Radical RXC Turbo

By | 18:46 Comentarios
Si cualquier deportivo del mercado te parece "light", tenemos el coche perfecto para ti. Radical lanza el RXC Turbo. Un modelo de competición que puede usarse por las vías públicas con todo lo que ello conlleva.

Radical RXC Turbo


Con nada menos que 460 CV y un peso de 940 kg, la diversión y las sensaciones estan aseguradas. Además, podrás entrar en cualquier track day sin mayores problemas y volver a casa con el mismo coche. Eso si, no esperes la comodidad de una berlina, aunque si te compras una coche de estos, eso te preocupará más bien poco.

Con el RXC Turbo, Radical anuncia la nueva colaboración técnica con Ford, que facilita el propulsor V6 de 3,5 litros EcoBoost que equipa esta barqueta casi de carreras. Ambas empresas han estado trabajando conjuntamente para maximizar la potencia del propulsor, así como el par obtenido conservando la respuesta y la economía de combustible.

Por ello monta dos turbos de pequeño tamaño capaces de girar hasta las 248.000 rpm, junto con inyección directa, doble árbol de levas y un sinfín de cosas de última generación.

Entre las modificaciones efectuadas al propulsor para adaptarlo a este "juguete", encontramos una nueva característica de potencia y par, modificada para optimizar la capacidad de conducción y la respuesta adecuándolas a la ligereza y requisitos del Radical RXC Turbo. Emplea acelerador "fly-by-wire" y un sistema de refrigeración diseñado y construido por Radical para garantizar la máxima eficiencia que también incluye un intercooler para el aire de admisión. La potencia llega a las ruedas traseras a través de un cambio Quaife de siete marchas con mandos en el volante que permite cambiar en 50 mili-segundos, pasando antes por un diferencial "Quaife Automatic Torque Biasing".

Radical RXC Turbo
A pesar de su configuración de carreras, desde Radical aseguran que los intervalos de mantenimiento son cada 10.000 km. Una tiradita, teniendo en cuenta que este tipo de coches no suelen recorrer más de 1.000 km al año. Para más inri, cumple con la normativa de emisiones EuroV.

La configuración de carreras también se deja notar en el chasis, multitubular con los tubos cortados con láser y desarrollado como los Radical SR de competición. De la carrocería, a parte del espectáculo que debe ser recorrer las calles con este aparato, podemos contar que tiene una aerodinámica capaz de desarrollar 900 kg a máxima velocidad y que ha sido desarrollada en el túnel de viento de MIRA. Para su construcción se emplea fibra de carbono y materiales compuestos, integrando "cajas" de absorción de impactos delante y detrás.

Pero no acaban aquí las cosas obviamente. Es un coche de carreras aunque lleve matricula, por eso, el Radcial RXC Turbo equipa suspensiones Intrax Racing, con brazos oscilantes y varillas de empuje para reducir la masa no suspendida. Por supuesto, regulables en cuatro vías. En opción, ofrece frenos cerámicos, que si vas a darle mucha caña en circuito no están de más, aunque a pesar de que no comentan precio, no suelen precisamente baratos.

Pasando al interior, que no es excesivamente espacio, pero si cuenta incluso con alguna pijada que otra. Entre la instrumentación LED con toda la información habida y por haber (entradas configurables con presión de frenos, temperaturas varias, fuerzas G, recorrido de suspensión...) encontramos una mayor insonorización, una ergonómica revisada, aire acondicionado, parabrisas calefactable así como volante y pedales ajustables e incluso espejos laterales de regulación eléctrica. Para los más sibaritas, se puede pedir tapicería de piel.

¿El precio? Pues obviamente elevado. La versión para carretera abierta sale por unas 129.000 libras esterlinas con impuestos, alrededor de 156.000 euros aproximadamente.

Radical RXC Turbo
     


Galería de imágenes 

0 comentarios: