El BMW Serie 8 ha cumplido 25 años

By | 21:13 Comentarios
Que un coche con 25 años siga siendo actual, no es fácil de conseguir. Si vale, su motor da menos potencia que sus homónimos actuales, consume algo más y su tecnología no es tan avanzada, pero en muchos aspectos como el de la estética no se queda muy atrás. Así es el BMW Serie 8, el cual ha cumplido 25 añitos y se adentra en el universo de los clásicos con todas las de la ley.

BMW Serie 8 cumple 25 años

Y no creáis que estoy exagerando, no soy de esos que le dan bombo a las cosas asi porque si, si merece crítica se criticará, pero el BMW Serie 8 concentra todo lo que digo al comienzo de este texto. Cuando se lanzó en 1.989, se convirtió en el coupe de alta gama más moderno y avanzado de su tiempo.

Se celebraba el Salón del Automóvil de Frankfurt y el stand de BMW fue un éxito de afluencia gracias a esta joya que tenéis en las pantallas. Su línea era deportiva pero a la vez elegante y con garra, no desentonaba ni en una carretera de curvas ni en la puerta del teatro u hotel de moda. Era el segundo BMW con faros retráctiles y además, también era el segundo modelo de la firma bávara con motor V12 de post guerra, detrás del BMW 750i que se lanzó dos años antes.

Y ya que se menciona el BMW 750i, tenemos que comentar que fue justamente ese modelo el que usó como base de partida, podríamos decir que era algo así como un rival del Mercedes CL, aunque ciertamente más atractivo y deportivo. Según BMW, recibía la herencia de un linaje que comenzó en 1.930.

BMW Serie 8 cumple 25 años

La primera versión que se puso a la venta, la única de hecho hasta unos años después, fue el BMW 850i. Tenía bajo su capó delantero un motor V12 de cinco litros con 300 CV y 450 Nm de par, suficientes para lograr un sprint en 6,8 segundos. Comparado con los motores actuales, no es demasiado potente a pesar de que 300 CV son ya una cifra respetable. Se podía elegir con cambio manual de cinco marchas y otro automático de cuatro relaciones.

Aunque el motor no era el único motivo por el que este coche se convirtió en uno de los modelos más icónicos de BMW. Su estética deslumbraba con su perfil sin pilar B, fue uno de los primeros coches cuyas puertas sin marco bajaban las ventanillas al abrir la puerta y las volvían a subir para logar un mejor aislamiento, contaba con dirección asistida sensible a la velocidad, control de tracción (en opción como otros sistemas), control de estabilidad, cierre centralizado con mando a distancia, espejo interior fotosensible, columna de dirección regulable eléctricamente y con memoria y el sistema "Multiplex" con transferencia de datos de varios sistemas diferentes a través de un mismo conducto, lo que mejoraba la fiabilidad y ayudaba a reducir el peso. Aunque si es cierto que algunos de estos elementos fueron siendo introducidos a lo largo de su vida comercial que llegó hasta 1.999. Durante 1.993 apareció la versión que se convirtió en el acceso a la gama, el BMW 840i, que el lugar del V12, empleaba un V8 de cuatro litros con 286 CV.

En total, se vendieron 30.621 unidades del BMW Serie 8, todos ensamblados en Alemania excepto veinticuatro coches, que se montaron a mano en la planta sudafricana de Rossly, ya que las tasas de importancia del país eran increíblemente altos y hacían más viable esta solución.

BMW Serie 8 cumple 25 añosBMW Serie 8 cumple 25 añosBMW Serie 8 cumple 25 años

Más de dos tercios de esos más de treinta mil coches estuvieron equipados con el motor V12, y de esos solo un coche de cada seis tenía cambio manual, lo que ha provocado que sean los más buscados y codiciados.

En los últimos años de su vida comercial, BMW potenció el aspecto deportivo del modelo con su versión más prestacional, el BMW 850 CSi, que además trajo consigo un cambio en la denominación de los modelos, que pasaron a llamarse BMW 850 Ci y BMW 840 Ci. Este nuevo modelo, más potente y deportivo, contaba con modificaciones estéticas y aerodinámicas, también contaba con cambios en el chasis y nuevos sistemas.

Así, en el vano motor el V12 pasaba a cubicar 5,6 litros y su potencia subía hasta los 380 CV, con un par de 550 Nm. Solo se ofreció con cambio manual de seis relaciones y era unos de los coupes más rápidos de su época. Pero esto no era todo, el control de estabilidad era de serie y montaba un eje trasero activo, precursor del que actualmente usan los BMW Serie 5, Serie 7 y Serie 8. Todo un alarde de tecnología en su época. En cuanto al resto de la gama, el único que sufrió alguna modificación a parte del cambio de denominación fue el 850, cuyo motor paso a cubicar 5,4 litros y la potencia ascendió a los 326 CV, se añadieron los airbags frontales a todos los Serie 8 y apareció una caja de cambios automática de cinco marchas.

BMW Serie 8 cumple 25 años

Con este pequeño repaso a su historia rendimos homenaje a uno de esos coches que nacieron cuando los fabricantes no tenían miedo a sacar cosas distintas, no había tanta preocupación por el marketing y los coches tenían personalidad. Aunque no es ni parecido al homenaje que tuvo por parte de diversos club de propietarios del modelo, que llegaron a juntar hasta 260 participantes en la sede de Munich, para luego hacer un "pequeño" desfile de 120 coches. Y como no podía ser de otra manera, los españoles tenemos que dar la nota siempre, pues representantes de dos clubes nacionales se recorrieron 1.800 y 2.500 km rodando por carreteras con sus coches para asistir al evento.

Además de todo esto, tuvieron la oportunidad de ver en vivo y en directo lo que he dejado para despedir. El BMW Serie 8 también tuvo una evolución en forma de concept en 1.991, que escondía un motor V12 con 550 CV desarrollado por BMW Motorsport, BMW Technik y la propia BMW. Tenía características propias, evidentemente, y sirvió como mula para el desarrollo del motor que luego animaría a uno de los deportivos más apreciados y rápidos del planeta, el McLaren F1.





0 comentarios: