Talbot Sunbeam Lotus. De 'low cost' a campeón de rallyes

By | 21:48 Comentarios

Nació como un modelo 'low cost' para salvar la división europea de Chrysler y terminó ganado el mundial de rallyes bajo la marca Talbot



A veces las cosas no salen como uno quiere. Bueno, realmente, cuesta horrores que las cosas salgan como uno quiere. Pero hay ocasiones en las que un proyecto cuyo objetivo es simplemente, ser rentable, puede convertirse en un éxito inesperado, como le ocurrió al Talbolt Sunbeam. Un coche que llegó al mercado como Chrysler Sunbeam para salvar a la división europea de Chrysler, un coche creado casi a partir de retales, que sobrevivió a sus creadores y que luciendo otro logo en el frontal, se hizo un coche de culto en el mundo de los rallyes. Son de esas historias que me encantan.

Historias que provocan el típico comentario de que los coches de ahora no son como los de antes, y en ocasiones el dicho tiene razón. Por ejemplo, el Talbot Sunbeam, sin ser el coche más bonito del mundo si resulta atractivo, tiene el encanto de los coches ochenteros. A mi personalmente, me causa cierta simpatía porque se parece al Talbot Horizon y mi padre tuvo uno durante muchos años, un GLS amarillo con la capota de vinilo negra y paragolpes cromados. Pero no solo eso, sino que además, tenía una versión con 150 CV y caja de cambios ZF de cinco marchas, unido a un sistema de propulsión y no la tracción delantera que ya se había impuesto en el mercado. Tenía carácter pues se extraían de un cuatro cilindros de 2,2 litros desarrollado por Lotus, pero vamos por partes.

Hecho de retales

Talbot Sunbeam Lotus

Estamos a mediados de los 70, Chrysler Europa estaba con la soga al cuello y su planta escocesa de Linwood apunto de cerrar. O recibían ayuda, o cerrarían. El gobierno británico quiso evitar ese cierre, no se podía permitir que tanta gente se quedara sin trabajo, así que insuflo un poco de vida con una subvención para que lanzaran un nuevo modelo y así, intentar evitar la quiebra o por lo menos, aguantar unos años hasta que poco a poco pudieran salir del hoyo.

Las cabezas pensantes se pusieron manos a la obra y se llegó a la conclusión, de que para lanzar un modelo lo más rápido posible, con unos gastos mínimos y que además, fuera medianamente atractivo y rentable, lo ideal sería aprovechar la mayor parte de componentes de los que ya se disponía en la planta escocesa. Así comenzó lo que terminó llamándose proyecto R424. La primera piedra para el Talbot Subeam. La siguiente piedra para llegar a lo que puedes ver en las fotos, fue elegir cuales eran esos componentes a usar. El primero, estaba claro, partirían del Chrysler Avenger, una plataforma que seguía usando la propulsión en lugar de desarrollar un sistema de tracción delantera. Era la manera más económica y rápida para poder lanzar el nuevo coche. Luego llegaron los motores, todos de modelos conocidos y con diversas cilindradas, pero creo que aquí vamos a pasar directamente al resto de cosas y así, ahorrarnos ciertas cosas que tampoco interesan gran cosa para la historia del Talbot Sunbeam Lotus.

Tras 19 meses de trabajo, nacía el Chrysler Sunbeam, un coche compacto, con carrocería de tres puertas, de línea atractiva y moderna (estamos en 1976), que recibió una buena acogida general. No obstante y a pesar de que en el tierras británicas tuvo una buenas ventas, no conseguía lo necesario para salvar a Chrysler, que seguía en una situación precaria. La solución llegó el 1 de enero de 1979, cuando el grupo PSA se hizo con la división de Chrysler en Europa, pasando a denominar a todos sus productos bajo la marca Talbot a partir del mes de agosto de ese mismo año.

Lotus fue clave

Talbot Sunbeam Lotus

De entre todos las versiones que tenía aquel Chrysler Sunbeam, destacaban el 1.600 Ti, cuyo motor de 1,6 litros 'Avenger Tiger' rendía 100 CV gracias a dos carburadores Weber  y uno, que cuando entró PSA en la órbita de Chrysler Europa aún estaba en pleno desarrollo. Los americanos se pusieron en contacto con Lotus para crear una versión de rallyes del nuevo compacto, se trataba de una versión con motor de 2,172 centímetros cúbicos, dos carburadores de doble cuerpo y 150 CV de potencia, que se unían a un cambio ZF de cinco relaciones. Poco más de ocho segundos para llegar a los 100 km/h. Para la época, era un coche bastante serio.

Piénsalo fríamente. Estas bordeando la década de los 80, tienes un motor de 2,2 litros delante tuya y a través del pedal derecho, puedes descargar 150 CV sobre el eje trasero, mientras todos los contemporáneos se pasan a la tracción delantera. Ahora fíjate en su estampa. Para muchos, un coche viejo, cuadrado como una caja de zapatos. Para otros como yo, es un deportivo ochentero, quizá un poco falto de personalidad pero aún así, atractivo y más todavía con la decoración de las fotos. No es, un coche normal. Si, con sus 150 CV los había más potentes, pero para los 80 eran un buen puñado de caballos.

Campeón del Mundo de Rallyes

El Talbot Sunbeam Lotus estaba listo, se presentó en el Salón de Ginebra de 1979, pero aún tocó esperar para conocer la versión de competicion. Ésta, tras un intenso desarrollo, logró alcanzar los 250 CV y se aupó a lo más alto del podio en 1981, justo antes de la llegada de los brutales Grupo B, venciendo a modelos míticos como los Fiat 1313 Abarth o Ford Escort RS 1.600. 


Las fotos son de una unidad que Silverstone Auctions tuvo a la venta en octubre de 2014, con solo 310 km.

0 comentarios: