Dodge Challenger SRT Hellcat. Brutal

By | 20:47 Comentarios
Desde las américas nos llegan noticias de un Muscle Car que entra directamente y por primera vez en la división de honor, donde los motores V8 con más de 500 CV son imprescindibles. Evidentemente, hablamos de una nueva versión del Dodge Challenger como bien se lee en el título, una versión muy racing: el Dodge Challenger SRT Hellcat.

Dodge Challenger SRT Hellcat

No se a vosotros, pero a mi ese tono "tan" rojo, combinados con esas geniales llantas de color negro, la entrada de aire en el capó, el pequeño labio inferior del paragolpes y el spoiler en el maletero me tienen babeando completamente. ¡Menuda estampa! Y no es para menos ya que en el vano motor se esconde un nuevo V8 HEMI de 6,2 litros sobrealimentado por compresor y más de 600 CV...

El Dodge Challenger era el único de los Muscle Car que tanto gusta al otro lado del charco (¡y aquí!) que no tenía una versión capaz de desmigar los neumáticos en cuestión de segundos. La versión más potente del Dodge Challenger era la SRT8 que no obstante, tenía un HEMI V8 de 6,4 litros  y 475 CV, que no son pocos, pero comparados con los 580 CV del Chevrolet Camaro ZL1 o con los bestiales 662 del Shelby GT500 si que se tornan pocos. Siempre teniendo en cuenta que hablamos de cifras elevadas en todos los casos.

Para poder medirse de tú a tú con los mencionados modelos, el Grupo Chrysles ha incluido un nuevo V8 HEMI de 6,2 litros sobrealimentado por compresor, con muchas pijaditas que elevan la potencia a más de 600 CV. No confirman a cuanto equivale ese "más de", pero 600 CV ya son respetables para cualquier coche.

Dodge Challenger SRT Hellcat

Este nuevo V8 HEMI cuenta con cosas como pistones forjados y refrigerados por chorros de aceite, un cigüeñal diseñado para soportar presiones de hasta 110 bares, que según aseguran desde el Grupo Chrysler equivale a cinco sedanes familiares encima de cada pistón cada dos revoluciones, además de contar con los apoyos templados por inducción, bielas también forjadas, con casquillos especiales y bulones tratados con DLC (Diamond Like Carbon). Las culatas son de aluminio forjado, el bloque de cilindros de hierro fundido con unas camisas especiales y así podríamos seguir hasta alcanzar el 91% de los elementos si lo compramos con el 392 HEMI. Respecto al compresor, desplaza 2.380 centímetros cúbicos y sus rotores están recubiertos de una fórmula patentada de poliamida y otras resinas, cuenta con lubricante de teflón y es capaz de alcanzar las 14.600 rpm.

A pesar de que a los americanos les gusta mucho presumir del par que desarrollan sus motores, la cifra generada por el nuevo V8 no ha sido publicada. Lo que si dejan bien claro es que se trata del V8 más potente que ha fabricado el Grupo Chrysler hasta la fecha. ¿Incluirán también a los Ferrari o solo a la parte americana?

Siguiendo con el resto del coche, y aunque no lo parezca, los ingenieros le han dedicado un 35% más de tiempo al trabajo en el túnel de viento, que ha dado como fruto el paragolpes frontal y  el labio inferior del mismo, la entrada de aire del capó y el pequeño spoiler de la tapa del maletero que luce las sigles "SRT" de Street Racing Technology. Incluso ha llevado a que dos de los cuatro típicos faros del frontal (los interiores) tengan una abertura en el centro para servir de toma de aire para la admisión.

Dodge Challenger SRT HellcatDodge Challenger SRT Hellcat
Dodge Challenger SRT Hellcat

Se han realizado más cambios en el bastidor para poder domar esos "más de 600 CV", con nueva geometría de suspensiones o unos frenos cuyos discos delanteros de 390 mm de diámetro son los más grandes que el fabricante americano a usado nunca. Emplea a su vez unas pinzas de seis pistones de origen Brembo.

Todos los sistemas electrónicos del Dodge Challenger SRT Hellcat se han adecuado a las circunstancias ofreciendo además la posibilidad de desconectar algunos. Incluye por otra parte cuatro modos de conducción seleccionables desde el sistema Uconnect y su pantalla táctil de ocho pulgadas. Estos modos son: Sport, Track, Custom y Default y afectan a la entrega de potencia, a la asistencia de la dirección, al funcionamiento de los sistemas electrónicos y a la caja de cambios si se monta, que por cierto, es nueva y tiene ocho marchas.

Os podría hablar también del interior que recibe el diseño de la nueva generación del Challenger, o de los catalizadores cerámicos, o de la válvula de control electrónico de los escapes o incluso del diferencial autoblocante, pero creo que es mejor que os paséis por la galería de imágenes y disfrutéis mientras pensáis en porque no tenemos este estilo de coches en Europa...






0 comentarios: