Dodge Challenger SRT Hellcat, Mucle Car del Siglo XXI

By | 22:01 Comentarios
717 CV y 880 Nm de par es lo que prometen en Dodge bajo el pedal derecho del Challenger SRT Hellcat. No es ninguna broma y sitúa a este modelo como lo máximo dentro del universo Muscle Car. Pero, ¿sabemos realmente que es un Muscle Car en Europa?

Dodge Challenger SRT Hellcat

Muscle Car. Que denominación tan familiar, pero que mundo tan ajeno para los aficionados europeos. Si es cierto que conocemos cuales son y han sido los miembros de este selecto club americano, es cierto que los hemos visto mil y una veces en televisión, en fotos, en vivo en las concentraciones, pero también es cierto que se trata de algo completamente desconocido en nuestra tierra. Una forma de entender el automóvil deportivo completamente diferente a la que tenemos los Europeos y una cultura formada en las calles de las ciudades y pueblos americanos.

El universo Muscle Car duró solamente 10 años, desde 1.964 a 1.974, pero en esa década se crearon coches que se han mantenido en la retina de los aficionados creando incluso una cultura alrededor de estos coches llamada "Mopar", manteniendo esos coches como si fueran obras de arte, que por otra parte, lo son. Sus inicios no están del todo claros, dependiendo de que lugar provenga la información. Unos dicen que el primer Muscle Car fue el Oldsmobile Rockert 88 de finales de los 40, mientras otros afirman que este coche fue el que puso parte de la esencia, pero que no fue hasta 1.964 cuando realmente apareció el primer Muscle Car, el Pontiac GTO.

Lo que si está claro es que eran la respuesta a la afición que se tenía en la calle por la velocidad y la potencia bruta. Eran coches diseñados para correr en linea recta y no tenían un chasis sofisticado y una técnica depurada como si tenían los deportivos europeos de aquellos años. Además, no había limite de emisiones, la gasolina era barata y en Estados Unidos se estaban creando unas infraestructuras de carreteras que invitaban a exprimir las mecánicas al máximo. Eran un claro reflejo  de una época marcada por el auge económico del que disfrutaban al otro lado del charco. Por ello, se montaban enormes motores V8 en carrocerías "pequeñas" allí es Estados Unidos y claramente desproporcionadas vistas desde los ojos de un europeo de la época.

Dodge Challenger SRT HellcatDodge Challenger SRT Hellcat

En Europa la cultura del automóvil deportivo se ha forjado en los circuitos y se aprecia más un chasis afinado al máximo, con la mejor tecnología y una técnica a la Última, que un motor gigante con muchos caballos, cambio automático y suspensiones tirando a arcaicas. Pero no le hacemos ningún asco a ese tipo de máquinas. Solo mirar el éxito que han tenido aquí coches como el Ford Mustang y el éxito que tendrá el protagonista de las imágenes, el Dodge Challenger SRT Hellcat.

Ciertamente, no tengo ni la más mínima idea de si el Grupo Chrysler-FIAT traerán este aparato a Europa, pero si tengo por seguro que habrá muchos que se lo traigan ellos mismos. Y es que ser el Muscla Car más potente hasta la fecha es decir mucho. Del V8 HEMI y 6,2 litros, Dodge afirma extraer 717 CV y 880 Nm de par gracias al empleo de un compresor volumétrico.

Ya os conté en su día lo que traía (enlace más arriba) a excepción de algunas cosas que han publicado hace unos días, como las dos llaves que trae el coche, una de color negro y otra roja. La negra para un uso normal con "solo" 500 CV, y la roja para desatar el tornado americano al completo y fundir neumáticos a base de 880 Nm de par.

Dodge Challenger SRT Hellcat

El Dodge Challenger SRT Hellcat es un Muscle Car del Siglo XXI hasta la médula, incorporando toda clase de sistemas electrónicos. Contará con varios modos de conducción: Custom, Sport, Track y Default, que afectan a la entrega de potencia, al funcionamiento del cambio automático, la respuesta y asistencia de la dirección, la entrada en funcionamiento del control de tracción y al de estabilidad, etc, etc. Curiosamente, muy europeo.

Tiene un modo bastante curioso llamado "Aparca coches". Con el activado, reduce drásticamente la potencia, el cambio automático si se equipa no admite ordenes, el control de salida no se puede activar y no se pueden desconectar los controles de estabilidad y tracción. Todo para procurar que no se nos vaya el pie en el pedal y modifiquemos la carrocería del Dodge Challenger SRT Hellcat sin quererlo.

Los Muscle Car comenzaron siendo un tipo de coche muy concreto, muy pensado para su mercado, pero actualmente se podrían vender en casi cualquier sitio, como este Dodge. Es un mundo cada día más cercano a lo que entendemos como deportivo en Europa, con electrónica y varios modos de conducción, pero mantiene personalidad y esa afición por la potencia bruta "porque sí".

0 comentarios: