Koenig Competition Evolution II, hasta 1.000 CV y 370 km/h

By | 15:32 Comentarios
Hace poco hablaba del nuevo Hennessey F5, el sustituto del Venom GT que presume de una punta de 466 km/h, pero tras escribir aquella nota me quedé pensando, ¿cuando comenzó esta chifladura por coches de más de 1.000 CV? ¿Con el Veyron? ¿O viene de antes?

Koenig Competition Evolution II

Evidentemente, viene de mucho antes. El Veyron es consecuencia de la locura que se desató por las prestaciones muchísimo antes de que ni siquiera se pensara en crear el Bugatti 16.4 Veyron. Y a modo de ejemplo, yo me voy a ir hasta la decada de los 80, una epoca en la que los deportivos de menos o mayor alcurnia estaban a la hora del día.

Una epoca en la que salieron coches como el Ferrari Testarossa o, un poco más tarde, el Ferrari F40 Coches que marcaron un antes y un después por diversos motivos. Era una época en la que todos querían un poco más, destacando por encima de todos los alemanes, especialistas en esto del tuning de cierto nivel.

Alemania es un país donde la personalización de los coches siempre ha estado presente, principalmente en interiores, aunque hubo algunos que se desparramaron completamente en todos los sentidos, como Willy Koenig. Willy Koenig fue piloto durante mucho tiempo con Ferrari e incluso amigo de Enzo, pero algunas cosas de la firma no le gustaban en demasía, como las extremas normas que puso Enzo Ferrari para poder adquirir un Ferrari F40.

Koenig Competition Evolution IIKoenig Competition Evolution IIKoenig Competition Evolution II

Willy Koenig era el jefe indiscutible de la escena tuning ochentera y como suele ocurrir con estos apasionados y enfermos del motor, quería construir el mejor deportivo de calle. Todo empezó en 1.974, con el Ferrari 365 GT4 BB, un coche que Koenig preparó a su estilo, hasta un nivel muy alto para la época, que además estuvo seguido de muchas otras preparaciones sobre Mercdedes, Porsche, Jaguar e incluso Lamborghini.

La receta que empleaba Koenig era muy sencilla y 100% típica de los años 80: motor turbo, ensanchar la carrocería hasta la locura, instalar enormes alerones y practicar toda serie de entradas y salidas de aire a la carrocería.

El más conocido y protagonista de las imágenes es el "Ferrari Testarossa by Koenig". Fue creado precisamente por la norma que Don Anselmo puso para poder hacerse con un Ferrari F40, pero fue mucho más allá sobrepasando al mencionado F40 en todo. Veamos, tomó un Testarossa, le instaló un sistema de sobrealimentación logrando 710 CV en lugar de los 390 de serie, le instalo diversos elementos a la carrocería que lo acercaron estéticamente al F40 y le puso en la calle, a un precio desorbitado. Carísimo.

Koenig Competition Evolution II

Se vendieron muy pocos como cabe esperar, pero eso no le detuvo y cuando salió el Ferrari 512 TR, la evolución del Testarossa, también le metió mano con muchas modificaciones y más potencia. Pero el interesante, al que yo quiero llegar es al F512M. Con éste creo el Koenig Competition Evolution II, un monstruo capaz de entregar hasta 1.000 CV.

En las imágenes que ilustran este reportaje podéis ver justo el último de todos, un Koenig Competition Evolution II. A éste, Willy le potenció el motor hasta el límite, pero además, instaló un ruleta desde la que poder regular la cantidad de caballos que llegaban a las ruedas traseras, desde 600 hasta los mencionados 1.000 CV.

Solo se hicieron 12 de este ultimo y en su día, la cifra a pagar por uno era de un millón de marcos alemanes. El de las imágenes, fue subastado por Artcurial en julio con tan solo 45.000 km en su marcador. Eso sí, no era tan rápido como un Veyron, pero para la época era absurdo. Podía hacer el "0 a 100" en apenas 3,4 segundo y seguir acelerando hasta alcanzar los 370 km/h de punta.




0 comentarios: