Shelby Cobra 427 Competition

By | 20:00 Comentarios

Si tuviera que elegir un modelo en concreto fabricado en los años 60, creo que tendría un serio problema, aunque confieso que entre los posibles elegidos se encuentra el Shelby Cobra 427 Competition, una bestia de 425 CV que mezcla la cultura automovilística americana y europea de manera magistral.



En Europa, entendemos el automóvil de una manera muy diferente respecto a otras regiones del globo, como Japón o Estados Unidos, aunque las mayores diferencias las encontramos con estos últimos y con, por ejemplo, Australia, muy influenciados por Norteamérica. Aquí, nos gusta la calidad de fabricación, suspensiones firmes y eficaces, los coches no excesivamente grandes y somos asiduos al cambio manual. En Estados Unidos son más proclives a los motores exageradamente grandes, a las suspensiones suaves y confortables y al cambio automático, dejando un poco de lado la calidad de acabados.

La diferencia de gustos en ocasiones han creado máquinas descabelladas y hasta desproporcionadas, pero en otras ocasiones, se han convertido en mitos, y esto ha sido siempre, desde los mismísimos inicios del automovilismo hasta nuestros días. Pero por suerte, hay ocasiones donde los gustos de unos y otros se cruzan, se mezclan, para dar a luz joyas como el AC Cobra, denominación con la que se comercializó en Europa o bien, Shelby-Ford AC Cobra, denominación oficial para Estados Unidos, que terminó por quedarse en, simplemente, Shelby Cobra, un nombre que les es familiar incluso a los no iniciados en nuestro interesante mundo del automóvil.

El Shelby Cobra no es solo un icono automovilístico norteamericano, es una leyenda en todo el globo y su cotización es cada dia que pasa más alta, sobre todo si se trata de la versión que ilustra estas líneas, el Shelby Cobra 427 Competition, del que sólo se fabricaron 23 unidades. Este en concreto, fue fabricado en 1965 y posteriormente registrado a nombre de Don Russell jr., hijo del gobernador de California por aquel entonces, Donald S. Russell, que actualmente tiene RM Sotheby’s tiene en su poder para sacarlo a subasta y cuyo chasis luce la numeración ‘CSX3010’, el décimo de esos 23 Shelby Cobra 427 Competition.

La creación del Shelby Cobra todos la conocemos, Carroll Shelby contacto con la fábrica británica AC para proponerles la creación de un roadster con motor V8 americano sobre su modelo Ace, a lo que accedieron sin poner problemas. Por aquel entonces, Chevrolet acaba de poner en la calle el Corvette y no quieran saber nada respecto a coches que pudieran poner en aprietos su apreciada criatura, así que tocó recurrir a Ford, con quien Shelby terminaría creando joyas como el Ford GT40, aunque esto ya es otra historia. El Cobra comenzó con un motor Ford de prestaciones modestas, pero los americanos empezaron a interesarse por el proyecto y les ofrecieron el V8 289, un motor que llevó al AC/Shelby Cobra a ganar multitud de competiciones.

No obstante, fue cuando Ferrari y Chevrolet le recortaron la ventaja inicial cuando realmente, el modelo pasó a convertirse en lo que todos tenemos en la cabeza, en un coche rápido y radical, brutal por sus prestaciones y no apto para neófitos. Ken Miles fue quien sembró la semilla diciendo que el Cobra necesitaba un motor más grande y potente para poder seguir reinando, un motor que Ford podría suministrar sin ningún problema y que de hecho, así hizo, naciendo el Shelby Cobra 427, un monstruo con motor V8 de 7.000 centímetros cúbicos y 425 CV. Evidentemente, hubo que modificar chasis, suspensiones y demás, pero la se había dado el paso hacia el recuerdo y el coche era un clásico incluso antes de poner sus ruedas sobre el asfalto. Incluso tuvimos uno en España en manos de Paco Godia, el chasis CSX3004, que fue enviado a Madrid por aire a través de TWA, aunque compitió con placa de Andorra y pases B3.

La belleza de las fotos, que como se ha dicho es un Shelby Cobra Compeition de 1965, ha sido restaurado y ha recibido un nuevo bloque motor, que tras alguna modificaciones que no se han detallado, alcanza los 620 CV, encargados de mover 1.097 kg; una relación peso potencia de 1,77 kg por caballo aproximadamente.

Este artículo lo publiqué hace tiempo en yclasicos.com

0 comentarios: