Renault 5 Turbo 2. Recordando un mito

By | 17:02 Comentarios
Vamos a dar comienzo a la sección "Automóviles para el recuerdo", organizada junto a nuestro amigos en Facebook cuya página tiene el mismo nombre. Para ello, en Automóviles para el recuerdo han decidido que la mejor manera de empezar con esta sección era recordando a uno de los coches más míticos del panorama, incluso por encima de muchas marcas de "campanillas". Comenzamos con el Renault 5 Turbo, más concretamente, con el Turbo 2.

Renault 5 Turbo 2

Evidentemente, para conocer la historia del Renault 5 Turbo 2, tenemos que retroceder en el tiempo hasta la aparición del Renault 5 Turbo, pero sin entrar en excesivos detalles, pues seguramente todos conozcáis la historia de este coche. La verdad, no conozco a ningún aficionado que no sepa algo del Renault 5 Turbo "Culo Gordo" y parte de su historia. ¿Vosotros?

La historia comienza en 1.978, cuando se presentó oficialmente, aunque no se comenzó a vender hasta 1.980. Era el "proyecto 822" y nació como respuesta al concepto iniciado por Lancia y su Stratos, aunque en algunos sitios que he visitado para contrastar información aseguran que el motivo de su existencia es el Grupo B de rallyes y por otro lado se comenta que por aquel entonces, Renault participaba en Fórmula 1 con sus motores turbo "EP 1" y que fue motivado por la necesidad de usar la palabra turbo en la calle, justificando la presencia de la marca en la "Categoría Reina". Desde la marca, decían que el Renault 5 Turbo era un nexo de unión entre la competición y la carretera y era la síntesis de lo aprendido por lo ingenieros en competición de alto nivel. Realmente, el motivo de su aparición no es tan importante como lo que consiguió, pero no todo es miel sobre hojuelas.

No, porque convertir un "simple" modelo urbano, de tracción delanera y pensado para ser práctico, en lo que terminó siendo tuvo sus problemas. Uno de los cuales, algo típico en Renault, era la postura al volante o los asientos abrumadoramente blandos de la segunda generación. Pero no nos adelantemos y vayamos por partes.

Renault 5 Turbo 2
Las reformas efectuadas al pequeño R5 fueron brutales, y lo conviriteron casi en un mecano, formado por elementos procedentes de muchos otros modelos de la firma del rombo. El tren delantero provenía del Renault 5 Alpine, la dirección del 5 Copa, la suspensión trasera del Alpine a 310 Gr. 4 y la caja de cambios del Renault 30 TX. Para el motor, se decidieron por el empleado en el Renault 5 Alpine Turbo ya que sus 1.400 centímetros cúbicos cuadraban perfectamente con el reglamento de la FISA para el Grupo 4. Eso si, el motor se potencio convenientemente hasta los 160 CV, ofreciendo 200 CV en una primera edición limitada a 200 unidades y denominada "Cevennes".

No nos vamos a adentrar en todas las modificaciones efectuadas en la estructura del coche, pero os podéis imaginar el trabajo que tuvo el transformar un pequeño coche de tracción delantera diseñado para ser un modelo práctico y utilizable día a día, en una bestia de carreras con el motor en posición central. Si mencionar, que muchos elementos como las enormes aletas, el capó, las puertas y el techo estaban fabricados en fibra.

Para 1.983 se comenzó con el ensamblaje de la segunda serie, el Renault 5 Turbo 2 que es realmente el elegido por la gente de Automóviles para el recuerdo. Tenía varias modificaciones que lo hacían más asequible que el Renault 5 Turbo y según algunas publicaciones de la época, era una versión civilizada de la variante de carreras.

Renault 5 Turbo 2Renault 5 Turbo 2

Estéticamente, las diferencias eran nimias, pero bajo la pintura si había diferencias importantes. Se abandonaba la fibra para usar en su lugar acero, que elevaba el peso total del coche en 30 kg. El horrible cuadro de instrumentos diseñado por Bertone se cambió por uno más normal procedente del Renault 5 Copa Turbo.

Uno de los cambios más criticados respecto a al Renault 5 Turbo "a secas", es la sustitución de los baquet por unos asientos procedentes del R5 GTL. El volante también era diferente, abandonando aquel que lucía la primera serie del Turbo, de dos brazos en "L", por otro procedente también del Renault 5 Alpine. El motor no se modificó, manteniendo el 1.4 turbo con 160 CV.

Las revistas de la epoca, nada que ver con lo que tenemos ahora, no se cortaban un pelo en sus declaraciones tras ponerse a los mandos del Renault  Turbo 2. Lo primero que criticaron fueron los asientos, tanchándolo de una auténtica perdida a pesar de lo comodísimos que eran los procedentes del Renault 5 GTL. Los catalogaron de poco adaptados a las pretensiones del coche.

Renault 5 Turbo 2

Otras de las cosas que se llevo una mala nota en la época fue el volante, plano, inclinado hacia arriba y hacia la izquierda, siendo en líneas generales demasiado grueso. Comentaban la dificultad de encontrar la postura idónea para conducir, ni para brazos ni para piernas. Recordar que por entonces no había regulación del volante.

Lo que también llamaba la atención, y que seguro los propietarios de un Renault 5 Turbo 2 conocerán, es el reloj digital que estaba colocado en el techo, dificultando su lectura y además, molestando en exceso por la noche por su luminosidad.

Aún y así, no faltaban elogios a la hora de rodar con el coche, pero no siempre. Ciertas publicaciones mencionaban que en 1ª y en 2ª, el coche empujaba como un demonio, con cierta violencia. En el reto de marchas la aceleración seguía siendo potente, pero algo mas civilizada. Se mencionaba que la primera marcha era demasiado corta.

Renault 5 Turbo 2

Otras revistas comentaban que era un coche de doble filo. Con dos caras. Podía comportarse como un turismo "vulgar", resultando incluso pobre, pero cuando se elevaba el ritmo el turbo podía sorprender y en mojado, era solo para expertos por lo violento de su respuesta en marchas cortas. También se decía que era difícil hacerlo derrapar con suelo en buen estado, siendo fácil ir rápido para casi todos, pero que si se forzaban las cosas, era complicado devolverlo "a su sitio".

Elogios también para el cambio de salpicadero, que por lo visto, dificultaba la lectura de algunos indicadores y que resultaba un poco hortera por lo colorines que lo decoraban.

A día de hoy, el coche no parece tan violento ni tan rápido, pero el aura de mítico la sigue manteniendo. Esto muchas veces provoca que encontrar un modelo de estricta serie sea bastante complicado. Los propietarios los potencian, modifican y preparan hasta hacer auténticos coches de carreras, que es para lo que nació el Renault 5 Turbo.

Renault 5 Turbo 2Renault 5 Turbo 2

Y para muestra de lo que hacen muchos con su R5 Turbo,independientemente de si es el Turbo o el Turbo 2, las imágenes que nuestro amigos de Automóviles para el recuerdo nos han facilitado.

Volante, asientos, intrumentación, llantas... y lo que no se ve claro, como puede ser una potenciación del motor, frenos, suspensiones; todo es poco para que el "Culo Gordo" sea más rápido y racing.

En cuanto a sus logros en competición, lo dejamos para otra ocasión aunque no tengo ninguna duda de que muchos sabéis de sobra hasta donde llego el Renault 5 Turbo.





Galería de imágenes

Todas las fotos publicadas aquí están sacadas de internet. Si eres el propietario y no quieres que salgan en nuestra web, por favor ponte en contacto con nosotros. 

0 comentarios: