RM Auctions subasta el único Pegaso Z102 de la segunda serie con carroceria Saoutchik cabriolet

By | 18:02 Comentarios
El único Pegaso Z102 de la serie II con carrocería Saoutchik Cabriolet ha sido subastado por RM Auctions, pero no ha conseguido cambiar de dueño al no alcanzar la puja estimada.


La Pegaso fue fundada en 1.946 por ENASA, empresa que compró los activos de Hispano-Suiza. La actividad oficial era la construcción de vehículos de transporte de pasajeros y mercancías pesadas, comprendiendo camiones de una variedad muy alta de taras, hasta autobuses también de varios tamaños. 

Un día, de la mano de Wifredo Ricard, ex ingeniero jefe y responsable de proyectos especiales de Alfa Romeo, de quien se dice fue despedido por Enzo Ferrari, crearon lo que en su época se consideró como el deportivo más rápido y avanzado del mundo, capaz incluso de batir a los intocables Ferrari. Montaba un motor V8 de 2.473 centímetros cúbicos de aleación ligera, cárter seco, con doble árbol de levas y accionamiento de válvulas desmodrómico. 

La firma producía los bastidores y destinaba la carrocería a los especialistas más reputados. 


Uno de esos carroceros es la francesa Saoutchik, que produjo un total de 18 unidades de un total de 84 Pegaso Z102. Fueron en dos series diferentes, 10 carrocerías para la primera y 8 para la segunda, cuatro de ellas descapotables. El primero se considero un prototipo, las dos siguientes corresponden a la primera serie y la cuarta carrocería es la que nos ocupa, sobre bastidor de la segunda serie, lo que le convierte en un modelo único en el mundo. 

Ésta segunda serie equipaba una evolución del V8 que llegó hasta los 2.814 centímetros cúbicos tenía también bloque de aleación, lubricación por cárter seco y cuatro válvulas por cilindro. Eran un total de 165 CV los que llegaban al eje trasero con transmisión transaxle de cinco relaciones. 


RM Auction subastó el modelo con número de chasis 0102-153-0136, que fue fabricado en 1.954. Ha pasado por varias manos e incluso, ha tenido otra carrocería  Uno de sus propietarios le instalo una carrocería berlinetta para solventar la flexión del chasis, que ocasionaba que se abrieran las puertas en marcha.

Durante la década de los '90 fue cuando retorno a su estado original, y en 2.004 lo compró el actual propietario, que afirma conducirlo al menos una vez a la semana. 

El precio que se alcanzo en la subasta fue de 700.000 euros, por debajo de los estimado para cambiar de manos, que se estimaba entre 1,24 y 1,74 millones de euros. 






0 comentarios: