20 años del Audi RS2 Avant

By | 19:31 Comentarios
El Audi RS2 Avant cumple 20 años. Fue el comienzo de una saga que llega hasta nuestro días, además de ser también el culpable de la aparición de las "rancheras" deportivas. Repasemos y analicemos, 20 años después, al precursor de una saga.

Audi RS2 Avant

A día de hoy, un familiar deportivo con más de 300 CV no es nada extraño. Los hay incluso con más de 500 CV, pero como en todo, siempre hay un comienzo y ese comienzo, es el Audi RS2 Avant. Eran los inicios de los años 90, cuando a la gente de Audi se les pasó por la cabeza crear un deportivo atípico. Tan atípico como un familiar con potencia suficiente para poner en aprietos a más de un supercoche "de campanillas".

Para ser realmente veraces en cuanto a información, hay que decir que el Audi RS2 Avant no fue el primer familiar deportivo. Dos años antes apareció el BMW M5 Touring, pero de este únicamente se fabricaron 891 unidades y del modelo de Audi 2.908 unidades, eso sin contar con la opinión de la prensa especializada, que se quedó prendada del modelo de los cuatro aros y recibió un "bombo" brutal. Realmente, fue el coche que demostró que la idea era valida.

El motivo de la aparición del Audi RS2, fue el éxito que tenían BMW con el mencionado M5 y Mercedes, con 500E fabricado por Porsche en la misma línea de montaje, de donde luego saldría nuestro protagonista. En aquella época, la firma de los cuatro aros estaba fraguándose la fama de constructor premium y tenía que menguar la atención que estaba recibiendo Mercedes por su victoria en el DTM y por el modelo fabricado por Porsche y luchar con armas parecidas contra el BMW M5.

Audi RS2 Avant




Así nacía el Audi RS2 Avant, un coche que se desarrollaba en colaboración con la "hermana" Porsche. En realiadad, tienen más de Porsche que de Audi. Como dato, se fabricaba en la misma línea de montaje que años antes se montara el mítico Porsche 959. Y el resultado fue perfecto. El Audi RS2 Avant no solo resultó un deportivo "cañon", sino que situó a Audi en el centro de las marcas premium donde se ha mantenido hasta ahora. Esto fue motivado por algunas características que ofrecía la nueva ranchera deportiva.

Para la creación de este especialísimo familiar, se tomo como base de partida un Audi 80 Avant, al que se le añadieron componentes del Audi S2 como los trenes rodantes. También se disponía de un motor "cuasi" perfecto, el 2,2 litros de cinco cilindros turbo, considerado una evolución del 2,1 litros montado en el Audi Sport Quattro con 306 CV y que se montaba el Audi S2 con 230 CV.

Audi ponía el material y Porsche, le daba "su magia". Así, el propulsor recibió un turbo KKK de gran tamaño, conductos de aire sobredimensionados, gestión del motor específica y alguna cosilla más como inyectores más grandes o la bomba de gasolina del Porsche 911, en aras de alcanzar las nada despreciables cifras para la época de 315 CV a 6.500 rpm y 410 Nm de par a 3.000 rpm. Visto hoy en día, sigue siendo un coche potente y no sedentonaría comparado con algunos modelos acutales de características similares. Además, la tracción total Quattro que monta, le hace más fácil de conducir que cualquier propulsión.

Audi RS2 Avant

Porsche no se quedó solamente ahí, en potenciar el motor, fueron más elementos afectados durante el desarrollo. El paragolpes frontal por ejemplo, es diseñado por los ingenieros de Porsche, con grandes aberturas para nutrir de aire al cinco cilindros y con elementos procedentes de la gama del fabricante de Stuttgart como los intermitentes de un Porsche 993. Los espejos retrovisores también proceden de la gama Porsche, más concretamente de un 964 Turbo, al igual que los frenos de disco ventilados, originales de un 968 y que lucían la palabra "Porsche" escrita en las pinzas de color rojo. Más detalles de Porsche se pueden encontrar en las llantas de 17 pulgadas o en los anagramas "RS", que incluían el nombre del fabricante de deportivos.

El sprint lo hacia en 5,4 segundos y tenía como tope los 262 km/h. Datos que también en nuestros días resultan actuales. Quizá, la velocidad se quede un poco corta, provocado seguramente por la aerodinámica del Audi RS2, que aunque bien es cierto que estaba limitada. El recién presentado Audi S1 es capaz de llegar hasta los 250 km/h (limitados telefónicamente) con "tan solo" 231 CV.

Si nos paramos a leer la prensa de la época, encontramos muchos de los motivo que llevaron a la afición, a la prensa especializada y a todos en general, a considerar Audi como una marca al nivel de Mercedes y BMW. Para hacernos una idea, algunos medios lo catalogaron como "el deportivo más grande del mundo", haciendo referencia al espacio y practicidad que ofrecía la carrocería familiar y a las prestaciones de deportivo de las que hacia gala.

Audi RS2 Avant





Algunas revistas de la época mencionaban que el habitáculo no desentonaba con el resto del coche, con ciertos detalles deportivos que se integraban a la perfección en un interior lujoso y exquisitamente rematado. Destacaban los asientos Recaro tapizados en piel en sus laterales y alcántara en el centro así como la completa instrumentación, de la que por otra parte, criticaban que cuando la daba la luz directamente podía deslumbrar por su fondo blanco. Como complemento, fue el primer coche de producción en ofrecer de manera opcional inserciones de CFRP para el habitáculo.

Respecto al motor, se decía que la respuesta del turbo tenía mucho retardo, pero cuando entraba era sencillamente brutal. Entre 2.800 y 5.000 revoluciones la respuesta es tan salvaje que por debajo de ese régimen parece no existir el motor. Así mismo, algunos comentaron que llegaba a resultar un poco violento, algo que le hizo ganarse a muchos otros seguidores.

Se criticaba un poco el peso, que provocaba que costara inscribir el morro del coche en los giros cuando se circulaba todo lo rápido que permitía el Audi RS2 Avant. No obstante, muchos alabaron la estabilidad y la velocidad de paso por curva. Decían que era un "coche tren", que iba sobre raíles. Ésto lo provocaba el sistema de tracción total con diferencial Torsen y el tarado de las suspensiones, las cuales también tenían su punto malo y es que no eran las más adecuadas para circular por carreteras mal asfaltadas.

Audi RS2 Avant

En la época en la que se vendió el Audi RS2 Avant, costaba más de 10 millones de pesetas (mas de 60 mil euros), combinando prestaciones radicales con un espacioso habitáculo. Fue el inicio de las siglas RS (Renn Sport) que ha llegado hasta nuestros días y que se ha extendido a la casi totalidad de la gama del fabricante alemán.





Galería de imágenes 

Agradecimientos a Audi por la ayuda prestada

0 comentarios: