50 años del boxer de seis cilindros de Porsche

By | 15:00 Comentarios
Los 50 años del Porsche 911, son también los 50 años del mítico motor boxer de seis cilindros. En este reportaje, hacemos un pequeño repaso a lo más importante de su historia.

2.0-litre flat-six engine_Porsche 911_1963
Seis cilindros boxer, 2.0 de 1.963 

El porsche 911, en sus 50 años de historia, siempre ha contado con unas características muy concretas que le han otorgado una personalidad muy especial. Una de las más importantes es la colocación de su motor, colgado por detrás del eje trasero, otra de ellas es precisamente su motor. Siempre, desde 1.963, el motor ha sido un seis cilindros boxer, que ha ido evolucionando continuamente hasta nuestros días.

Al principio, el seis cilindros boxer comenzó con una cilindrada de 2.000 centímetros cúbicos, pero diseñado con posibles aumentos de cilindrada de hasta 2,7 litros en mente. Un motor que llegó en su estructura básica hasta 1.998, con 3,8 litros de desplazamiento.

En el estreno mundial del Porsche 911, presentado en el Salón de Frankfurt de 1.963, el seis cilindros producía una potencia de 130 CV a 6.100 rpm, estaba refrigerado por aire con ventilador axial y contaba con dos litros de cilindrada.

Porsche 911 S 2.0 Coupé_1968
Seis cilindros boxer el 911 S, 1.967-68
Los clientes rápidamente reclamaron más potencia y prestaciones, siendo el resultado el Porsche 911 S, que aparecido en 1.967 desarrollaba 160 CV a 6.600 rpm.  Los ingenieros quedaron especialmente satisfechos y orgullosos con este motor, ya que a pesar del aumento de potencia y a una relación potencia-cilindrada de 80 CV por litro, no había compromisos en términos de vida útil.

En 1.968, la marca alemana ofrece un sistema de control de emisiones para el mercado norteamericano, comenzando con unos avances tecnológicos que han llegado hasta nuestros días. Algo que también ha contribuido a la fama del modelo.

Un aspecto especial del sistema de control de emisiones, es que fue capaz de satisfacer las regulaciones para Estados Unidos, incluyendo las normas especialmente estrictas de California, sin ningún compromiso en el rendimiento y en el confort de conducción. Las emisiones se controlaban mediante recirculación de gases de escape en el colector de admisión, y también mediante reactores químicos.

1.968 fue también el año de la aparición de la inyección mecánica de gasolina, con una bomba de seis pistones que añadió más potencia y par.

3.0-litre flat-six engine with turbocharger_Porsche 911 Turbo_930_1975
Seis cilindros boxer 3.0 Turbo. La primera leyenda.
1.969 recibió la primera subida de cilindrada del mítico boxer de seis cilindros. Ganaba 200 centímetros cúbicos extra, llegando a los 2,2 litros, para dos años más tarde ofrecer 2.400. El 2.2 desarrollaba 180 CV, el 2.4 llegaba hasta los 190 CV.

Durante un par de años se mantuvo sin modificaciones, hasta que en 1.971 se redujo la compresión para que todos los Porsche 911 pudieran emplear gasolinas regulares en todo el mundo. Al año siguiente, 1.972, y gracias a una estrecha colaboración con Bosch, se desarrolla el K-Jetronic, un sistema de inyección mejorado que se introdujo por primera vez en los modelos destinados al mercado americano.

1.973 fue otro año de cambios, ya que todos los motores denominados "Seires G", se convirtieron a 2,7 litros, siendo posible el uso de gasolina sin plomo. Con esta acción, Porsche demostraba que los coches deportivos podían ser respetuosos con el medio ambiente. Y no ha parado hasta hoy.

Porsche 911 S 2.7 Targa_links_und 911 Turbo 3.0_G-series_1976
Porsche 911 S 2.7 Targa y 911 Turbo 3.0 "G-series" de 1976
Una de la mayores leyendas de Porsche apareció en 1.974. Se trataba del primer 911 Turbo. El primer deportivo de producción con motor sobrealimentado con turbocompresor. Para su creación, se echo mano de la amplia experiencia que los ingenieros tenían en competición con esta tecnología. Como base, empleaba el motor 3.0 del Carrera S y ofrecía 260 CV y 343 Nm de par, que le permitían llegar hasta los 250 km/h.

El continuo desarrollo trajo aumentos de cilindrada y mejoras eléctricas en varias etapas, en combinación con una tecnología muy avanzada de control de emisiones. Los primeros motores con catalizador regulado se pusieron en la calle en 1.980 y tres años mas tarde se presento una nueva generación de motores atmosféricos con 3,2 litros de cilindrada y electrónica digital.

Todos los motores de nuevo cuño estaban diseñados para usar gasolina sin plomo, a pesar de que en muchos países europeos todavía no estaba disponible. En el '88, Porsche hizo nuevas mejoras en el proceso de combustión y desarrollo una culata con dos bujías por cámara.

3.2-litre flat-six engine_Porsche 911 Carrera 3.2_G-series_1984
Boxer de 3,2 litros del Porsche 911 Carrera "G-series" de 1984
El boxer refrigerado por aire alcanzo su cenit con la generación 993, con una potencia de 300 CV extraídos de una cilindrada de 3,8 litros de desplazamiento. Fue el motor elegido para ocupar el vano del 911 Carrera S de  1.995. 

Hubo una serie de edición limitada derivado directamente de competición, cuyo motor desarrollaba 430 CV con la ayuda de dos turbos. Era el mítico GT2, que contaba con la versión del seis cilindros boxer con 3,6 litros. En 1.998 llegó alcanzar los 450 CV.

El concepto biturbo también se adapto para el 911 Turbo, junto con el sistema de supervisión y control de emisiones "OBD II". El Turbo de la generación 993 ofrecía la nada despreciable cifra de 408 CV, empleando el bloque de 3,6 litros modificado en profundidad. Tanto, que se considero un diseño independiente. 

Para 1.996 se estreno el primer boxer refrigerado por liquido. Contaba con una cilindrada de 2.500 centímetros cúbicos y generaba 204 CV. Represento un salto cualitativo en la historia del desarrollo del boxer de seis cilindros y, a pesar de que a muchos aficionados no les sentó muy bien el cambio, los ingenieros pudieron equipar elementos como el doble árbol de levas en cabeza y las cuatro válvulas por cilindro al liberarse de las restricciones del anterior motor refrigerado por agua.  

2.5-litre flat-six engine_Porsche Boxster_986_1997
Primer boxer de Porsche con refrigeración liquida, con 2,4 litros y 204 CV
Un año más tarde, el 911 de la serie 996 recibía un boxer refrigerado por agua, ya que el primer motor de 2.5 litros estuvo destinado al Boxster. En el 911 tenia 3,4 litros y era significativamente más corto y sobre todo más plano que el anterior. Contaba con 300 CV y podía alcanzar mayores revoluciones, incorporando además, sistema de distribución variable en admisión, junto con el estreno del sistema VarioCam de sincronización de las válvulas. Para 1.999 el sistema de completa con el ajuste de elevación de las válvulas, llamándose desde entonces VarioCam Plus.

A pesar del cambio de refrigeración de aire a liquido, las características del motor de mantuvieron. Seguía contando con seis cilindros tipo boxer, cigüeñal sobre siete apoyos, volante de doble masa y una carcasa del motor que lo divide longitudinalmente. 

Como no, el 911 Turbo también se benefició de la refrigeración liquida, llegando a ofrecer 420 CV en el año 2.000. 

3.4-litre flat-six engine_Porsche 911 Carrera 3.4_996_1998
Seis cilindros boxer de 3.4 litros del 911 Carrera (996) de 1998
La cilindrada y la potencia siguieron creciendo a lo largo de la década de los 2.000, añadiendo los motores de 3,6 y 3,8 litros con hasta 355 CV. De estos, se derivan todos los motores que actualmente equipa el Porsche 911... y desde aquí, la historia es bien conocida.

Este mismo año 2.013, se ha presentado el más potente hasta ahora, el Porsche 911 Turbo, que se mantiene en el candelero desde os años '70. Desarrolla 520 CV en la versión "normal", y 560 CV en la versión Turbo S. Son la máxima expresión, al menos por el momento, de la evolución y capacidad del seis cilindros boxer de Porsche.

Desde la marca, llegaron unas declaraciones que dejaban muy claras sus ideas: "El boxer de seis cilindros no es un motor "de ayer". Mas bien, es la base del desarrollo del motor deportivo y eficiente del mañana."






0 comentarios: