Maserati 3.500 GT Vignale Spyder

By | 13:11 Comentarios
Se acerca el calor, el verano esta a la vuelta de la esquina y los descapotables empiezan a salir. Es por eso que hoy me apetece hablar de coches sin techo. He estado mirando haber que hay de interesante en este segmento y como siempre, destacan los clásicos, como este Maserati 3.500 GT Vignale Spyder.

Maserati 3.500 GT Vignale Spyder

El Maserati 3.500 GT data de 1.957, época en la que el constructor italiano se encontraba en plena bonanza, con sus coches ganando carreras y siendo un éxito en las tiendas. Es por ello que en marzo de ese mismo año, lanzan en el Salón del Automóvil de Ginebra el que coche de vuestras pantallas, al que pronto le siguió una demanda, sobre todo desde estados unidos, de una versión descapotable.

Ya sabéis que Estados Unidos pide, y los fabricantes conceden, no falla en esta categoría de coches. Así que en 1.957, Frua produce un prototipo al que le siguen otros dos en 1.958 fabricados por Touring. No convence ninguno y es en 1.959 cuando Vignale presenta un diseño basado en una trabajo del gran Michelotti siendo elegido por unanimidad y pasando a producción en 1.960.

Es un coche con una clase innegable. Elegante, pero son cierta garra. La estética siempre fue la misma, con pocas o ninguna modificación, pero si tuvo varios cambios a lo largo del tiempo. Las primeras unidades tenían frenos de disco delanteros pero tambores traeros, así como una caja de cambios de cuatro marchas.

Maserati 3.500 GT Vignale SpyderMaserati 3.500 GT Vignale SpyderMaserati 3.500 GT Vignale Spyder

El Maserati 3.500 GT tenía una carrocería fabricada íntegramente con aluminio, pero no así el Spyder, que usaba puertas de acero para asegurar una buena rigidez, con la tapa del maletero y el capó fabricados con aluminio para mantener el peso a ralla.

La mecánica era la misma tanto para el coupe como para el Maserati 3.500 GT Vignale Spyder. Un seis cilindros que Giulio Alfieri desarrolló partiendo del Tipo 350S de competición. Son 3.485 centímetros cúbicos, alimentado por tres carburadores dobles Weber de 42 mm para lograr unos 220 CV a 5.500 rpm.

Se mantuvo así hasta 1.961, cuando llegó el cambio de cinco velocidades y la inyección Lucas que provocó que se le conociera como "3.500 GTi", ofreciendo alrededor de 235 CV al mismo régimen. Se incluyó un "hard top" de acero, llantas Borrani, elevalunas eléctricos y los discos de freno traseros, todo en opción.

Maserati 3.500 GT Vignale Spyder

Entre los especialistas me he encontrado el coche que ilustra la entrada, una unidad que JD Classics tiene en stock. Se trata de un Maserati 3.500 GTi Vignale Spyder, es decir, una unidad de 1.961. Cuenta con las especificaciones originales de fabrica y algunos opcionales, como el "hard top", las preciosas llantas Borrani y los elevalunas eléctricos.

Ha sufrido una restauración a fondo que lo ha dejado de concurso, como se suele decir, y representa una muy buena opción para pasar unas vacaciones a los mandos de un descapotable. Lo malo, como siempre es el precio.





0 comentarios: