Un Lamborghini Huracán para la policía italiana

By | 13:01 Comentarios
En España no es una idea que parezca hacer especial ilusión a los "directores de orquesta" que tenemos por aquí, pero no es nada nuevo fuera de nuestras fronteras. La policía estatal italiana recibe un nuevo Lamborghini Huracan LP610-4 debidamente uniformado, de la mano del presidente y CEO de Automobili Lamborghini, Stephan Winkelman.

Desde luego, estoy muy contento de no ver cosas como ésta por nuestra "piel de toro". Ya tenemos bastante con los Pegasus persiguiéndonos desde el cielo. Aunque si es cierto que para ciertos momentos, son ideales, siempre y cuando los responsables que estén dentro del aparato tengan una buena formación para poder llevarlo todo lo rápido que puede ir.

El Lamborghini Huracán viene a sustituir al Lamborghini Gallardo que estaban usando desde 2.004, así que por ahora, podemos suponer que formación o al menos experiencia, tienen. Entrará en acción a finales de año y como era de esperar, tiene una serie de "cachivaches" enfocados al uso policial. Contará entre su equipamiento con un sistema de reconocimiento de matriculas automático, cuatro sirenas o un sistema de grabación y retransmisión en tiempo real al centro de mando. Por supuesto, no falta el rotativo en el techo, aunque en este caso es minúsculo, aerodinámico y cuenta con tecnología LED. 


Como es lógico, también contaran con un sistema de radio, portapistolas, una pantalla abatible para emitir mensajes a otros vehículos o lo que creo que es lo mejor de usar estos aparatos por parte de la policía, ya sea italiana, alemana o española, un desfibrilador, ya que el Lamborghini Huracán LP610-4 se usará también para emergencias medicas y transporte urgente de órganos entre otras cosas. 

Si es para emergencias medicas o para el transporte urgente de órganos para trasplante, por favor autoridades españolas, ¿a que esperáis para traeros uno de estos?, si vendéis uno de los Pegasus lo podéis comprar. Si queréis hacer persecuciones tipo "película de Hollywood" mejor pensáoslo tres veces. 


0 comentarios: