Bugatti Type 57 Series I Ventoux. Otro protagonista en Mónaco

By | 18:23 Comentarios
Los coches clásicos siempre tienen mucha historia que contar, ya no solo del modelo o de la época en concreto, sino de la vivida por cada unidad. Algo parecido le pasa a este Bugatti Type 57 Ventoux de la primera serie que Coys of Kensington subastará el sábado día 10 en Mónaco. Por supuesto, forma parte de la selección personal que he querido hacer de los mejores coches subastados en Mónaco.

Bugatti Type 57 Serie I Ventoux

El Bugatti Type 57 es obra de Jean Bugatti, hijo de Ettore e ingeniero con brillantes ideas, que tristemente falleció a los mandos de uno de los Bugatti más buscados y apreciados de todos, que curiosamente también forma parte de la familia Type 57, el Atlantic. Pero no voy a hablar del Atlantic, sino de la unidad de primera serie que aparece en las imágenes, pero hay que empezar por algún sitio y lo mejor es conocer un poco el modelo.

Introducido en 1.934, el Bugatti Type 57 era un modelo que venía a ofrecer lo mejor de los Bugatti más deportivos, con toda experiencia de Bugatti en las carreras, no en vano, eso es justo lo que les hizo famosos. Tenía un ocho cilindros en línea de 3.245 centímetros cúbicos, doble árbol de levas y válvulas inclinadas 90 grados para poder poner las bujías en el centro, rendía 135 CV a 4.500 rpm y  con su caja de cambios manual era capaz de alcanzar los 152 km/h, una locura en 1.934.

Rápidamente se convirtió en el Bugatti de mayores ventas en sus diversas versiones cada vez más sofisticadas, hasta que en 1.939 estalló la Segunda Guerra Mundial. Esto fue motivado no solo por la fama del fabricante francés, sino porque Bugatti decidió que tras varias décadas construyendo coches de carreras ganadores así como modelos de máximo lujo, había llegado la hora de consolidar su área de distribución, aunque ésto sería la última jugada de Bugatti.

Bugatti Type 57 Serie I Ventoux

El Bugatti Type 57 Ventoux que subastará Coys of Kensington está documentado por el especialista David Sewell, quien ha confirmado una vida interesante, aunque bastante tranquila. Con chasis número 57196 se fabricó a principios de julio de 1.934 y tres meses más tarde fue equipado con una carrocería diseñada por la propia Bugatti en una época en la que lo normal, era adquirir el bastidor y que un carrocero independiente proporcionara lo que faltaba. Dicha carrocería se completó el 2 de octubre de 1.934 y facturado ese mismo día para la entrega a los señores Crequey y Cornette, de Rue d'Artois 59, Lille, "agentes" de Bugatti para el norte de Francia. A su vez, estos señores se lo facturaron a un cliente por 63.744 francos de la época. Un dineral...

Según un registro de taller con fecha del 14 de septiembre de 1.935 y que confirmó el especialista David Sewell, el coche regresó a la fabrica un año después para cambiar el motor, ya que en los documentos figura que el coche salió de fabrica con el motor del tipo 106, pero también figura un tipo 222, que se empleo al final de la serie I.

Dicho motor era completamente nuevo según Sewell, y recibió todas las actualizaciones de esa serie menos los colectores de admisión y escape y además, es el único Bugatti Type 57 de la primera serie en equiparlo, lo que hizo más fácil datar fechas y confirmar dicho cambio. Coys of Kensington no ha publicado datos del motor, pero, y esto desconociendo totalmente a que se refiere la numeración "222", podría ser el motor que salió poco después para el 57 S, con cárter seco y una nueva magneto descartando el sobrealimentado del Bugatti Type 57 C, ya que en la foto del motor no se aprecia ningún compresor tipo Roots ni nada que haga pensar en su uso.

Bugatti Type 57 Serie I Ventoux

Allá por 1.973 el coche estuvo expuesto en el Museo Bonnal en Burdeos, y más tarde, en el '85, y gracias a la colaboración de otro especialista en Bugatti, Pierre-Yves Lugier, se confirmó que el coche era propiedad de un coleccionista francés de nombre A. Prost, de Roanne, del cual se cree que formaba parte de la familia del Campeón del Mundo de Fórmula 1 Alain Prost.

Completando la historia de este precioso ejemplar, comentar que ha sido la pieza central de una colección española desde hace algunos años y cuenta con un archivo histórico muy completo que incluye los informes del reputado historiador David Sewell.

El precio se espera que ronde los 370-450.000 euros, así que disfruta de las imágenes y si por casualidad lo compras, acuérdate de nosotros.







0 comentarios: