Audi TT 2.014. Víctima de su propio éxito

By | 19:08 Comentarios
Ya conocemos la tercera generación del Audi TT, el coupe compacto que tanto éxito ha tenido desde que fue lanzado allá por 1.998. Para esta nueva generación, y a pesar de lo que parece a simple vista, cambian muchas cosas. Es muy continuista en cuanto a estética, pero el habitáculo es una auténtica revolución.

Audi TT coupe 2.014


Hubo un tiempo en el cual, Audi me parecía una gran marca. Tenía coches atractivos, grandes soluciones tecnológicas y sus coches eran hasta divertidos de conducir. Hoy en día me aburre. Sus coches son todos iguales y no transmiten grandes sensaciones en su conducción, aunque las soluciones tecnológicas están en lo más alto.

Y el nuevo Audi TT coupe es una clara muestra de lo que comento, una víctima de si mismo. Estéticamente decepciona. No cambia casi nada, volviéndose aburrido. Parece ser que en Audi se acabaron las ideas o tienen demasiado miedo a cambiar las cosas y que no funcionen. Sea lo que sea, el nuevo Audi TT se le reconocerá por el nuevo frontal, inspirado en el Audi Sport Quattro Concept, y por la nueva zaga, aunque para distinguirla tienes que ser un gran "friki" de este mundo, pues los cambios son pequeños detalles. Si lo ves de lateral, dudo que puedas distinguirlo pues es idéntico.

Aunque sí tenemos que comentar y defender, que debajo de tanto continuismo, hay mucho más, sobre todo en su interior, que se perfila como una nueva forma de entender un habitáculo y una nueva forma de interactuar con los sistemas del coche.

Audi TT coupe 2.014

Emplea el conocido método "Audi Space Frame" para su contrucción, con gran profusión de aluminio, así como aceros de alta y muy alta resistencia. Toda la estructura inferior es de acero de diversas resistencias y los largueros bajo las puertas, el techo y capó, puertas, maletero y laterales de la carrocería están fabricados con aluminio. Las medidas apenas varían, ganado 37 mm en distancia entre ejes, alcanzando los 2.505 mm.

Su habitáculo si que cambia por completo, un nuevo concepto, aunque en algunos rasgos recuerde a la generación anterior. El Audi TT 2014 luce un interior muy simple, con lineas simples y sin "comeduras de tarro", aunque esconde muchísimas cosas. Por ejemplo, ya no existe la consola central tan y como la conocíamos. Los habitáculos de Audi son como los teléfonos móviles, que empezaron siendo enormes, para encoger y volver a ser de tamaños gigantescos. ¿Por que digo esto? Pues porque los salpicaderos de los coches comenzaron siendo nada, un mero adorno, para llenarse de botones, luego de pantallas y ahora,  volvemos a la nada, al simple adorno para ocultar cables y demás.

Audi TT coupe 2.014Y si, no me he vuelto loco, para algo que me gusta del nuevo Audi TT, no lo voy a ocultar. Desaparecen todos los botones que ocupaban el centro del salpicadero, incluidos los de la climatización cuyos mandos, pasan a situarse en los mismos aireadores. Además,  todo el sistema multimedia pasa a estar delante del conductor, es decir, en el cuadro de instrumentos. Éste, desecha los típicos indicadores de aguja e instala la pantalla, que empieza a convertirse en algo habitual. Tiene una resolución de 1.440 x 540 pixeles, con un tamaño de 12,3 pulgadas y recurre a un procesador gráfico Tegra30 de Nvidia.

Audi lo denomina "Virtual Cockpit", permite elegir entre una configuración clásica, con representación de velocímetro y tacómetro, o la configuración de infoentretenimiento, que reduce el tamaño de estos indicadores para dar más protagonismo a la navegación. La marca hace hincapié en un manejo similar al menú de los teléfonos móviles y cuenta con una nueva unidad de control para el MMi con superficie táctil que reconoce escritura y permite el desplazamiento por los menús. No olvida el mando por voz, para mi, mucho más sencillo y fácil de usar.

Audi TT coupe 2.014

En cuanto a las mecánicas, serán dos de gasolina y una diésel. La diésel como no, es el 2.0 TDi con 184 CV y 380 Nm de par. Estará unicamente disponible con tracción delantera y cambio manual de seis velocidades. Anuncia un consumo de 4,2 litros a los 100 km y las emisiones alcanzan los 110 gramos de CO2.

Pasando a las mecánicas de gasolina, ambas son el 2.0 TFSi, con dos variantes de potencia. Una con 230 CV y otra con 310 CV, que es la encargada de animar al Audi TT-S y que tratamos a parte. En cuanto a la otra, la de 230 CV, tiene además 370 Nm de par. Anuncia un consumo de 6,8 litros, un sprint en tan solol 5,3 segundos y unas emisiones de 159 gramos de CO2.

Se ofrecerá unicamente con tracción total quattro, con un software especifico para la distribución del par a cada eje. También podrá equipar el cambio automático de doble embrague S-Tronic.

No me voy a adentrar con detalle es en el equipamiento, pues es tan largo y con tanto nombre "raro", que no merece la pena. Además, todos los sistemas son conocidos de otros modelos de Audi e incluye todo lo habido y por haber en cuanto a electrónica. Como dije al principio, Audi está en la cima en cuanto a tecnología y sistemas electrónicos.





0 comentarios: