Porsche 911 2.7 Carrera RS. El más cotizado de todos los 911

By | 18:29 Comentarios

El Porsche 911 2.7 RS es el más emocionante y cotizado de todos los 911. Es el 911 por excelencia, o eso dicen los coleccionistas.



Desde que se presentó en 1963, el Posche 911 se ha convertido en un icono. En el deportivo por antonomasia. Sus seguidores se cuenta por millones, la prensa especializada le ha encumbrado en multitud de ocasiones a la cima del Olimpo de los deportivos y su fiabilidad ha logrado que desde aquel lejano 1963 hasta hoy, se conserven la mayoría de las unidades que se han ido fabricando.

Personalmente me gusta, es un coche estéticamente atractivo y, técnicamente, llamativo. Su configuarion data de hace muchisimos años. Los 'todo atrás' dejaron de fabricarse hace décadas porque un motor colgado por detrás del eje trasero, es cualquier cosa menos adecuado debido a sus inercias y su reparto de pesos, pero los ingenieros de Porsche han hecho magia y con una disposición arcaica de su motor, el 911 es uno de los mejores deportivos y sus éxitos en competición se cuentan por cientos.

El Porsche 911 es un modelo que cuenta con muchas versiones, cada cual más racing y deportiva, como la que nos ocupa en esta ocasión.

Objetivo: homologar la versión para el Grupo 4 de GT

Porsche 911 2.7 RS Lightweight
De entre todos mis 'viajes' por Internet, reconozco que una de las páginas que más visito es la de RM Auctions, algo que ya sepas seguramente si eres un visitante habitual. Visito la página del especialista en subasta porque de entre todos los lotes con los que suele contar, siempre aparecen auténticos coches de ensueño y en alguna ocasión, modelos que ni siquiera conocía o que son únicos en el mundo.

Nuestro protagonista no es un modelo único, pero si es uno de los Porsche 911 que más me gustan. De todas las generaciones que ha tenido el modelo alemán, las primeras son estéticamente las más atractivas, algo que parecen querer recuperar con las más actuales. De esas primeras generaciones podemos destacar dos versiones, el 930 turbo y la que tenéis en las imágenes. Tiene todo el encanto del 911 clásico, pero aderezada con un toque deportivo y macarra. Además, como todas las versiones 'míticas' que podemos encontrar en el mundo de las cuatro ruedas, nació con el único objetivo de homologar la versión de competición. Si la maFIA nunca hubiera retirado ese requerimiento... la FIA y sus 'grandes ideas'.

Se tenía intención de fabricar 500 Posrche 911 2.7 RS, los estrictamente necesarios para poder homologar la versión de carreras para el Grupo 4 de GT, pero tuvo tanto éxito que finalmente se fabricaron 1.580 unidades repartidas entre tres versiones: Porsche 911 2.7 RS Lightweight, Porsche 911 RS Touring y Porsche 911 RSR. Evidentemente, la primera era una versión aligerada, del estilo de los 911 GT3 actuales, la segunda contaba con un equipamiento similar al resto de hermano de gama y la última, destinada únicamente a competición. Nuestro protagonista de las imagenes, es uno de los 200 Lightweight que se fabricaron.

Obsesión por la ligereza

Porsche 911 2.7 RS LightweightDentro de la gama Porsche, siempre han tenido un lugar privilegiado las versiones radicales y super racing. Son las más apreciadas y las más recordadas entre los aficionados, como los Porsche 911 GT3, pero las siglas que identifican las versiones más cañeras son las letras R y S, aparecidas por primera vez en el Porsche que ilustra el texto. Otra de las características de las versiones aligeradas de Porsche es su aspecto, con una combinación de colores cuanto menos, curiosa y que también lucía este 911 2.7 RS de los años 70. Además, éste tenía otros alicientes estéticos que no recibían el resto de 911.

Por ejemplo, en aquella época, los paragolpes eran metálicos y cromados, pero el RS tenía unos de fibra del mismo color que la carrocería que apenas se distinguían, consiguiendo una imagen muy uniforme. Ambos paragolpes eran de fibra y se remataban por el ya casi mítico spoiler 'cola de pato' tan característico del Carrera 2.7 RS. Pero había cosas que no se veían, como puede ser una obsesión por bajar el peso total del conjunto.

Para rebajar todo el peso posible, los ingenieros usaron paneles de acero muy fino para todos aquellos elementos de carrocería que no soportaran carga estructural, y los cristales, fabricados por la empresa belga Glaverbel, era muy, muy delgados. Se quitaron los elevalunas eléctricos y se usaron manivelas perforadas para robar la mayor cantidad de peso posible, se quitó el soporte de la rueda de repuesto y se eliminó el sellado de PVC que tenían todos los Porsche 911. Evidentemente, los minúsculos asientos traseros fueron retirados, le colocaron unos asiento Recaro 'super ligeros' e incluso se quitó el parasol del copiloto y el reloj del salpicadero. Con todo este trabajo, se logró reducir el peso total desde los 1.050 kg de peso hasta los 975 kg.

No extraña por tanto que con los 210 CV de su seis cilindros boxer de 2.678 centímetros cúbicos sean suficientes para rozar por muy poco los 250 km/h y para acelerar de 0 a 100 en 5,5 segundos.

El porsche 911 más cotizado

El Porsche 911 2.7 RS es el más cotizado de toda la saga 911. En los últimos 10 años, se ha revalorizado un 700% en Reino Unido y se han vendido unidades desde los 640.000 euros hasta el millón y medio de euros. RM Auctions espera conseguir por el Porsche 911 2.7 Carrera RS entre 1 y 1,5 millones de euros. 

¿Tienes tus ahorros a mano?


0 comentarios: