Chevrolet Corvette SR-2. 'Sebring Racing'

By | 12:36 Comentarios
Lo que puedes ver en las imágenes es el primer Chevrolet Corvette de carreras. En concreto la primera unidad de solo tres que se fabricaron. Es de 1956 y lo pilotó Jerome C. Earl, hijo de Harley Earl, responsable del Corvette.
Chevrolet Corvette SR-2 de 1956

Que mágico es en ocasiones Internet. Sin la red de redes, habría muchas cosas que solo conoceríamos por casualidad o porque se está 'muy metido' en el tema. Internet ha permitido que joyas como la que protagoniza estas líneas, sean mundialmente conocidas en apenas una horas y yo personalmente, estoy encantado. Nunca lo veré en vivo, nunca me podre poner a sus mandos, pero al menos podre saber como es el primer Chevrolet Corvette de competición. Para muchos será una banalidad, para muchos otros, todo lo contrario. Es historia.

La historia de esta máquina comienza en 1956. Chevrolet quería competir con los grandes en los circuitos, pero no tenía nada con que hacerlo, aunque realmente fue Harley Earl quien puso el proyecto en marcha para ofrecerle a su hijo, que era piloto y competía con un Ferrari, un bólido americano con la que poder medirse con los rivales en las carreras. ¿Y que mejor que partir de su propia creación?

Nueva carrocería y motor de inyección directa

Chevrolet Corvette SR-2 de 1956
Además, partir de su creación en el más estricto de sus significados, porque para llegar a lo que podemos ver, se cogió un Corvette directamente de la línea de montaje y se llevó al Estudio de Diseño de General Motors en Warren, Michigan. Allí, diecisiete ingenieros se pusieron manos a la obra bajo las ordenes del propio Harley Earl, ayudado con nada menos que Zora Duntov.

Las modificaciones van más allá de meros cambio en la carrocería, como cabe esperar, aunque se mantiene lo básico del coche como es el bastidor con nuevo tarado de suspensiones y unos frenos más potentes y resistentes. La carrocería es completamente nueva, incluyendo paneles de fibra de vidrio, añadiendo también la aleta aerodinámica típica de esas épocas tras el asiento del piloto. Dicha aleta esconde la toma del depósito de combustible y la que se aprecia en las imágenes, es la evolución, la segunda aleta que se montó, mucho más grande que la primera.

Con el paso del tiempo, el primer Chevrolet Corvette de carreras montó un nuevo motor, que al igual que el Mercedes 300 SL, el 'Alas de Gaviota' original, contaba con inyección directa. Tenía ocho cilindros, 331 pulgadas cúbicas (5,4 litros) y rondaba los 300 CV. El cambio manual era de cuatro marchas y pesaba 150 kg menos que el Corvette de producción.

Solo se fabricaron tres

Típico también de los coches de carreras de esa época es su construcción casi artesanal, por lo que hay muy pocos. Es más, solo hay tres unidades. Nuestro protagonista es la que pudo conducir el hijo de Harley Earl, Jerome. Las otras dos fueron para Bill Mitchel, asistente de Earl y para Harlow 'Red' Curtice, presidente de General Motors. 

El coche de las fotos es la primera unidad de todas y está a la venta en 'Corvette Mike' por 6,88 millones de dolares, unos 5,4 millones de euros. Es posible que sea el Corvette más importante y exclusivos del mundo. Y suerte que no estaba en el Museo de Chevrolet... 

Galería de imágenes 

0 comentarios: