tecnología "arcaica" como una suspensión delantera de ballesta transversal, una trasera rígida y una caja de cambios de tres velocidades. 

Fue subastado en 2.009 por RM Auctions. 

0 comentarios: