Iveco Magirus Dragon 6X6. La nueva máquina para AENA

By | 9:30 Comentarios


Muchos, tras ver el titulo y la foto, estaréis pensando que pinta un camión aquí, cuando no hemos sacado nada parecido, pero cuando algo merece la pena, hay que sacarlo. Eso que ves en las fotos es un Dragon 6X6, un trasto de Iveco Magirus, división del fabricante destinadas a vehículos contra incendios, que podrás encontrar en los aeropuertos de Palma de Mallorca y Tenerife tras el acuerdo del fabricante con AENA (Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea).

Dicho mastodonte, de 11,3 metros de largo, por 3 de ancho y 3,86 metros de alto, tiene una masa máxima admisible de 39 toneladas, dos motores, puede cargar con nada menos que 10.000 litros de agua, otros 1.200 de espuma contra incendios y 250 kg de polvo para incendios eléctricos y esta limitado a 115 km/h, brutal. Así de simple.

Es lo máximo en tecnología para extinción de incendios. Su cabina es de aluminio y puede acoger a tres personas, el habitáculo tiene una altura de 1,7 metros, las puertas tienen 2,3 metros de altura y 0,95 metros de ancho y la superficie acristalada alcanza casi los 20 metros cuadrados. Los depósitos de agua y espuma se fabrican empleando fibra de vidrio y el de polvo para incendios eléctricos con acero y tiene unos neumáticos Michelin de 25 pulgadas. ¿Sigue sin parecerte interesante? No dejes de leer.



Este pequeñín está animado por dos motores "Cursor 13". Este motor es un seis cilindros en línea, como la inmensa mayoría de mecánicas pesadas, con nada menos que 12.880 centímetros cúbicos. Iveco la ofrece con tres variantes, siempre según el tipo de turbo (geometría fija o variable), 410, 450 y 500 CV. No obstante, para la ocasión, el motor alcanza los 560 CV. Bueno, los motores, porque os recuerdo ¡¡que lleva dos!!. Ambos en conjunto ofrecen 1.120 CV y un par realmente escalofriante de 2.300 Nm desde 1.000 rpm, constantes hasta las 1.525 rpm. Ríete tu del Veyron.

Los motores están conectados a través de una caja sumatoria y controlados electrónicamente. Además, también tiene dos cajas de cambio automáticas Allison de seis velocidades, con convertidor de par y ralentizador hidráulico que mandan la potencia a un sistema de tracción total. Es decir, a las seis ruedas.

Las ruedas están conectadas a tres ejes Kessler con vías de 2,52 metros, y estos ejes a su vez, se conectan al chasis mediante suspensión de muelles helicoidales con barra de torsión y amortiguadores. Los frenos son de disco, desarrollados en colaboración con WABLO, EBS en todas las ruedas y freno motor automático para poder parar esta mole. ¿Os imagináis lo que tiene que ser parar un trasto de 39 toneladas lanzado a 115 km/h?


Ahora toca el tema "apagafuegos". A través de dos salidas, denominadas monitores, una ubicada en el frontal y otra en la parte superior de la cabina, puede expulsar hasta 6.000 litros de agua y espuma por minuto, a una distancia de 90 metros y circulando a una velocidad de 100 km/h.

También cuenta con un sistema "pump and roll", que permite que los monitores puedan seleccionar un caudal especifico, independientemente de la velocidad que lleve el vehículo, y además, a distintos objetivos. En caso de ser necesario, uno de los motores puede desconectarse para que el monitor pueda expulsar agua a la máxima potencia. Al lado de los cañones, lleva focos que facilitan los trabajos nocturnos, tiene un mástil elevable con otros focos pero esta vez de xenón y una cámara térmica por infrarrojos, con una pantalla en el habitáculo que permite identificar si hay personas u objetos en el exterior.

Para rematar semejante aparato, puede tomar curvas de 30 metros de radio a 30 km/h sin volcar, tiene unos ángulos de ataque y salida de 30 grados, una ángulo ventral de 13 grados y puede circular con más de 11.500 litros de material anti incendios. Casi nada.

0 comentarios: