Delahaye 135 MS Coupe Figoni & Falaschi. Soberbio

By | 20:52 Comentarios

Hubo una época en la que los coches eran arte, pero por culpa de las malditas guerras, muchos se perdieron aunque por suerte, no le ocurrió lo mismo a éste.



Si hay algo que detesto de la raza humana, es la dichosa manía de conquistar, destruir y dominar solo por el simple echo de creerse superior o por tener una ideología diferente. Es absolutamente patético y todo lo que huela a guerra, esclavitud o dictaduras, debería ser borrado de la faz de la tierra sin dilación. No solo porque supuso la muerte de cientos de miles de personas, algo totalmente aborrecible, sino que además toda la capacidad de ingenieros, doctores o artistas se centran únicamente en destruir y en matar en lugar de crear lo que debería ser casi obligatorio, arte, música, proyectos científicos que puedan lograr mayores avances...

Como puedes ver, cuando se mete de por medio la guerra realmente pierdo el norte. Es algo totalmente superior a mi y me cuesta mucho controlar los impulsos contra algo que me da auténtico asco y me produce una repulsión absoluta. Pero por suerte, siempre puedes encontrar alguna historia bonita, como la que os traigo hoy y que no solo trata de un coche clásico, sino que desde mi punto de vista, trata de una obra de arte digna del David de Miguel Ángel y como toda obra de arte, debería ser preservada y alejada de toda esa mierda que trae la política y las guerras, aunque política y guerra suelen ser cosas que van de la mano.

Desapareció durante la Segunda Guerra Mundial

Delahaye 135 MS Coupe Figoni & Falaschi

Delahaye es una de las marcas francesas más reconocidas del mundo y fue una de las pioneras en la industria francesa, siendo fundada allá por el año 1879 por Emile Delahaye. Su fama es mundial pero por diversos motivos, es una de esas empresas que terminaron desapareciendo junto con muchas otras como Duesenberg, Hispano-Suiza o Delage, aunque esta última fue absorbida precisamente por Delahaye.

No siempre fue una empresa que construía coches de lujo, comenzó haciendo coches de producción masiva, de calidad y muy fiables, pero pensados para las masas, así como motores de camiones, motores industriales e incluso embarcaciones. pero decidieron entrar en el segmento de los coches de lujo y en las carreras. El resultado fue el Delahaye 135, el coche que terminó por encumbrar a la firma francesa a lo más alto del automovilísmo, a pesar de llevar unos 40 años construyendo vehículos de todo tipo.

La joya de las fotos no es aquel Delahaye 135 que se presentó en el Salón de París de 1935, éste se presentó en el Salón de París tres años más tarde, en el stand de Figoni & Falaschi, carrocero que firma su espectacular carrocería del tipo 'gota de agua' que tanto revuelo formaron durante cierto tiempo y que también se vieron sobre algunos modelos de Talbot. El problema vino al año siguiente, cuando estalló la Segunda Guerra Mundial y el coche desapareció.

Apareció en 1964

Delahaye 135 MS Coupe Figoni & Falaschi

Una de las cosas que hizo desaparecer durante la guerra multitud de obras de arte, joyas y artículos de gran valor tanto histórico como económico fueron las tropas de ocupación, que arrasaban con todo lo que pillaban. Algo que seguro tuvieron en cuenta los propietarios del Delahaye 135 MS carrozado por Figoni & Falaschi de las fotos, pues estuvo desaparecido hasta que en 1964 fue encontrado en la parcela de su segundo dueño conocido con placa 308 M 6, que era de la región cercana a los Alpes Marítimos, lo que hace pensar que estuvo escondido para evitar que las tropas de ocupación lo robaran e hicieran con el vete tú a saber el qué. Fue Antoine Raffaeli quien lo descubrió, y no es el único coche que consigue recuperar tras la guerra, pues es conocido por sacar de sus escondrijos varios Bugatti.

Como cabe esperar, su estado era un poco malo ya que su chasis con elementos de madera y otros componentes, fueron muy atacados por los elementos y tuvieron que ser reemplazados por otros nuevos. El motor era el seis cilindros de 3.557 centímetros cúbicos que tras ser reparado y puesto a punto, rendía unos buenos 160 CV. La tapicería estaba también en mal estado así que fue cambiada por la que se aprecia en las imágenes y así nos podemos tirar un buen rato, enumerando todas las reparaciones y modificaciones necesarias tras tanto tiempo escondido.

Esperan superar el millón de dolares

Como todos estos coches, ha tenido muchísimos propietarios pero si tienes entre un millon y un millón seiscientos mil dolares, pásate por Amelia Island, que RM Auctions (o deberíamos decir RM Sotheby`s) lo subastará en las próximas semanas.


0 comentarios: