Rolls-Royce Motor Cars celebra 10 años de excelencia

By | 17:11 Comentarios
Hace 10 años, Rolls-Royce comenzó un nuevo capitulo de su centenaria historia, con la apertura de su nueva factoría en Goodwood, y la puesta en marcha de la fabricación y comercialización del Phantom.



Cuando BMW adquirió Rolls-Royce, solo se hicieron con el nombre y los logos, ya que la fabrica de Crew junto con Bentley fueron a parar a manos de Volkswagen. Se podría decir que Rolls-Royce comenzó de nuevo desde cero. 

En ese momento, BMW se encontraba en una encrucijada, ¿donde montar la nueva factoría?. Aquí entro en acción Sir Charles Henry Gordon-Lennox, que llegó a un acuerdo con la marca bávara para establecer la nueva sede en Goodwood, cerca del circuito donde se realiza todos los años el famosísimo y exclusivo, Festival of Speed. 


Así, el 1 de enero de 2.003 abrió sus puertas la nueva fabrica de Rolls-Royce. Una fabrica que costo casi tanto dinero como la compra del nombre de Rolls-Royce. Combinaba la necesidad de una linea de producción y ensamblado a mano, respetando el medio ambiente. 

Contaba con 400 empleados, dos únicos robots que se encargaban de pintar los coches, y una producción de un coche al día.  Automáticamente, se inició la producción del nuevo modelo de la marca, el Phantom. Tenía carrocería de aleación de aluminio, un motor V12 de 6,75 litros, 460 CV y 720 Nm de par, que la propia BMW se encargaba de ensamblar. Entre las muchas innovaciones que incluía, hay que comentar una curiosidad. Un sistema se encargaba de mantener el logotipo de las ruedas siempre en la misma posición. 


Ese mismo día  y justo un minuto después de la media noche, se entregaba la primera unidad del nuevo Phantom a su propietario. 

Poco después, las reservas aumentaron tanto que se tuvo que ampliar la tirada diaria a tres coches mediante nuevos turnos. La producción actual es de 20 coches al día y de los 400 empleados se ha pasado a 1.400.

10 años de la apertura de la nueva factoría en Goodwood, y 10 años del modelo Phantom de BMW. Siempre manteniendo las característica de lujo y artesanía de Rolls-Royce, pero entrando en una nueva era donde la tecnología es parte integrante. 



0 comentarios: