Pegaso Z-102 Competition Coupe.

By | 12:37 2 comments

Un trozo de historia del automovilismo español en forma de Pegaso Z-102, está en venta a través de Fiskens



Tengo un desencanto absoluto con el automóvil y con los medios digitales. No importa que medio leas, todos dicen lo mismo sobre las mismas cosas. Nadie se pringa, todo está muy tamizado y las noticias son que Isco, un jugador del Real Madrid estrena un F12 Berlinetta o que Audi planea lanzar un Q7 RS que podría ser turbo diésel. O yo me estoy haciendo viejo, o ésto se está yendo al carajo, porque no entiendo como se les ha podido pasar que una de las pocas joyas que tiene nuestra industria automovilista, y con nuestra me refiero a la española, ha sido recuperada y está actualmente en venta. Y no es un SEAT 600 precisamente, con todo el respeto al pelotilla, sino que se trata de todo un Pegaso Z-102, un coche que ostentó el título del coche de producción más rápido del mundo durante una temporada y eso, creo que merece un poco de atención y no que Isco estrene coche.

Si ese título te parece poco, es que no conoces la historia de Pegaso ni lo que esconde esa carrocería diseñada y fabricada por Touring en los años 50. Así, a modo de resumen podríamos destacar sus motores V8 con doble árbol de levas y distribución desmodrómica, su caja de cambios de cinco relaciones colocada junto al diferencial y que fue nada menos que Wifredo Ricart el culpable de todo ésto que os cuento; ideas traídas de su época en Alfa Romeo y su colaboración con un tal Enzo Ferrari. ¡Ah!, y menos la carrocería, todo se fabricaba en Barcelona.

Destino Le Mans

Pegaso Z-102 Competition Coupe

No vamos a contar la historia de los Pegaso, no viene a cuento y ya se ha contado mil veces en mil lugares. Pero si que vamos a recordar que cuando Wifredo Ricart se jubiló a los 60 años, el Régimen Franquista aprovechó para cepillarse un proyecto que no estaba pensado para dar dinero, sino como medio de publicidad, destruyendo por el camino tanto los moldes de fabricación como la mayoría de los archivos y vendiendo todo lo que quedaba respecto a piezas y componentes. Algo muy típico en España, donde la memoria histórica está solo para lo que interesa a cada uno y todo lo viejo se echa abajo. La verdad es que no se porque me extraña que nadie haga caso a la aparición de uno de los 84 Pegaso Z-102 construidos. Además, uno muy especial, pues fue encargo de un cliente que lo quería para correr en Le Mans.

Esta unidad, con chasis número 0102.150.0156, registrado en 1954, representa una de las pocas ocasiones en las que los Pegaso participación en competición. Bajo el capó, el motor más grande con el que contaban estas joyas, el V8 de 3,2 litros, recibía un compresor volumétrico que elevaba la potencia hasta los 360 CV, gestionados por una caja de cambios de cinco relaciones. Cosas que en 1954 eran comparables a los 740 CV y las siete marchas del coche de Isco. Su alimentación corría a cargo de dos carburadores de cuatro cuerpos Weber y la gasolina se guardaba en dos tanques de 50 litros cada uno. No podemos elogiar en la misma medida su sistema de frenos, confiados a tambores en todas las ruedas

Según los informes, este Pegaso Z-102 Competition Coupe ha pasado por al menos, cinco dueños diferentes y ha sufrido toda clase de transformaciones y maltratos, que le han llevado a ser casi un coche nuevo tras su última restauración.

Era verde y le llegaron a cortar el techo

Pegaso Z-102 Competition Coupe

Cuando salió de los talleres de Touring, era de color verde, pero se sabe que llegó a lucir los colores rojo y amarillo. Incluso ha llegado a correr en autocross con su segundo propietario, quien además le corto el techo para transformarlo en descapotable y quien tuvo que cambiar el motor original por uno procedente de un Alfa Romeo 6C 2.500.

Su último propietario, el actual, ha sido mucho más cuidadoso y en lugar de seguir machacándolo lo ha restaurado por completo recuperando el propulsor Pegaso, tras comprarlo en 1984 en un estado lamentable. Lo ha usado para carreras de clásicos pintado de color rojo y amarillo.

A la venta

El especialista en coches clásicos Fiskens lo tiene actualmente a la venta, y aunque no aparece el precio por ningún lado, seguramente no será barato. Pero al menos, el adinerado propietario tendrá en sus manos un trozo de la historia automovilista española, creado por uno de los grandes del mundillo como era Wifredo Ricart y además, nacido durante una época de aislamiento económico en España, por una empresa, ENASA, creada de las cenizas de Hispano-Suiza

Realmente, la historia de estos coches es imposible hacerla más interesante. 


2 comentarios:

Manel dijo...

Buenos dias,
Acabo de tropezar con vuestro Blog y os felicito por la alusión sobre la ignorancia habitual de los medios generalistas españoles sobre nuestra historia -y no sólo del automóvil-.
Sólo un apunte: no me resulta evidente q el motor del Z-102 tuviese distribución desmodrómica.

Javi Martín dijo...

Hola Manel, gracias por pasarte por aquí y me alegro que te guste. Ahora que lo dices, también me haces dudar a mi. Cuando escribí esto la información que fui encontrando hacía alusión al motor desmodrómico, pero leyéndolo con perspectiva, yo tampoco recuerdo algo así.

Gracias por el apunte, me pondré a buscar de nuevo para confirmar y lo corregiré.