Seat Ibiza Bimotor. El Ibiza más raro y singular

By | 15:00 Comentarios
Seguimos montados en nuestra particular máquina del tiempo para conocer a un nuevo miembro de "Automóviles para el recuerdo", aunque en esta ocasión nos quedaremos relativamente cerca, solo viajaremos hasta los años 80, década en la que se presentó nuestro protagonista que hoy, día 27 de abril de 2.014, cumple nada menos que treinta años.

Seat Ibiza Bimotor

Treinta años no son nada, yo tengo treinta y uno y estoy hecho un chaval, pero sí que dan para muchas cosas. El Seat Ibiza, protagonista indiscutible de algunos medios durante estos días, es un coche vital para Seat, un modelo líder en su categoría con unas ventas respetables y es una referencia en la segmento. Pero no siempre fue así y a pesar de que nosotros queremos rememorar una de sus versiones más raras y singulares, no podemos pasar por alto los inicios del modelo.

En nuestro anterior viaje al pasado recordamos los míticos Seat 1430 "FU" y los catalogábamos como "producto nacional" pues no existía replica en Fiat a pesar de emplear componentes de la firma italiana. En el caso del Seat Ibiza se puede multiplicar por cien, doscientos o un número tan alto como se os ocurra dicha afirmación, al menos en sus comienzos, pues lo único que no es específico del modelo es la plataforma, que provenía del Seat Ronda que a su vez, era la del Ritmo de Fiat. Fue el primer modelo que Seat diseño y desarrollo en su totalidad.

Cierto es que dicha plataforma ya tenía unos cuantos años a cuestas y no era precisamente lo último de lo último técnicamente hablando, pero Seat estaba bajo mínimos y no podía invertir en una nueva, aunque ésto también supuso algunas ventajas como un habitáculo enorme para su segmento. El resto del coche fue fruto de una múltiple colaboración industrial, con una carrocería diseñada por Italdesign que reciclaron un proyecto para la segunda generación del Golf que Volkswagen rechazó (al menos es lo que se comenta), Karmann ayudando en la industrialización y Porsche poniendo sus conocimientos para la tecnología de los míticos motores "System Porsche".

Seat Ibiza Bimotor

El resultado de la suma de todos los factores ya lo conocemos: la primera generación del Seat Ibiza, cuya primera unidad abandonó la Zona Franca de Barcelona el 27 de abril de 1.984 y que en 1.993 estrenó la planta de Martorell. El Seat Ibiza cubría el hueco del Fura y se vendieron de la primera generación nada menos que 1.308.461 unidades. Supuso el comienzo de la proyección internacional de la marca con exportaciones del 69% y contó con un sinfín de variantes de las cuales hay que destacar irremediablemente el más deportivo y potente de todos: el Seat Ibiza SXi, que montaba el motor de 1.500 centímetros cúbicos "System Porsche" de 100 CV y que tiene bastante que ver con el Seat Ibiza Bimotor, el coche que nos servirá para celebrar los treinta años del modelo. De este Ibiza, del SXi, os puedo contar varias anécdotas pues mi primer coche fue uno de color negro, pero no quiero enrollarme demasiado.

Fue cuando apareció el Seat Ibiza SXi justo donde yo quería llegar. Aquel año se gestó el Ibiza más raro de todos, el cual, no nos confundamos, fue un proyecto externo a Seat aunque la marca participara en la creación y terminara construyendo una unidad a imagen y semejanza del primero. Pero ésto os lo cuento luego, que no tenemos prisa.

Los artífices del Seat Ibiza Bimotor fueron José María Serviá y su mecánico de confianza Valentín, quienes realizaron el proyecto en los talleres de Motor Park en Barcelona. Recurrieron a dos motores 1.5 "System Porsche" con sus respectivas cajas de cambio y embrague para que cada unidad motriz se encargara de un par de ruedas, es decir, un motor delante para mover las ruedas delanteras y otro detras para mover las de atrás. Esto, como era de esperar, supuso una complejidad técnica importante, pues había que coordinar ambos grupos propulsores ya que unicamente había un pedal del acelerador, un pedal del embrague y un selector de cambio y eso que la idea era evitarse transmisiones y diferenciales intermedios. Los más complejo, y siempre guiándome de lo que hay por internet, resulto ser el varillaje del cambio, algo que no me extraña pues es algo que ya resulta delicado en coche convencional.

Seat Ibiza BimotorSeat Ibiza Bimotor

El empleo de dos motores supuso otro problema, el chasis no estaba diseñado obviamente, para dicho menester, así que se solucionó con otra idea no menos compleja: dos secciones frontales del chasis. Así, tal cual, incluido el esquema de suspensión McPherson, que además, era mucho más eficaz que el eje rígido con ballesta transversal que el coche llevaba de serie. Y os aseguro que el eje rígido con ballesta de origen es un incordio en carreteras mal asfaltadas cuando vas un poco "alegre". Para rematar, el motor trasero no contaba con una refrigeración que digamos, aceptable, lo que supuso colocar las entradas de aire que hay justo en las ventanas laterales traseras.

Por lo tanto, bajo la aparentemente convencional carrocería del Seat Ibiza Bimotor, se esconden dos partes delanteras unidas, con dos motores 1.5 "System Porsche" con sus respectivas cajas de cambio y embrague que además contaban con grupo corto y autoblocantes para cada eje, así como dos esquemas de suspensión McPherson diseñadas para el eje delantero. Menudo panorama... Pero aquí no acaban los elementos duplicados, pues el cuadro de mandos tenía dos contactos, dos cuenta revoluciones, dos relojes de temperatura y otros dos indicadores de la presión del aceite.

En conjunto, se entregaban al suelo 250 CV, 125 CV extraídos de cada motor tras algunas modificaciones. Ésto de todas formas yo lo consideraría aproximado, pues en varios sitios de donde he recabado información se mencionaban 132 CV por motor, ofreciendo en conjunto 264 CV. Las prestaciones era muy buenas, pero su puesta a punto y conducción eran un poco delicadas. Serviá mencionó que el habitáculo era muy caluroso pues el segundo motor, el trasero, no estaba aislado y también comento que las inercias en aceleración hacían que el motor delantero trabajara entre 1.500 y 2.000 revoluciones más arriba que el trasero.

Seat Ibiza Bimotor Seat Ibiza Bimotor

Seat, a través de la, por aquel entonces, recién creada Seat Sport, terminó fabricando otra unidad exactamente igual a la que crearon José María y Valentín, con la salvedad, de que las mecánicas alcanzaban los 140 CV, y este dato si es preciso y correcto, pues la propia Seat me lo ha confirmado facilitándome la ficha técnica del Seat Ibiza Bimotor.
aCon el curioso logo "1.5 X 1.5" en el portón trasero, la aventura duró tan solo tres temporadas, 1.986, 1.987 y 1.988, con Serviá en el coche que el mismo construyo y Toni Rius en el fabricado por Seat Sport, consiguiendo varias victorias en el Campeonato de España de rallyes de Tierra, donde termino subcampeón en las temporadas 86 y 87, siendo tercero en 1.988.

Si bien es cierto que la versión con más palmares y realmente reconocida a nivel mundial es el espectacular Seat Ibiza Kit Car, que se hizo con los títulos de 1.996, 1.997 y 1.998, el Seat Ibiza Bimotor es un coche de carreras 100% nacional que apareció cuando la marca no estaba en su mejor momento y además, es la versión más racing y sorprendente de la primera generación del modelo. Perfecto para nuestro particular homenaje a un modelo tan importante para Seat en su treinta cumpleaños.





Galería de imágenes

Algunas de las imágenes han sido obtenidas de internet. Si eres el propietario ponte en contacto con nosotros. 

0 comentarios: