Seat 1430 "FU". Producto nacional

By | 12:11 1 comment
Cupra es la palabra que designa a los modelos más deportivos de Seat, el apelativo que llevan los modelos más pretacionales que significa "Cup Racing" y que ahora, adorna la trasera del coche de tracción delantera más rápido en el circuito de Nurburgring. El apelativo es nuevo, el "espíritu", no. Eso viene de lejos.

Seat 1430 FU

En esa nueva entrada de "Automóviles para el recuerdo", nos vamos a montar nuevamente en la máquina del tiempo y vamos a retroceder hacia atrás, para recordar uno de esos coches que le otorgaron a Seat un espíritu claramente racing. Me refiero al Seat 1430. Pero al 1430 "a secas", no, vamos a recordar los míticos "FU".

Para la ocasión, nuestro amigos cuya página de Facebook se llama igual que esta sección me lo han puesto complicado, pero no me he dejado amilanar y he contactado directamente con el Club Nacional Seat 1430, 124 y 124 Sport, el club más grande de nuestra sucia y ajada piel de toro. Así que, antes de empezar con todo lo que hay que contar de este, por otro lado interesantísimo modelo, vamos a mandar un fuerte abrazo a todo el club y en especial a su presidente, Norberto, quien se ha mostrado muy amable e interesado en el reportaje. Además, aprovecho para felicitar al club, que justo este año cumplen nada menos que 18 años en activo.

Dicho esto, vamos a viajar en nuestra máquina del tiempo hasta 1.969. Y no penséis que me he confundido de fecha, ya se que los "FU" empezaron a dejarse ver allá en 1.973, pero para poder conocer la historia de estos, hay que empezar por el principio, por el Seat 1430 "normal". Un coche que llegaba cuando la industria autóctona vivía una particular época dorada en la que Seat, tenía una actividad febril con el lanzamiento de diversos modelos. El Seat 1430 apareció justo cuando la economía del país, gracias a la política económica aperturista, estaba en pleno proceso de crecimiento con una incipiente clase media que ya sabia lo que era tener un coche propio con el inmortal Seat 600.

Costaba 155.000 pesetas de la época, unos 1.800 euros para aquellos que no hayan conocido la peseta, y se situaba por encima del Seat 124 a pesar de estar basado en la misma plataforma. El salpicadero provenía de los Fiat 125 italianos y el diseño de su carrocería era 100% Seat, sin homologo de Fiat. Bueno, el coche entero era 100% Seat y Fiat nunca tuvo versión del 1430, era un modelo totalmente nacional.

1097671_395533953884769_986895909_o

Haciendo uso nuevamente del banco de órganos de Fiat, tenía bajo el capó el cuatro cilindros de 1438 centímetros cúbicos alimentado por un carburador Bressel-Weber 32 DHS de doble cuerpo, que rendía 70 CV y era capaz de lanzarlo hasta los 157 km/h. Como innovación y además, de serie, incorporaba servofreno, doble circuito y discos en las cuatro ruedas.

Todavía me acuerdo de ver alguno por la calle y aquel sonido característico. ¿Y que me decís de la personalísima palanca de cambio y su más que característico pomo?.Personalmente, tuve la suerte de tener uno en el garaje, el Seat 1430 de mi difunto abuelo, un segunda serie de color verde oscuro (foto de abajo). Esta segunda serie se presentó en 1.973, con algunas mejoras que lo hacían mejor y un poco más rápido. Para empezar, la culata era nueva y garantizaba una ganancia de 5 CV, por lo que se disponía de 75 CV. Se podía elegir entre dos tipos de carburador, un Bressel-Weber y un Solex y se optimizó la refrigeración sustituyendo el ventilador accionado mediante correa por un electroventilador, así como practicando una nuevas aberturas de aireación directamente en la carrocería, bajo la calandra.

Con la llegada de esta segunda serie, llegaron también las modificaciones de todo tipo, como la que realizaban los taxistas, que le instalaban motores diésel Sava o Perkins, con 44 y 46 CV respectivamente. Como curiosidad, estos motores vibraban tanto que había que hacer refuerzos.

Mi difunto abuelo en su Seat 1430. Que bien sonaba ese coche... 

En 1.973, junto a la segunda serie, se presenta el primero de nuestros protagonistas. Me refiero a las versiones más potentes del 1430 que se conocieron internamente como "FU". Éstos, los más cotizados de los 1430, presentaban modificaciones serias. Tan serias, como que abandonaba el cuatro cilindros italiano con árbol de levas lateral, para acoplar en su lugar un nuevo 1.592 cc "bialbero" con nada menos que 95 CV a 6.000 rpm. Era el Seat 1430 Especial 1.600 y costaba 177.000 pesetillas sin impuestos. Comenzaba la historia de los "FU". 

Esos 95 CV, ya se consideraban deportivos y además, Seat lanzó diversas versiones del 1430 Especial 1.600. Estaban los "FU-00" y los "FU-02", que tenían ambos una caja de cambios de cuatro velocidades, y también estaban los "FU-01", con transmisión de cinco marchas. Para muchos de los que estáis leyendo quizá no os diga nada una caja de cambios de cinco velocidades, pero hay que tener en cuenta que estamos hablando de 1.973, donde solo coches como los Porsche 911 RS 2.7 Carrera llevaban cinco velocidades. Acordaros de los Renault Supercinco que tanto bombo le daban a la caja de cinco marchas con la placa correspondiente en el portón del maletero en los años 80... 

Lucia más cosas que ayudan a diferenciarlo del resto de Seat 1430. La calandra se pintaba de negro mate y la parte trasera recibía una pieza de plástico también de color negro. Tenía llantas más ligeras sin tapacubos y la matrícula pasaba a ser alargada y no cuadrada como en los Seat 1430 "normales". Por supuesto, lucía la palabra "Especial" junto al número 1.600 al lado de la matrícula. 

DSC_0292DSC_0293

El velocímetro de los nuevos Seat 1430 Especial 1.600 marcaba nada menos que 200 km/h, una locura en aquellos años, siendo capaz de ponerse a 176 km/h. Era, con tal solo 95 CV, un autentico deportivo cuyas prestaciones imponían. Y pensar que ahora esa potencia la ofrece un utilitario y que muchos se ríen de un Fiat Panda con 100 CV... como cambian las cosas.

Además, la sensación de coche rápido y deportivo se veía acrecentada porque la inmensa mayoría de los propietarios, venían de un Seat 600 o se lo compraban como primer coche. Esto es algo que dejan claro en las publicaciones de la época. Se decía que llegaba avalado por el título de Campeón de España de Rallyes. Aunaba lujo y confort con una mecánica de prestaciones totalmente deportivas, con un excelente aspecto, acabados sumamente correctos y una calidad de materiales más que aceptable.

Los medios de la época, en sus pruebas, también comentaban que destacaban sus asientos anatómicos forrados en terciopelo, tapicería que se consideraba de autentico lujo. He llegado a a encontrar afirmaciones que aseguraban que era el interior que más les gustaba de toda la producción del país y que era en parte por los asientos. Se acompañaban las pruebas comentando que las aceleraciones eran excelentes, la comodidad de marcha muy alta, era muy agradable de usar y lo catalogaban como un coche ideal para llevar a la familia de viaje o para ganar un rallye. Para los que llegaban de un 600 por ejemplo, les podía sorprender la aceleración, la capacidad de tomar las curvas y en general, la capacidad "performante" (tal cual). Como dato curioso, un consumo de 12 litros de media se consideraba compensado con las prestaciones.

1097800_395533197218178_1176702056_o

Al año siguiente, 1.974, apareció el "FU-10", el Seat 1430 Especial 1.800 que llevó más allá la deportividad del modelo. Con un motor de cuatro cilindros y 1.756 centímetros cúbicos, pasaba de los 95 CV del 1.600 a ofrecer 105 o 118 CV, según se montara uno o dos carburadores Bressel-Weber 34 DMS de doble cuerpo.

Y volvemos a lo de antes... ¿118 CV para una versión deportiva? Con 970 kg en vacío, una relación peso potencia de 8,48 kg/CV y su sistema de propulsión (nada de tracción delantera) era un tiro. Así que sí, 118 CV para una versión deportiva son más que respetables para la época y el coche que animan. Es más, era de los más deportivos que se podía encontrar con formato berlina.

Se ofreció en un primer momento con caja de cambios de cuatro marchas, montando la de cinco al final de la producción aunque fueron muy pocas unidades y solo se diferenciaba del Seat 1430 Especial 1.600 por el anagrama "1.800" en la parte trasera. A la vez que el "FU-10", apareció en los propios concesionarios de Seat la preparación Ddauto, del que solo se fabricaron 700 unidades y del que hablamos en un reportaje aparte.

Norberto me comentó que a nivel personal, después de más de 20 años con ellos, por estadística y con los datos de los que dispone, especula que de los 32.000 "FU" que se hicieron, uno de cada cuatro son "FU-10", como mucho. Esto da una cantidad estimada de entre 6.000 y 7.000 unidades.

1097031_395534180551413_993744481_o

La evolución de los 1430 FU siguió adelante de la mano de la propia Seat y se desarrollo el "súmmum", el 1430 definitivo, el más potente de todos los Seat 1430, el más deportivo, el más radical y por supuesto, el más buscado actualmente. Muchos sabéis a que me refiero, al Seat 1430 "FU-11" o "Replica". Suponía también el fin del ciclo comercial del modelo, y lo hacia a lo grande.

Se abandonaba el apellido "Especial", aunque este si era realmente especial. Tenía un enfoque completamente racing, situándose como lo que hoy llamaríamos "carreras-cliente" que se vendía directamente en cualquier concesionario de la marca. Pesaba 925 kg en vació y su motor rendía 135 CV. Ésto resultaba una cifra muy seria en los años 70, y merecía mucho respeto. Solo tomar el actual Abarth 500 con 135 CV y lo que dicen de el muchas publicaciones y compararlo con el "FU-11"...

Frente a un "FU-10" es muy posible que no fueras capaz de diferenciarlo si no fuera por la jaula antivuelco que equipa de serie, porque el resto es igual. Y si, equipaba una jaula antivuelco de serie, junto a un casco. La indirecta es más que clara, ¿no?. Se evolucionaron las piezas clave del coche, con el fin de ofrecer una base sobre la que trabajar con garantías de cara cualquier competición, que remataba todo el conjunto.

IMG_7159IMG_1654

También incluía otras indirectas como un cárter totalmente protegido por un lamina metálica para evitar posibles golpes que te lleva directamente al mundo de los rallyes. El parabrisas estaba fabricado con cristal de seguridad laminado "Triplex" y estaba homologado para cinco personas... curioso si tenemos en cuenta la foto que han cedido desde el Club Nacional Seat 1430, 124 y 124 Sport, donde se aprecia una de las barras de la jaula y queda claro, que no sería un lugar muy confortable. Se podía desmontar, pero ya perdía la esencia de coche de carreras.

Para lograr esos 135 CV, se recurría a una subida de cilindrada hasta los 1.840 centímetros cúbicos y a dos nuevos carburadores Bressel-Weber verticales de 44 mm y doble cuerpo. Se podían solicitar mejoras mecánicas al comprar el coche, habiendo rumores entre los aficionados de que podía llegar hasta los 170 CV nada menos. Otro nivel, desde luego.

Entre otras mejoras y que deberíamos comentar, se encuentra el montaje de un nuevo radiador más grande, una nueva caja de cambios de cinco marchas con relaciones cerrada y un diferencial autoblocante "de verdad", no como las "chuminadas" electrónicas que usan ahora.

Llegado el año 1.977, se comenzó con la producción del Seat 124 "Pamplona", llamado así por que se fabricaba en Pamplona, poniendo punto y final a la historia del Seat 1430 y sus versiones "FU".

IMG_7213

No podemos dejar de lado lo que decían las publicaciones de la época del Seat 1430 "FU-11", no estaría terminado el reportaje. Se decía, que el motor era un tiro, con un tirón impresionante, un sonido precioso y una rápida respuesta gracias a los carburadores verticales. Entre las frases llamativas que le dedicaron, destacar aquella que comentaba que si te descuidabas, te saltabas los semáforos de dos en dos.

Llama la atención que se dijeran esas cosas de un coche con 135 CV, pero si nos fijamos en el parque automovilístico de la época, podíamos estar hablando de un Seat Cupra actual sin ir más lejos. Un coche potente y rápido, aunque en el caso del "FU-11", mucho, pero mucho más radical.

Quiero terminar hablando de unidades, las fabricadas del "FU-11". Según me ha contado Norberto, presidente del Club Seat 1430, 124 y 124 Sport, se fabricaron exactamente 15 unidades de las cuales, uno de los socios tiene los nombres de los propietarios, aunque he preferido no inmiscuirme en esas cosas. Hoy en día, el club sabe de siete unidades, de las cuales, unicamente dos están en perfecto estado. Otros dos se modificaron y se cambiaron a "FL" por temas de homologación de la época y el resto están transformados, en muy mal estado y destruidos.







Agradecimientos a Motor World Events y a David Photography Sport por la cesión de parte de las fotos que ilustran este reportaje.

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Solamente unas pequeñas puntualizaciones sobre cuestiones básicas; el diseño del 1430, tal como ocurría generalmente en la época con los de la mayoría de las licenciatarias de Fiat, vino definido desde la casa madre en Turín. El 1430, básicamente, no es ni más ni menos que un 124 Special al que se le añaden faros, molduras laterales y ciertos detalles del Fiat 125 en su segunda serie. El único componente con un diseño exclusivo para ese coche (y para el 124 L), era el salpicadero, nunca utilizado en ningún modelo italiano.


El 1430 "Potenciado", presentado en el año 1973, no se diferenciaba del 1430 "modelo ´71" (Lanzado con el famoso slogan publicitario "Un clásico con motor de fórmula"), del que tomaba íntegramente su estética, más que en el motor, que experimentaba una ganancia de 5 cv (DIN) gracias al nuevo diseño de la cámara de combustión y a su nuevo árbol de levas con mayor alzada, por la adopción del electroventilador en el radiador, y por las aberturas practicadas en el panel delantero bajo la calandra.


Nunca ningún 1430 Especial (A excepción del FU11, y del DDAUTO, los cuales eran acabados fuera de la cadena de producción)salió de fábrica con el cambio de cinco velocidades; hasta la llegada del 124 D Especial 1800 (FL80), en esta carrocería sólo se montaron cajas de cuatro marchas. Se trata de una leyenda urbana más de las tantas que han aparecido recientemente sobre estos coches.


El motor del 1430 Especial 1800 (FU10) era la misma versión FC que equipaba el 124 Sport Coupe 1800, con sus 118 cv (DIN) teóricos. El motor de 105 cv (DIN), únicamente equipó a los 132 1800 en su primera serie.


Los FU11, por su parte, cubicaban los mismos 1756 cm3 que el resto de sus hermanos equìpados con motor 1800.


Un saludo.