Ferrari "Gouslash". Salvaje

By | 13:54 Comentarios
No suelo publicar cosas de otras web's, pero vosotros solo mirar la foto y empezareis a entender porque he terminado "robando" una publicación de otro sitio. A parte de ser un Ferrari, y eso siempre atrae la atención, es racing, muy racing, es agresivo y una autentica pasada. Si te pica la curiosidad, sigue leyendo, pero te adelanto que no es un un Ferrari 288 GTO. 

Lo que estas viendo es un Ferrari 308 GTSi US-Spec, o al menos comenzó su existencia siendo un Ferrari 308. Ahora mismo sería difícil catalogarlo como bien dicen en hooniverse.com, página donde me he encontrado con este cacharro. El coche se vendió en 1.980 en Estados Unidos y paso sus primeros años rodando por carreteras de California y Arizona.

En 1.990 se exportó a Japón, donde comenzó su transformación hasta terminar como veis en las imágenes. Transformación motivada por el "Japanese Grand Touring Car" o "JGTC", que corría en 1.993 su primer gran premio en Suzuka con una exhibición IMSA GT. 

El propietario del Ferrari 308 se encapricho con la participación en dicha exhibición y le entregó el coche al especialista Art Sports, que fueron el primer equipo "no europeo" en tener un Ferrari F40 LM. Estos, convirtieron el Ferrari en un coche de carreras y dejaron muy poco del modelo original. 

Lo primero que llama la atención y que seguro causa alguna que otra confusión son los paneles de la carrocería, provenientes de auténticos moldes del Ferrari 288 GTO y fabricados en fibra de vidrio por Jim Carpenter en Arizona, Estados Unidos. Pero cuentan con sutiles diferencias. La mayor diferencia la podemos encontrar en el frontal, cuyos faros retráctiles han desaparecido dejando su lugar a las salidas de ventilación, que se han extendido. Además, se instalan unos faros fijos originales de un Ferrari 512 S en la parte inferior del frontal. En la trasera también hay diferencias, como salidas de aireación entre los pilotos y en el borde del spoiler. Lo que realmente puede hacer que la gente te mire cuando pares no es que las puertas no se pueden abrir y hay que entrar por la ventana.

También hay cosas que no se ven, evidentemente. El chasis por ejemplo, pasa a contar con una estructura tubular de acero, las suspensiones se modifican con elementos de Eibach  y Koni, se montan frenos más grandes y las llantas son específicas para el Ferrari F40 con 18 pulgadas.


En cuanto a la mecánica, y según normativa IMSA, se empleó el V8 de 2,927 centímetros cúbicos convenientemente modificado para la ocasión y con una gestión Motec. En resumidas cuentas, solo quedaba del original, la caja de cambios y la placa de datos.

Compitió en la exhibición IMSA GT, pero las reglas cambiaron rápidamente y el coche se quedo colgado terminando sus días en un rincón de los talleres Art Sports y saliendo de vez en cuando a tandas en circuito. Finalmente, en 2.006 fue reformado y se instaló el motor del Mondial T, un V8 de 3,2 litros pues el original termino sirviendo para piezas y se desguazó por completo.

En 2.011 el coche se fue nuevamente a Estados Unidos, concretamente a San Diego, comprado por un taller de restauración que posteriormente lo puso a la venta para después, se adquirido en 2.012 por su actual propietario el cual ya cuenta con algunos Ferraris más en su garaje y estaba buscando un "carreras-cliente". Además, lo mejor de todo es que lo compró con el permiso original del Ferrari 308 para circular por vías públicas.

Una vez en su poder, modificó varias cosas, se instalaron unos nuevos depósitos de combustible creados ex profeso, se montaron frenos Brembo procedentes de un 360 Modena y se aisló térmicamente la mampara que separa el habitáculo del motor V8 para evitar achicharrarse la espalda. 

Una vez terminado, lo subió a un banco de potencia para obtener cifras del motor, que contaba con pistones forjados y una distribución más agresiva. Obtuvo algo más de 450 CV a 9.000 rpm y cerca de 380 Nm de par "apretado" al extremo. De todas formas, tiene programado un sistema Motec, que además hace de control de tracción, para que corte encendido a 7.200 rpm donde ofrece 400 CV.

Según el dueño actual, el coche produce tres reacciones diferentes: la primera es confundirlo con un Ferrari 288 GTO. La segunda es la repudia de los puristas y la tercera incluye a todas aquellas personas que les encanta la creación y que les gustaría conducirlo, entre los que yo me incluyo. 



La entrada original la puedes encontrar en Hooniverse.com o pinchando AQUÍ

0 comentarios: